Del total de consultas en la guardia, el 33% es por cuadros respiratorios

Domingo 25 de agosto de 2019 | 09:10hs.
Como cada año, las bajas temperaturas tienen su correlato en los centros de salud. Si bien el invierno es cada vez más breve, sobre todo en esta región, igualmente la temperatura y sus variables impactan en la calidad de vida.
“Frente a los cambios bruscos de temperatura, los síntomas respiratorios se exacerban. Los cambios de temperatura en sí no producen enfermedades sino que debilitan y predisponen a nuestro organismo a padecerlas, produciendo sequedad en las vías aéreas, congestión, inflamación bronquial”, señaló Carolina Barrias, especialista en Neumología del Hospital Pediátrico Fernando Barreyro.
El hospital de pediatría se ubica en un lugar clave en materia sanitaria en la ciudad, teniendo en cuenta que el sector privado no tiene servicio de emergencia para niños. De manera que el nosocomio ve reflejado esa carencia de los sanatorios en la alta demanda que tiene el sector público. Para tener una idea: del 23 de junio hasta el día de la fecha, en la guardia se atendieron 25.553 consultas, de las cuales 8.474 corresponden a enfermedades respiratorias, es decir, un 33% del total es por cuadros respiratorios.
Justamente, el 5 de junio el hospital habilitó un sistema de atención diferenciada para niños que presenten enfermedades respiratorias.
Asimismo, según las estadísticas que maneja el hospital se atendieron 52.525 consultas en consultorio externo, de las cuales 10.408 corresponden a enfermedades respiratorias, lo que se traduce en un 19,81%. En el caso de las internaciones, hubo 630 en clínica por patologías respiratorias; 144, internados en guardia y 32 internados con diagnóstico de asma.
“Las enfermedades más frecuentes que se atendieron fueron: bronquiolitis, broncoespasmos, crisis asmática, neumonías, síndromes gripales, enfermedad tipo influenza, resfríos, laringitis y sinusitis”, detalló la neumonóloga, Carolina Barrias.
“Los pacientes pediátricos que padecen asma (de tipo persistente) y no están recibiendo tratamiento preventivo o controlador, presentan un aumento en el número de crisis, mayor uso de broncodilatadores, más consultas en guardia y un alto porcentaje de internaciones. Por lo que es sumamente importante que los tratamientos se cumplan y que en los hogares los tutores controlen al niño y cumplan con el tratamiento”, aseveró la médica.
Como medidas preventivas, insistió en la higiene: “Es muy importante proteger la vía aérea, lavarse las manos en forma frecuente, ventilar en forma diaria los ambientes, estornudar en el codo, taparse la boca al toser, tener una alimentación saludable y una buena hidratación, esquema de vacunación completo, aplicar la vacuna antigripal a los niños de riesgo desde seis meses a dos años de vida, y evitar ambientes con humo, si los padres fuman deben retirarse de la cercanía del niño”.
“Se puede prevenir teniendo en cuenta algunos cuidados como: mantener la lactancia materna, esquemas de vacunación completos, evitar enviar a los niños al colegio, jardines u otros lugares cuando están enfermos, lavado de manos frecuente, ventilar bien los ambientes y alimentación saludable”, explicó.

Bronquilitis
Según comentó la especialista en neumonía, la bronquiolitis representa la dolencia más frecuente en lo que respecta a enfermedades de invierno.
“Consiste en una inflamación difusa y aguda de las vías aéreas inferiores, de naturaleza infecciosa, expresada clínicamente por obstrucción de la vía aérea pequeña”, dijo Barrias.
Es más frecuente en pacientes lactantes menores de 2 años, especialmente menores de 6 meses. “Menos del 3% de los bebés sin factores de riesgo requieren internación. La situación es distinta cuando existen factores de riesgo ya que pueden complicar la evolución de los pacientes”, indicó.
En cuanto a los síntomas que presenta la bronquiolitis, la médica explicó que “suele comenzar como un resfrío, luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos”.
Otros síntomas que también pueden estar presentes en los niños con bronquiolitis son: fatiga, fiebre, respiración rápida, aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar, cansancio y color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno, de presentarse este último necesitaría tratamiento urgente.
Con respecto a las formas de contagio de esta enfermedad, la profesional explicó: “El virus se transmite de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales o a través de gotitas generadas al toser o estornudar, por aquellos que presentan la enfermedad”, además remarcó que “los agentes causales más frecuentes suelen ser: virus sincicial respiratorio (70%, más frecuente en invierno), influenza(más frecuente en otoño), parainfluenza, adenovirus, rinovirus y metaneumovirus”.
Con respecto al tratamiento, indicó que “la base del tratamiento son las medidas de sostén, ya que no hay un tratamiento específico para esta enfermedad, como ser: hidratación adecuada, oxígeno según necesidad, otras formas de asistencia respiratoria, kinesiología respiratoria, broncodilatadores como el salbutamol, etcétera”.
Al mismo tiempo, agregó que esta enfermedad puede prevenirse siguiendo algunos cuidados básicos, como “manteniendo la lactancia materna, no exponiendo a los niños al humo del cigarro, lavarles las manos con frecuencia, mantener alejados a los bebés de personas que presenten resfrío o tos”.
En esa línea, remarcó “no automedicar al niño con descongestivos, corticoides, jarabes para la tos, expectorantes, mucolíticos, ya que pueden complicar el cuadro y no está demostrado que tengan beneficios en esta enfermedad. Si su hijo presenta tos, respiración rápida o dificultosa, se agita, dificultad para alimentarse y/o dormir, cambios de coloración de la piel, debe consultar precozmente a su médico de cabecera”.


En cifras

25.553

Del 23 de junio hasta el día de la fecha, en la guardia se atendieron 25.553 consultas, de las cuales 8.474 corresponden a enfermedades respiratorias.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina