Sin recursos, cerró Aquarium de Montecarlo

Martes 14 de julio de 2020 | 05:00hs.
Peceras vacías es la imagen que dejó la cuarentena. En el último período había sólo 30 especies. | Foto: Graciela González
Tras catorce años de funcionamiento, cerró sus puertas el Aquarium de Montecarlo, emprendimiento turístico que albergaba a distintas especies de peces del río Paraná que se podían conocer a través de un paseo temático.

Es proyecto familiar era único en Misiones, por lo cual era emblemático no sólo para el municipio sino para toda la geografía provincial. Como consecuencia de la inactividad, contemplada en la cuarentena, su propietaria no pudo sostener más económicamente el lugar y decidió devolver los peces al río y bajar las persianas del lugar.

“Lo veníamos pensando ahí un tiempo, entre tanto surgió lo de la pandemia, veníamos postergando porque siempre uno quiere ver una salida. Son muchos años de trabajo en el emprendimiento, me gusta hacer lo que hago, el contacto con la gente sobre todo, pero hasta acá llegamos, cuando se acaban los recursos y está por debajo de eso hay que tomar una decisión, por eso hace un par de días decimos soltar los peces a su hábitat y cerrar”, contó en diálogo con El Territorio, la propietaria, Mariana Keller.

El emprendimiento comenzó a funcionar en el 2006 siendo un espacio educativo sobre el origen de la tierra y la preservación del medio ambiente.
El predio tiene una superficie aproximada de 1.500 metros cuadrados, donde se realizó el movimiento de tierra de cerca de 300 metros cúbicos, alrededor de 200 toneladas de rocas y piedras.

El Aquarium contaba en sus inicios con más de 300 especies de peces, entre fauna microscópica, rayas, anguilas, morenas, diez variedades de bagres, surubí, patí, pirañas, tilapias, armados, tarariras. En el último tiempo unas 30 especies y cerca de 100 peces. Muchos de ellos hoy se encuentran en peligro de extinción.

“Hay mucho deterioro en estos meses que no se trabajó, no se hizo mantenimiento al no tener recursos, además estoy con tratamiento oncológico y por ahí no puedo hacer los trabajos de reparación que hacía antes y se necesita contratar quien lo haga, es imposible porque no hay recursos”, confesó la mujer con un dejo de tristeza.
La deuda de servicio de energía eléctrica, por citar un ejemplo del endeudamiento, a la fecha es de unos 50.000 pesos. Keller piensa en buscar emprender en otras cosas para salir adelante y saldar deudas. El volver a abrir el lugar significa invertir para acondicionar y le es imposible.

Las épocas de más movimiento era vacaciones de verano e invierno, Semana Santa, Fiesta Nacional de la Orquídea y de octubre a diciembre delegaciones escolares de distintas partes de la provincia. Fondos que sólo alcanzaban para sostener los gastos fijos y mínimas ganancias.

Para la emprendedora, más allá de la situación por la cuarentena, faltan más promociones de los emprendimientos turísticos para que puedan recibir más turistas. “Creo que falta esa parte donde se promociona nuestro producto y el mercado que vende nuestros productos. Nunca llegué a trabajar con agencias de turismo particular, sólo con turismo escolar, siempre faltó ese empuje, ese respaldo que uno necesita, incluso de nuestras agencias, se venden otros lugares y no venden Montecarlo, tenemos muchas cosas muy lindas, hay algo que falta”, concluyó.

El Aquarium

El Aquarium contaba con un arroyo artificial de más de 100 metros de longitud, peceras de distintos tamaños, paneles explicativos, más de 60 especies de árboles y una innumerable cantidad de plantas inferiores, enredaderas y lianas.

Eran parte del espacio natural, un césped conservado, el arroyo que acompaña a las plantas a reconstruir la selva misionera en miniatura, con todas sus interacciones y accidentes naturales.

Este proyecto Turístico Educativo Ecológico era único en toda la Cuenca Paranaense y su objetivo fue recuperar espacios que el hombre destruyó en nombre del progreso.


Comercios cerrados

Con el pasar de los días de cuarentena varios rubros comerciales fueron afectados por la falta de ventas y no poder trabajar por varios meses.
Ante esta situación en Montecarlo, de abril a la actualidad se dieron de baja definitiva en la Municipalidad alrededor de cinco comercios de distintos rubros.

Pero a los largo de las tres avenidas principales de la localidad y los barrios también hay alrededor de 20 comercios que cerraron sus puertas, principalmente en el rubro de indumentarias, regalería, entre otros que aún no dieron la baja definitiva. Muchos de ellos terminaron de vender el stock de mercadería de la que contaban por grupos de WhatsApp y otras redes sociales.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina