El martes arranca el juicio por el femicidio de Gisel Rodríguez Da Silva

Jueves 30 de julio de 2020 | 01:00hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

El próximo martes, la sala de audiencias del Tribunal Penal Dos de Posadas volverá a concentrar la atención de todos cuando Carlos Martín Ruiz Díaz (31) se siente en el banquillo de los acusados y comience a ser juzgado por el femicidio de su ex pareja, Gisel Rodríguez Da Silva (26), perpetrado a mediados de 2016 en Posadas.

Tal como estaba programado desde comienzos de año, está previsto que el debate oral para esclarecer el hecho y determinar la responsabilidad penal del acusado arranque el martes a las 8 en la sala de audiencias del mencionado tribunal, ubicado sobre la calle San Martín, en el microcentro posadeño.

Las fuentes consultadas por El Territorio indicaron que el debate tendrá un total de cuatro audiencias que se desarrollarán durante las jornadas del 4, 5, 6 y 7 del mes entrante, en tanto que se prevé la declaración de al menos una treintena de testigos, entre peritos, policías, familiares y allegados.

Ruiz Díaz ocupará su lugar en el banquillo de los acusados y llega a instancia de debate en condición de detenido e imputado por el delito de homicidio calificado por el vínculo, figura que prevé una pena de prisión perpetua en caso de ser hallado responsable al final del proceso judicial.

Hasta antes del inicio del debate, el hombre cuenta con la posibilidad de realizar un acuerdo de juicio abreviado junto a su defensa y la fiscalía, pero para ello deberá admitir su responsabilidad en el hecho. En caso de elegir esta vía, la sentencia sería la misma: prisión perpetua.

El tribunal encargado de llevar el juicio estará integrado por los magistrados César Yaya, Gregorio Busse y Carlos Giménez, en tanto que el Ministerio Público Fiscal estará representado por Martín Rau.

Las mismas partes intervinieron recientemente en el debate oral contra Jorge Alberto Gauna (29), quien terminó siendo condenado a la pena de prisión perpetua por el femicidio de su pareja Yanina Benítez (24), hecho cometido en 2014 en el barrio Unido, de Garupá.

El caso

El hecho que ahora llega a instancia de debate se registró el 20 de marzo de 2016, en una vivienda ubicada en el barrio Residencial Sur, detrás de la famosa chacra 32-33 de Posadas, donde la víctima convivía junto al acusado  y a una pequeña hija de ambos, de cuatro años en ese entonces.

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir, el crimen fue perpetrado entre las 8 y las 10 de la mañana de ese día después de una discusión protagonizada por la pareja.

Los estudios forenses determinaron que la víctima fue golpeada y luego estrangulada, en forma mecánica primero y con un cordón después.

Además, las pericias practicadas dentro del inmueble permitieron reconstruir que el crimen fue perpetrado dentro de una habitación y que el cuerpo luego fue trasladado hasta el sofá del living. Incluso, se estima que el acusado limpió el cadáver de la víctima en el baño.

Después de todo esto, se cree que Ruiz Díaz tomó a su hija y la llevó hasta la casa de los padres de Gisel, ante quienes esgrimió un argumento poco sólido sobre la situación.

Lo sucedido despertó sospechas en los padres de la muchacha, quienes decidieron ir hasta la casa de Gisel y allí descubrieron lo que realmente había ocurrido.

“Él vino acá, saludó a mi esposa con un beso y entregó a mi nieta mientras tenía a Gisel muerta en el sofá de su casa. Luego se hizo pasar por ella por celular y por poco no escapa con el cuerpo en el baúl de su auto. Él actuó con frialdad, besó a mi esposa y me abrazó después de que ya había matado a mi hija”, expresó Waldemar, el padre de Gisel, en una de las entrevistas brindadas a El Territorio después del hecho.

Tras descubrir la dura escena, los padres de la joven dieron aviso del hecho a la Policía y allí comenzó la investigación del caso, aunque para ese entonces Ruiz Díaz ya había dejado el país a bordo de su automóvil Peugeot 405 negro.

Su salida del país quedó registrada en las planillas migratorias del puente internacional San Roque González de Santa Cruz, por lo cual la Justicia solicitó colaboración urgente a la Policía paraguaya, que un día después terminó localizando al sujeto en la terminal de ómnibus de Encarnación.

Allí, Ruiz Diaz fue detenido y trasladado a una comisaría local, instancia en la cual fue entrevistado por un equipo periodístico de la vecina localidad.

“Sí”, respondió el acusado cuando una periodista paraguaya le preguntó si él había sido el autor del crimen y luego argumentó que fue “por problemas personales”, aunque toda esta declaración carece de valor judicial.

Después de eso, el hombre fue trasladado nuevamente a la Argentina, donde quedó detenido y a su tiempo fue procesado con la prisión preventiva, aunque al momento de comparecer ant

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina