Último adiós a Floyd, símbolo de los estragos del racismo

Miércoles 10 de junio de 2020
George Floyd, el afroamericano cuya muerte a manos de un policía desató protestas en cinco continentes y puso al mundo a reflexionar sobre la injusticia racial, fue despedido ayer en una iglesia de Houston, Estados Unidos, antes de su entierro y del último adiós de un país de repente enfrentado a la tensión racial, la debacle económica y el coronavirus, todo en un año electoral.
El féretro color dorado con los restos mortales fue ingresado a una iglesia de Houston por varios hombres afroamericanos con traje negro y barbijo negro por el coronavirus, para una ceremonia con varios cientos de asistentes, entre ellos parientes y amigos de Floyd vestidos de blanco, políticos locales y personalidades.
El cuerpo de Floyd -quien tenía 46 años cuando murió- fue llevado luego a un cementerio en un carruaje tirado por caballos y sepultado junto al de su madre, un día después de que unas 6.000 personas se congregaran para rendirle su último gran homenaje público en Houston.
Floyd murió el 25 de mayo pasado en Minneapolis, estado de Minnesota, durante una brutal detención, llamando a gritos a su madre mientras el policía blanco que lo mató de asfixia, que fue acusado de homicidio, clavaba su rodilla sobre su cuello.
La muerte de Floyd desató protestas en Estados Unidos y en todo el mundo que pusieron el foco sobre el tratamiento que reciben los afroamericanos y otras minorías de parte de la policía y de los sistemas de justicia.
De las protestas de Floyd han surgido llamados a reformar la policía y el sistema judicial del país para hacerlo más justo, y cientos de miles de personas tomaron las calles en otros países para expresar su solidaridad y urgir a sus autoridades a lidiar con sus propios problemas de racismo.
Su muerte también alteró el año electoral en Estados Unidos.
Para ser reelecto de noviembre, el presidente Donald Trump, quien criticó las marchas por Floyd y a quien muchos atribuyen un clima de profunda división en el país, deberá superar uno de los puntos más bajos de su mandato.
En este contexto, Estados Unidos superó en los últimas días los 2 millones de contagios de coronavirus y ya acumula más los 113.000 fallecimientos.
El estado de Nueva York continúa siendo el epicentro de la pandemia en Estados Unidos con 378.799 casos confirmados y 30.417 fallecidos, una cifra sólo por debajo del Reino Unido, Brasil e Italia.
Tan sólo en la ciudad de Nueva York murieron 21.877 personas, informó el sitio web de la OMS. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina