El gobierno cedió y aceptó el diálogo con el Comité de Paro

Martes 3 de diciembre de 2019
El gobierno colombiano abandonó su postura intransigente y aceptó ayer iniciar un diálogo directo con los líderes de las huelgas y las protestas que mantienen en vilo al país desde hace 12 días.
Los organizadores de la protesta venían exigiendo la instalación de una mesa de diálogo directa con el presidente Iván Duque para discutir una lista de 13 demandas elaborada por sindicatos y movimientos sociales, pero el gobierno descartó en un principio esa opción y prefirió negociar en el marco de una “Conversación Nacional” a la que están invitados los empresarios y representantes de otros sectores.
El Comando Nacional Unitario, fundado por las grades centrales obreras, a las que se unieron luego agrupaciones sociales y estudiantiles, se mantuvo firme en su exigencia y, luego de una mediación consiguió que el gobierno aceptara abrir una discusión directa, que se llevará a cabo en forma paralela a la Conversación Nacional.
A cambio de esta cesión, el gobierno de Duque pidió el levantamiento de la huelga nacional convocada para mañana, con el argumento de que la economía colombiana no resiste otro cese de actividades.
Las negociaciones llegaron a buen puerto gracias a la intervención como mediador del ex vicepresidente Angelino Garzón, con reconocida actuación en el sindicalismo y la política.
Entre las demandas de los sindicatos que encabezan las protestas, agrupados en el llamado Comité del Paro, figuran el freno a los proyectos oficiales para reformar las leyes laborales y el sistema de jubilaciones, la disolución de un escuadrón antimotines al que se acusa de haber violado derechos humanos durante la represión de las protestas y el cumplimiento de los acuerdos de paz firmados con los grupos guerrilleros. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina