Apuntan que se debería igualar el precio del combustible en todo el país

Sábado 15 de septiembre de 2018 | 06:30hs.
Daiana Gómez Brauvano

Por Daiana Gómez Brauvano politica@elterritorio.com.ar

Bajo la premisa de evitar precios abusivos en los combustibles, el gobierno nacional anunció que publicará el precio indicativo de competencia para cada provincia. Sin embargo, los referentes del sector aseguran que se trata de una medida sin sentido, ya que las estaciones de servicios se tienen que regir por los precios que establecen las petroleras. Además, insisten en que se debería pensar en la forma de igualar los precios en todo el país, ya que de esta manera el mercado podría ser más competitivo.
Desde octubre del año pasado, luego de 16 años, el Gobierno no tiene injerencia en el mercado de los hidrocarburos, que tiene como principal insumo la nafta y el diésel. No obstante, después de los doce aumentos que se generaron en los precios de los combustibles en lo que va del año, ahora analiza llevar adelante un esquema de precios de referencia. De esta manera, el usuario contará con la posibilidad de escoger a qué estación de servicio dirigirse en función de los precios de cada surtidor.
En el caso de Posadas, desde principio de mes hasta la fecha, los hidrocarburos tuvieron un incremento en promedio de 3 pesos.
En relación a la medida, el secretario de Energía, Javier Iguacel, dijo a los medios nacionales que “los precios en el interior están muy bien, pero en la Capital y el Gran Buenos Aires hay un desfasaje todavía”. La idea fue anunciada tras una reunión que mantuvo con el presidente, Mauricio Macri, en el Palacio de las Aguas, luego de que el dólar trepara -de nuevo- por encima de los 40 pesos el jueves.
A la vez, el funcionario señaló que la iniciativa está en el orden de “cuánto es el precio razonable competitivo en función de los precios actuales de la energía y el dólar”.
Por su parte, el titular de la Cámara de Estaciones de Servicios del Nordeste (Cesane), Faruk Jalaf, dio su punto de vista sobre la idea que piensa encarar el Gobierno.
En diálogo con El Territorio, indicó que “es una idea bastante ingenua, porque nosotros tenemos precios marcados por las petroleras que se pueden considerar indicativos y obligatorios a la vez, porque si la estación pone el precio que quiere es penalizada con tasaciones económicas y contenciones de aprovisionamiento”.
Por ello, insistió en que “nosotros tenemos que seguir lo que nos dicen desde las empresas, porque sino nos terminan penalizando, ya que aseguran que estamos incumpliendo el contrato”.
El referente de la Cesane consideró, además, que lo ideal sería igualar los precios de los combustibles entre la Capital Federal y el resto del país. “Es algo fuera de  lugar, por qué los porteños tienen que tener el combustible más barato que nosotros, y cuando hablo de nosotros hablo de todo el resto del país”, apuntó.
Asimismo, recordó en una época los precios de los hidrocarburos eran uniformes en todos los puntos cardinales de Argentina.
Esto permitía a la gente del interior competir con el transporte o el flete, ya que se podía trasladar el material a los centros de consumos y los materiales a los puertos de exportación. Esto favorecía a un mercado más competitivo.
En este punto, señaló que “el mayor consumo está en Buenos Aires, entonces por qué  los demás  tenemos que estar subsidiándolos”, al tiempo que agregó: “Lo mismo que pasa con la luz, el  gas, el agua y el transporte público”.
Para que los precios se igualen lo que debe suceder es que el incremento no debe dar en la misma proporción en todos los puntos del país, ya que el objetivo que se debe seguir es achicar esa brecha en los precios.
En consecuencia, Jalaf ejemplificó que “en vez de subirle a Buenos Aires un 12 hay que sumarle un 13 y al resto un 12 por ciento, porque la idea es que el margen se vaya acortando, pero en realidad esto no sucede y siguen tomando medidas que no tienen ningún sentido”.

Nuevas subas
Por otro lado, el referente de la Cesane anunció que los próximos aumentos en los combustibles se verían recién el mes entrante. Esto se daría así, siempre y cuando no se viva una nueva corrida cambiaria y se mantenga el precio del barril de petróleo.
En lo que se refiere al porcentaje, explicitó que se trataría de un  cuatro o cinco por ciento, tanto en octubre como en noviembre.
Por lo tanto, se puede avizorar que el litro de la nafta súper costará más de 40 pesos para fin de año. Mientras, la de mayor octanaje rondaría los 50 pesos.
Desde principios de mes hasta ahora la nafta súper tuvo un incremento de 2,87 pesos y en la estación de bandera YPF cuesta 38,76 pesos. En el caso de la Infinia, la variación fue de 3,32 pesos, por lo que ahora cuesta 44,83 pesos.
En lo que se refiere a los diésel,  desde que comenzó septiembre hasta ahora tuvo una suba de 3,24 pesos y se consigue a 33,26 pesos. Y el diésel de mayor octanaje sufrió un aumento de 3,83 pesos y -hasta ahora- cuesta 40,66 pesos.
Desde que Macri asumió al gobierno, los combustibles registraron un incremento de poco más de 130 por ciento.

Opinión
Más centralismo que federalismo
Antonio Villalba

Por Antonio Villalba avillalba@elterritorio.com.ar

Muchos gobiernos nacionales, como el actual, afirman defender el federalismo pero las acciones se parecen mucho más al centralismo, cuando son conceptos que se contraponen. El federalismo, promueve el equilibrio de poder y administración a lo largo y ancho de un territorio, pero el centralismo los concentra. En la Argentina de los últimos años, el poder económico es el verdadero poder. Esto hace que Buenos Aires siga gozando de una mayor autonomía y los primeros beneficios derramen hacia sus pobladores, que muy pocas veces llega al país profundo. Mientras el país central tiene gas natural, provincias como Misiones tienen largos años de espera. Los precios de los productos como de los servicios, siempre fueron más favorables estando cerca de la Casa Rosada. Los que están lejos, tienen desde la luz al combustible siempre más caros; como ocurre ahora. En las provincias, comparado a Capital federal, por ende, también se encarecen todos los productos; comenzando por la canasta básica. De esta manera, el promocionado equilibrio dispuesto por el federalismo se diluye y el país, se parece cada vez más al cuestionado centralismo.


Más repercusiones

GNC: Iguacel se reunió con representantes de hidrocarburos y explicó que “se dará prioridad al GNC como combustible alternativo para reducir las importaciones”.


Medida: La Federación de Expendedores de Combustibles del centro del país indica que “toda medida impulsada para estabilizar los precios y reactivar el consumo será bienvenida”.


Mejoras: Iguacel analiza elevar al 20% o 25% el porcentaje del corte de biodiésel en el gasoil -ahora en 10%–, lo que podría mejorar el precio en los surtidores de las estaciones.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina