La deforestación, otro agravante de las históricas inundaciones en el sur de Brasil

La pérdida de vegetación autóctona, sobre todo para permitir el cultivo de soja, impide que el suelo absorba toda el agua de las lluvias. Los expertos advierten que para evitar nuevas tragedias es central recuperar zonas verdes
miércoles 22 de mayo de 2024 | 21:52hs.

La deforestación destinada en buena medida al cultivo de soja contribuyó a la gravedad de las inundaciones devastadoras en el sur de Brasil, porque la vegetación nativa desempeña un papel clave en la retención del agua, coinciden expertos, que piden reconstituirla.

El estado de Río Grande do Sul vivió en las últimas semanas un desastre climático inédito, con zonas urbanas y rurales arrasadas por ríos que se desbordaron debido a los grandes volúmenes de lluvia.

Fue el cuarto y peor evento climático extremo que vive la región en menos de un año, un fenómeno que científicos relacionan con el calentamiento, pero también con la deforestación sufrida en las últimas décadas en la región.

"Tenemos un componente global de cambio climático, y uno regional, que es la pérdida de vegetación nativa. Esta aumentó la intensidad de las inundaciones", afirma a la AFP el biólogo Eduardo Vélez, de MapBiomas, un consorcio climático de ONGs y universidades brasileñas.

Entre 1985 y 2022, Rio Grande do Sul, un motor de la economía brasileña gracias a su actividad agropecuaria, perdió 3,6 millones de hectáreas de vegetación nativa, un 22%, según un estudio de la red liderado por Vélez.

La vegetación, mayoritariamente arbustos, retrocedió en beneficio de las tierras de cultivo, sobre todo de soja, de la que Brasil es el primer productor y exportador mundial

¿Que opinión tenés sobre esta nota?