“Si gana Boca, que ni me esperen”

Viernes 9 de noviembre de 2018
José Acosta (30) y Solange Gómez (27) son una pareja de novios misioneros que comenzaron su historia de amor en 2015. Él es oficial de Policía y actualmente se desempeña como jefe de Bomberos en la localidad de Santa Ana, pero además es un apasionado del fútbol y de Boca.
Acosta, que integra el plantel de Reserva de Sporting de Santo Pipó que juega la Liga Posadeña de Fútbol, y Solange, jugadora de vóley, están a punto de dar el paso más importante en su noviazgo: casarse.
Esta pareja oriunda de Santa Ana le contó a El Territorio que a principios de 2018 decidieron contraer matrimonio a fin de año. Como primera fecha eligieron el 30 de noviembre. Mientras organizaban la fiesta, se enteraron que el servicio de catering no estaba disponible para ese día y eligieron una nueva fecha, el sábado 24. Justo el mismo día que Boca y River jugarán la revancha de la final de la Copa Libertadores en el Monumental, un acontecimiento que no puede pasar desapercibido para un fanático del Xeneize como Acosta. 

Imposible de cambiar
Lo particular y hasta tedioso para José es que jamás se imaginó que ese día se le juntarían dos fechas tan importantes y simbólicas: su casamiento con Solange y la final de la Copa. “Apenas me enteré que la final iba a ser ese día y ante River, lo primero que le dije a Solange fue ‘suspendemos el casamiento’”.
A ella no le sorprendió el pedido conociendo el fanatismo de su futuro esposo. De todos modos, la novia le explicó a José que todo estaba organizado y pagado: el salón, la música, los invitados, las reservas de hotel. Todo preparado para la gran boda, por lo que la suspensión no se puede realizar.
Ante esta situación tan particular, José admitió que fue a hablar con el sacerdote que los casará y dijo que no sabe cómo llegará a la boda. “Si gana Boca, que ni me esperen”, bromeó el futbolista, que tiene como cábala previa a los partidos juntarse con un amigo y compartir unas cervezas durante el encuentro.
Entre risas, el misionero reconoció que está advertido por su cuñada hincha de River que debe llegar a tiempo a su boda y no hacer sufrir a su hermana en el altar.
El partido en el Monumental finalizará a las 19, mientras que su encuentro en el Registro Civil está pautado para las 20.
El futuro esposo, que además de ser jefe de Bomberos y futbolista de Sporting estudia la carrera de Seguridad Laboral en el Instituto Saavedra, también reconoció que por cómo jugaba Boca en los primeros partidos de esta copa, no esperaba que pueda llegar a la final.
Sin embargo, la vida le dio una enorme sorpresa. Para que todo salga bien en ese día clave, la pareja ya se organizó. Él verá el partido desde su casa y prometió no beber alcohol. Ella, mientras, andará entre spa y peluquería para la boda de la noche. “Si Boca pierde, me casaré muy triste”, cerró él entre risas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina