Toma fuerza proyecto de ley para frenar el capital y las cuotas de UVA por seis meses

Miércoles 4 de diciembre de 2019 | 04:00hs.
Nazarena Torres

Por Nazarena Torrespolitica@elterritorio.com.ar

Un proyecto de ley para frenar las cuotas y el capital de los créditos ajustados por Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) por seis meses comienza a tomar fuerza a nivel nacional.

El presidente electo Alberto Fernández tiene en análisis una iniciativa que busca el congelamiento de los montos y un nuevo método que aliviane las importantes cargas que hoy deben asumir los tomadores de créditos.

Esta idea se analiza tras la presentación del mandatario saliente Mauricio Macri que pretende que las cifras sean indexadas por salario, lo que para los afectados sería una verdadera trampa.

“Ajustó todo este tiempo el crédito a la inflación y la inflación se disparó. Ahora que sabe que el nuevo gobierno tiene un plan para que la inflación baje y los salarios suban, quiere que el crédito se ajuste por salarios, lo que sería peor para nosotros”, exclamaron desde el grupo de Autoconvocados de Hipotecados UVA de todo el país.

En ese sentido, reclamaron una solución urgente que transforme los créditos en hipotecas tradicionales, en las que el capital no se indexe y las cuotas resulten pagables.

La diferencia con el congelamiento que implementó Macri hasta fin de año es que, en este caso, solamente se congelaron las cuotas, mientras que el capital continuó subiendo, creando una bomba que explotará en enero, cuando las cuotas salten a más del 25 por ciento.
En tanto, el nuevo proyecto que Fernández tiene en estudio detendría la suba de ambos conceptos, devolviendo poder adquisitivo a los salarios de los hipotecados.

Sobreendeudados

La UVA aumentó aproximadamente 227 por ciento durante el gobierno de Cambiemos.
En abril de 2016, cuando fueron lanzados los créditos UVA, era de 14,05 pesos, mientras que el 10 de diciembre próximo, último día del gobierno de Macri, se ubicará en 45,91 pesos, de acuerdo a las estimaciones.

Federico Wahlberg es economista y además tomador de crédito UVA. En diálogo con El Territorio indicó que “todos los que tomamos créditos estamos sobreendeudados por el capital indexado. Si sacaste un crédito de 2 millones de pesos, hoy estás pagando 4 millones y cada vez con cuotas más altas”.
“La indexación por salarios es una trampa, porque si realmente hay recuperación, como se estima con este nuevo gobierno, va a ser lo mismo y seguiremos perjudicados. La solución es que se congele el capital y se pesifique el crédito”, apuntó.

De la misma manera, Dolores Corró, una de las poseedoras del crédito en Misiones, consideró que “todos los créditos hipotecarios tienen que tener cuotas adecuadas al salario, pero Macri al ejecutar las UVA, eliminó la prohibición de la indexación, generando este sobreendeudamiento que tenemos”.

“El límite que establece que la relación cuota- ingreso no pueda superar en ningún caso el 25 por ciento de los ingresos solamente fue tenida en cuenta al momento del cálculo del crédito, en la primera cuota, pero después se desdibujó. Saqué un crédito de 1.200.000 pesos y estoy pagando hoy uno de 2 millones y medio. Por ejemplo, si hoy voy con mi sueldo al banco y pido ese monto, no califico para el crédito”, añadió.

Ganancias

Desde el grupo de hipotecados autoconvocados aseguran que el proyecto de Macri de ajustar por salario las cuotas “tiene un solo cometido: blindar por ley al sistema financiero y condicionar al gobierno que asuma el 10 de diciembre”.

“El gobierno saliente pretende a través de este proyecto garantizarles a los bancos la perdurabilidad de un sistema que a cuatro años de su vigencia ha permitido a los bancos obtener ganancias extraordinarias, en detrimento de los deudores, que han visto transformar el sueño de la casa propia en una pesadilla”, detallaron.
“La solución sería que el capital quede congelado en pesos, pasarlo de UVA a pesos, como se hizo con la salida de la convertibilidad”, detalló Wahlberg.
El economista hizo referencia a que en 2003 se creó un Fideicomiso administrado por el Banco de la Nación Argentina desde el cual se hicieron cargo de los créditos hipotecarios y se reestructuraron las deudas. El presidente electo, Alberto Fernández, era jefe de gabinete del entonces presidente Néstor Kirchner.
“Frente a este panorama reiteramos que es necesario, para lograr salir del sobreendeudamiento que padecemos, volver al equilibrio inicial en los contratos”, especificaron en un comunicado los hipotecados autoconvocados.

Mientras, sentenciaron que “la vivienda es un derecho. No se debe permitir que un gobierno que se encuentra a días de finalizar su mandato condicione la vida de más de 150.000 familias por los próximos 25 años a través de un proyecto de ley cuya cara visible desnuda al sistema financiero”.
Al mismo tiempo, Corró argumentó que “si se aplican los seis meses de congelamiento, nos ayudará a recuperar poder adquisitivo y a repensar la estrategia, porque hoy solamente estamos pagando para no ser desalojados”.

Y celebró que “nuestro problema con los UVA está entre las prioridades a trabajar dentro de los primeros cien días de gestión, así que estamos a la expectativa”.


Pagar más del doble en tres años

En abril de 2016 los bancos públicos –salvo el Nación– ofrecían créditos a 30 años de plazo y ajustables por inflación, a tasas de entre 3% y 7% que se agregarían a los aumentos de precios.
En agosto, el presidente del Banco Central e impulsor del plan explicaba que con los valores de la inflación de ese momento una persona con un salario de 23.000 pesos accediendo a un crédito a 30 años sólo tendría una diferencia de 1.000 pesos entre la cuota y un alquiler.
Tres años más tarde, en marzo de 2019, la Unidad de Valor (UVA) acumuló un incremento del 141,78%, al pasar del valor inicial de 14,05 a 33,97 pesos. Un crédito de 70.000 dólares tomado en 2016 implicaba una cuota inicial en mayo de 2016 de 6.153 pesos y pasó a 15.212 pesos en igual mes de 2019, lo que muestra el importante incremento.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina