De un adalid de la Justicia a un camandulero

Jueves 13 de junio de 2019
Muchas veces la construcción de una imagen es deliberadamente edificada mediante el engaño que tiene éxito y solvencia hasta que periodistas e investigadores serios  como el sitio The Intercept fundado por los periodistas Glenn Greenwald, Laura Poltras y Jeremy Scahill dan a luz  a los “archivos más grandes  e importantes de material filtrado en muchos años”. Está compuesto por “chat secretos, audios, videos y documentos de los fiscales y del ex juez Sergio Moro, quien encarceló a Lula, que muestra varias incorrecciones” procesales.
Los fiscales de la operación “Lava Jato” confirmaron en un extenso comunicado  que los mensajes publicados por The Intercept fueron ”fruto de un ataque de Hackers, lo que confirmaría la autenticidad del material.
“La fuerza de tareas  de la “Lava Jato” en el Ministerio Público Federal del Estado de Paraná informa al público que sus miembros fueron víctimas de la acción criminal de un “hacker” que practicó los más graves ataques  a su actividad, la vida privada y la seguridad de sus integrantes”, señaló el texto.
Greenwald señaló en su cuenta de Twitter que “hemos publicado hoy tres artículos como inicio de un reporte  de un archivo explosivo sobre Brasil”. “El primero de ellos es nuestra explicación  de que es el archivo , que contiene, como lo obtuvimos  y que principios usamos para revelarlo”, continuó.
El periodista siguió señalando que “además publicamos una nota con numerosos chats encriptados de los fiscales de la “Lava Jato” que prueban una sospecha de larga data que ellos negaban vehementemente: que muestra que actuaron motivados explícitamente para impedir que Lula y el PT (Partido de los Trabajadores) ganaran las elecciones de 2018”. 
Los artículos citan numerosos intercambios de telegram entre los procuradores  y entre estos y el juez moro, que sugieren esta motivación y, asimismo, , una orientación a los primeros por parte del magistrado, que podría violar las normas procesales.
“Además, y verdaderamente explosivo: Sergio Moro, antes juez y ahora Ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, complotó en secreto con los fiscales para construir el caso criminal  contra Lula sobre el que él terminó fallando”, lo que supones “una clara violación de la ética y las bases de la justicia”.
De acuerdo con el periodista estadounidense, ”en suma, , el proceso por el que se encarceló a Lula  y se lo hizo inelegible para competir-allanado el camino al poder de Bolsonaro-fue alimentado ilegalmente , con abuso de poder politizado y con engaños”.
En los chats, que el jefe de fiscales, Deltan Dallagnol, muestra dudas sobre la solidez de las pruebas  en el caso por el que se condenó a Lula da Silva por corrupción pasiva y lavado de dinero.
En concreto, aquel admitía en reserva que las pruebas eran endebles  para adjudicar al ex presidente la titularidad del triplex en el balneario de Guarujá que, según la sentencia, le había sido entregado como soborno por la constructora OAS.
Asimismo consideraba difícil de sostener la vinculación de ese supuesto pago con contratos de esa firma con la petrolera estatal Petrobras, otro elemento que ha motivado serias críticas a esa sentencia de Moro, confirmada ya, en segunda instancia.
Por otro lado se lee en The Intercept intercambio entre los fiscales  y Moro en lo que éste les instruye sobre el modo más eficaz  de realizar planteos  y pedir medidas de prueba, lo     que constituye, según la ley brasileña, una violación del deber de imparcialidad de los jueces, que no pueden asumir tareas de acusación.
Lula, que en pocos años pudo rescatar del hambre y la pobreza  a 36 millones de brasileños, reducir la mortalidad  infantil en un 45% y disminuir el número de personas subalimentadas en un 82% y conseguir que Brasil, el país más grande de Latinoamérica, donde la brecha entre ricos y pobres era la mayor del mundo, desapareciera del mapa del hambre que la FAO elabora anualmente.
Lo único que le queda al ministro Moro es pedir perdón y recluirse en un convento, pues su paciente trabajo para acceder a la próxima presidencia de Brasil, se ha derrumbado como un castillo de naipes. Acaso la Justicia divina se apiade de él.

Por Miguel Schmalko
Consejero y ex presidente Febap y Cacexmi
Federación Económica Brasil, Argentina, Paraguay y Cámara de Comercio Exterior de Misiones)      

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina