Pinta inspirada en la selva y la tierra colorada

Lunes 1 de junio de 2020 | 01:00hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

“Todos pintamos nuestro propio entorno”, dice Cuba Gooding Jr en Más allá de los Sueños (1998), película que varios recuerdan no sólo por su estremecedora historia sino porque, emulando a uno de los fragmentos de Los Sueños de Akira Kurosawa (1990), el protagonista (Robin Williams) se sumerge dentro de coloridos u oscuros cuadros, dependiendo el tono del momento. Así, con una naturaleza exuberante, Misiones es una postal en sí misma que María Victoria Skwarek (14) busca replicar en sus lienzos. Es que a esta pequeña gran pintora lo que más le atrae son los paisajes.

No es de extrañar cuando detalla que en cada pincelada de su actividad preferida como cable a tierra, se ve inmersa en la imagen. “Lo que más me gusta de pintar es la libertad que me da. Cuando pinto, me desconecto. Me siento dentro del paisaje. Es como que entro a otra realidad”, arrancó contando Victoria. “A veces entro tanto en la pintura y me desconecto que cuando la profesora me llama, digo ‘¿que pasó?’”, profundizó sobre el potente punto de fuga del arte.

María Victoria pinta desde los 8 años y ha logrado, a pesar de su corta edad, dominar algunas complejas técnicas. Tanto que ya en su casa se van acumulando cuadros de diferentes tamaños, texturas, tonalidades, mientras otros son aclamados por sus parientes más cercanos como preferidos y rápidamente ‘reubicados’. Su madrina y su abuela son algunas de las que ya cuelgan las obras de Vicky, orgullosamente en sus hogares.

Además, en plena cuarentena, el no tener clases (cursa segundo año en el Instituto San Alberto Magno) le permitió dedicar más tiempo a esto que ella misma denomina como hobby.

Porque si bien priorizó el arte por sobre los deportes, por ejemplo, actualmente afirma que le gustaría seguir la carrera de abogacía, ya que entiende que la tarea está relacionada de cerca con la política, otra de las preferencias de Victoria.

Hasta hace poco practicaba hockey, pero a diferencia de su hermana más chica que sobresale como arquera, Victoria apunta a destacarse con sus trazos. “Tengo pensado seguir pintando, aprovechar que tengo la habilidad. Ir buscando formas de aportarle algo mío”, destacó sumando a ese disfrute, una veta laboral: “En un futuro me gustaría hacer un taller para chicos más chicos”.

Hoy, como alumna de Claudia Olefnik, sigue en plena formación, aunque ya cosecha participaciones en Pinceladas Solidarias, del Festival del Litoral (2018); muestras del Centro del Conocimiento y talleres con importantes referentes.

Si le deparan cargos en la Justicia, el Ejecutivo, el Legislativo o cualquier profesión que elija, cerca y lejos, lo seguro es que el verde de la selva misionera y su cobrizo terruño la acompañarán no sólo en sueños, sino también en la libertad de empuñar la brocha.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina