Frigoríficos proyectan que los precios de la carne bajarán

Sábado 28 de marzo de 2020
Victor Piris

Por Victor Piris vpiris@elterritorio.com.ar

El avance del Covid-19 en el mundo modificó hábitos y proyecciones de consumo. Desde la industria frigorífica argentina se explicó que el panorama nacional e internacional cambió abruptamente en el último mes y medio. Ya ni China, ni la unión Europea generan grandes pedidos de la carne vacuna argentina. 
Pero tampoco los restaurantes y hoteles argentinos demandan cortes de calidad, porque debieron cerrar sus puertas respetando la cuarentena obligatoria. Así las cosas, con un consumo limitado entre supermercados y carnicerías, se entiende que la próxima semana deberían verse bajas en los precios al consumidor. 
“El coronavirus hizo que las exportaciones de carne vacuna hacia Europa se hayan paralizado. Y si bien China lentamente se está recuperando todavía no genera una demanda notable. Hoy más que nada sentimos la falta de compradores europeos”, comentó Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) en diálogo con El Territorio. 
Evaluó en tanto que “el coronavirus también afectó al consumo interno. El hecho que estén cerrados todos los restaurantes hace notar la falta de ese tipo de consumo. Se nota también que la gente, el asalariado, está sin plata y mucho peor el que tiene que salir a trabajar por un pago diario; porque esta enfermedad lo complicó mucho más. Esta situación nos hace ver que el consumo de carne vacuna va a caer sin dudas”, consideró. 
Explicó por otra parte que, si bien en los últimos días se observaron algunos aumentos de precios, tanto en el kilo vivo como en el precio al consumidor, las razones fueron puntuales y se irán superando. 
“Si el precio aumentó la última semana fue porque a principios de marzo se sintió la falta de hacienda por el cese de comercialización que hicieron productores y porque se coincidió con algunos feriados. Estos factores motivaron que las industrias pagaran precios récord después de 110 pesos por kilo vivo”, recordó. 
Pero ahora diferenció: “Si por estos días no hay lluvias importantes, los ingresos de hacienda se van a recuperar y los precios van a bajar. Lo lógico sería que vuelvan a rondar los 95 pesos por kilo”.

Problemas inesperados
Schiaritti explicó en tanto que en la última semana las industrias se encontraron con un nuevo problema que afectó los precios. Las curtiembres no querían retirar el cuero por la imposibilidad de trabajarlo ante la cuarentena. Esto motivó que las industrias llegaran a dar gratis y pagar incluso el flete del material para que no los complicara en sus instalaciones.
“Las curtiembres están obligadas a retirar los cueros, pero por la imposibilidad de procesarlos (por la cuarentena) se los debió entregar gratis y hasta se llegó a pagar el flete para que se los retirara de las industrias. Esto generó un costo extra que se terminó pasando al producto final”, explicó el dirigente industrial. Y agregó, “el problema está en vías de superarse y lo estamos trabajando con el Ministerio de Agricultura al que informamos de la situación”. 

Cambio de hábitos y precios
Ante los cambios que motiva el coronavirus en el mundo, Schiariti observó que los precios de los cortes podrían cambiar si los cambios de hábito se mantienen entre los consumidores. 
“El corte de asado es el corte más caro de una media res, si se analiza que por kilo el consumidor ingiere como máximo unos 400 gramos. El resto del corte esta compuesto por hueso y grasa. Vale más un corte de vacío por ejemplo que tiene más carne. Pero todo depende del gusto y los pedidos que se hagan. Si menos gente pide costilla en las carnicerías esos cortes van a ir bajando de precio”, observó.

Menos asado y menos compras

Un dato que marca el efecto de la cuarentena en los hogares es la menor venta de asado en las carnicerías. Y en los últimos días también el consumo general se muestra muy bajo. Así lo consideró Abel Motte, propietario de la carnicería Nuestra Carne SRL. “La semana pasada hemos notado que muchos compradores llevaron varios kilos, lo asociamos al temor de no salir y tratar de que la compra le dure toda la cuarentena”, explicó el empresario local, en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva. Por otro lado, apuntó que “se notó la menor compra de asado porque están prohibidas las reuniones familiares o de amigos. También esta semana hubo una caída importante en la cantidad de consumo, tal vez un 50% menos. Es por la repercusión económica, hay mucha gente que no está trabajando por la cuarentena y la falta de dinero se siente”, se explicó. En tanto desde Defensa del Consumidor acotaron que la carne vacuna no tiene precios máximos y por ello es difícil imponerle controles.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina