sábado 13 de abril de 2024
Nubes 22.6ºc | Posadas

Vigilia y acto central en Apóstoles

Realidad de los veteranos y la necesidad de contar la historia desde los protagonistas

Al cumplirse 42 años de la guerra de Malvinas, se conmemora un nuevo Día de los Veteranos y Caídos y los excombatientes reafirman su compromiso con malvinizar para que esta gesta no se olvide

martes 02 de abril de 2024 | 6:00hs.
Realidad de los veteranos y la necesidad de contar la historia desde los protagonistas
Juan Antonio Solonieski, director general de Atención al Veterano
Juan Antonio Solonieski, director general de Atención al Veterano

A 42 años del desembarco de las tropas argentinas en Malvinas, homenajes, recuerdos y reivindicación de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundante, se sucederán durante toda la jornada del 2 de abril a lo largo y ancho del país.

En Misiones, el epicentro de la conmemoración del Día de los Veteranos y Caídos en la Guerra de Malvinas será Apóstoles: La noche del lunes 1 de abril con la tradicional vigilia con santa misa y bendición de las 9 antorchas que simbolizan a los 9 soldados que fallecieron en combate.

Y este martes 2 el acto central comenzará a las 10 de la mañana en la plazoleta Islas Malvinas, en avenida Centenario y Malvinas de Apóstoles (Ver programa completo más abajo).

Asimismo, las acciones de malvinización enmarcadas en esta nueva efeméride de la gesta de Malvinas comenzaron ya hace unos días, con apertura de muestras temáticas sobre la historia del conflicto del Atlántico Sur, festivales y otros eventos artísticos y culturales para la concientización sobre la importancia de mantener vigente la causa Malvinas.

La palabra de los excombatientes
Juan Antonio Solonieski, asesor jurídico de la Federación de Veteranos de Misiones y director general (cargo ad honorem) de Atención al Veterano de Malvinas de la Provincia de Misiones dependiente del Ministerio de Gobierno, en diálogo con El Territorio, expresó, “para nosotros, los excombatientes de Malvinas, y particularmente para mí, yo considero que Malvinas no es historia, es presente. Malvinas es actualidad”.

“Malvinas no es pasado porque están los compañeros que quedaron allá y no se los olvida. Y además, aunque la sociedad por ahí lo vea como historia al conmemorarse 42 años del desembarco en Malvinas este 2 de abril, está esa cuestión que ese 2 de abril de 1982, después de 149 años de usurpación británica, nosotros pudimos plantar la bandera argentina. El día 2 de abril a las 12.30 de la mañana, se arrió la bandera inglesa y se izó la bandera argentina. Eso significa que durante los 74 días que duró la guerra las islas estuvieron bajo el paraguas de las normas argentinas, de las leyes argentinas. Y eso no es poca cosa, porque no había sucedido en un siglo y medio. Por otra parte, también Argentina fijó posición y sentó el precedente contundente de que las Malvinas son argentinas. Y más allá de las circunstancias actuales, está la esperanza de que en cualquier momento y por vía diplomática se reconozca esta soberanía argentina (sobre las islas) y las recuperemos”.

Realidad de los veteranos hoy
Ya en su rol de director de la oficina de Atención al Veterano, que tiene su sede en calle Córdoba 2251 de Posadas, acerca de la realidad de los excombatientes misioneros, Solonieski expuso: “Hace tres meses que estoy a cargo de la dirección (el anterior director fue el VGM Oscar Valiente) y estamos trabajando en una línea de seguir avanzando en un relevamiento de todos los excombatientes durante estos 42 años”.

La dirección comenzó a funcionar en 2021 en respuesta de un reclamo histórico de los veteranos para poder llegar a todos los excombatientes. “Todavía no se cuenta en la dirección con un registro cabal de la situación socioambiental y de salud de los excombatientes. Hoy estamos trabajando en eso, estamos llamando a los veteranos, para saber si tienen problemas, si necesitan alguna atención psicológica, ya que tenemos un equipo de psicólogos, que hacen esta primera atención para ver que requiere cada caso”.

Además, de este relevamiento surgirá un dato muy importante para la generación de respuestas en el plano de la salud integral. “Estamos haciendo toda una estadística de las enfermedades que tienen los veteranos que hoy promedian 60 y 61 años de edad para los soldados, mientras que los cuadros de oficiales tienen un poco más de edad”, indicó.

“Hay muchísimos problemas de salud que hay que atender y que, gracias a Dios, hoy estamos dándole esta impronta a la dirección. Estamos al servicio de los veteranos y queremos llegar a todos, en los distintos puntos de la provincia”.
Consultado acerca del triste desenlace del excombatiente Giménez que falleció en agosto pasado en Candelaria, consideró que esa pérdida fue conmocionante para toda la sociedad misionera y para la familia malvinera en particular.

“Lastimosamente es moneda corriente para los veteranos (en todos el país) ese tipo de decisiones drásticas, porque, es largo de explicar, pero hay un correlato, una coherencia, entre el Estado argentino, que por ahí no supo qué hacer con el veterano una vez que volvió de la guerra.

Sobre todo con el veterano que no se pudo insertar socialmente, laboralmente y que además nunca pudo acceder a un psicólogo, nunca pudo organizar bien su vida, entonces se vuelve una mochila muy pesada”.

En este punto, completó: “Es una tristeza, pero es una realidad, y quizás hubiera sido diferente si esa ayuda psicológica hubiera estado antes, hace 20 años, 30 años o recién terminada la guerra, pero eso no sucedió. Y lo que podemos decir ahora es que estamos ocupándonos de trabajar en la salud y la calidad de vida de los veteranos de Misiones, hay que trabajar mucho en esto y también les decimos a los veteranos que se acerquen a la oficina o que se comuniquen con nosotros”.


“La guerra es una cuestión trágica pero también un orgullo el defender nuestra bandera”
El excombatiente Manuel Vieite, exsoldado combatiente de la Compañía de Ingenieros Mecanizada 10 del Ejército Argentino y actual secretario del Centro de Ex Soldados Combatientes de Malvinas Alfredo Gregorio y secretario de la Federación Provincial de Veteranos de Guerra de Misiones, contó acerca de los días de combate en Malvinas y sostuvo que hay una deuda histórica y social pendiente, que tiene que ver con reconocer el papel de los veteranos en el advenimiento de la democracia.

Vieite había terminado el servicio militar obligatorio cuando se entera de la convocatoria a combatir por Malvinas. “Me enteré y fui a inscribirme para luchar”, rememoró.

Y acerca de su tarea en el campo de operaciones precisó: “Cada unidad de combate ha tenido un destino predeterminado en la isla y la Compañía de Ingenieros del Ejército, a la que yo pertenecía, era la encargada de generar los obstáculos, militarmente esa es la función que ocupa y más allá de los asientos fijos de la unidad en Puerto Argentino, Monte Longdon y otros, hemos recorrido prácticamente toda la isla colocando campos minados”.

Y reflexionó: “Malvinas es una experiencia única, es como querer contar cómo es el agua de las Cataratas, es indescriptible… La guerra es una cuestión trágica vista de todas las maneras posibles que se pueda llegar a ver, pero también a su vez está la dicotomía del pensamiento de que la guerra cuando es por la patria siempre tiene sentido. El soldado no se puede quedar cruzado de brazos viendo que otra potencia viene a invadir su territorio o su soberanía”, y añadió, “eso es lo que nos pasó en Malvinas, más allá del mal recuerdo de muchas acciones, está el orgullo absoluto de haber podido defender nuestra bandera y en un momento que fue una bisagra histórica, Malvinas fue una bisagra en la historia argentina, sin Malvinas no habría democracia”.

Aquí, el excombatiente se detuvo para profundizar en este concepto, “el protagonismo del veterano (en el advenimiento de la democracia) fue desmedidamente despreciado en la sociedad, la campaña de desmalvinización tanto militar como política y apenas llegados nosotros del combate fue tremenda”. Y dio un ejemplo de este olvido, “recién en el año 91 pudimos comenzar a conseguir prótesis para nuestros mutilados, la guerra fue en el 82, pasaron años de un olvido doloroso, de estar ocultos, de que volvimos de la guerra de madrugada y tapaban los vidrios a los micros para que no nos vean. Si salías a buscar trabajo y decías que eras veterano no te tomaban, esto fue totalmente injusto, pero también es cierto de que es parte de lo que le sucede al grueso de los veteranos de cualquier país”.

Asimismo, apuntó que la guerra no fue solo contra el Reino Unido sino contra la Otan, “nosotros no fuimos a combatir contra Inglaterra, Argentina combatió contra la Otan, todo eso hay que contarlo y contarlo bien”.

En un momento de revisionismo histórico y abundantes sesgos, el VGM advirtió que “no se debe politizar la guerra, porque nosotros fuimos a combatir por la patria, no por ningún partido político y los soldados muertos en Malvinas, las balas que entraban en el cuerpo de los soldados no preguntaban de qué partido eran”.

A su vez, consideró que como veteranos, transmitir sus testimonios de la guerra, y sobre todo a los niños y jóvenes en las escuelas es una oportunidad de llegar con un mensaje claro sobre el significado de Malvinas.

“Generalmente el argentino es muy especialista en hablar de temas que no conoce, la verdad es algo muy nuestro, y entonces mezcla la guerra con cosas que no tienen nada que ver, se mezclan también valores, cuestiones históricas, se mezcla todo. Y cuando damos una charla en un colegio uno se da cuenta del interés real con el que los chicos reciben una información que les resulta completamente inédita porque nunca antes la habían escuchado de esa manera. Los soldados, tanto los que murieron en combate como los que pudimos volver, peleamos por la causa de un país justo y una Argentina digna de ser vivida, ese mensaje no se entendió jamás en la sociedad, siempre nos quieren mezclar con algún discurso ideológico de tal o cual lado”, indicó y apuntó que lo cierto es que en 42 años desde que finalizó la guerra, “el Estado nacional más allá del color político que lo haya administrado dejó a los veteranos de guerra de lado, ni siquiera se dio el reconocimiento por la labor generada en la guerra que le abrió las puertas a la democracia, siempre el veterano fue el último orejón del tarro y hoy con este nuevo gobierno que es muy reciente estamos esperando señales, lo que exigimos siempre es respeto y la reivindicación de la causa Malvinas, que siempre va a estar”.


“La valentía misionera”
Miguel Ángel Morcillo, fue suboficial subalterno en la especialidad mecánico de sistema de aeronaves y su tarea en Malvinas consistió en el mantenimiento del avión de combate Pucará, “fue el único avión de combate de la Fuerza Aérea Argentina que operaba desde la isla para la defensa y ataque, porque tiene capacidad de vuelo rasante como también es bastante silencioso en comparación a otras aeronaves de estas características”, explicó.

“Yo al momento de la convocatoria a luchar era parte de la Fuerza Aérea, yo tenía instrucción militar, académica y técnica, y desde el primer momento ya me convocan y me tocó ir en vuelo con dos escuadrillas primero al sur del continente para la preparación técnica de ataque dentro del mar, si bien mi especialidad no es de vuelo sino de apoyo en tierra, y significó que ahí estaba en juego mi preparación, demostrarme a mí y a todo el equipo que podía hacer ese trabajo, trabajamos de forma coordinada y era muy importante la confianza”, refirió.

En cuanto a esos días de permanencia en la isla donde su trabajo consistió en reparar y poner a punto la aeronaves en la pista a cielo abierto, de noche y con temperaturas extremas, indicó:

“Para mí fue durísimo la cuestión climatológica, las manos quedaban duras por el frío y se dificultaba manipular las herramientas; yo que soy misionero venía de un clima caluroso y si bien había trabajado en el sur pero fue con sistema de hangar, y en Malvinas teníamos la pista sin nada, y estaba siempre la amenaza de ser atacados, porque una base donde están los aviones siempre es un blanco, de hecho perdimos muchos compañeros de esta forma, dentro de la Fuerza Aérea es de las divisiones con más bajas”.

Le tocó perder a compañeros muy cercanos e incluso a un camarada que de alguna manera le salvó la vida, “después de 30 o 40 días viendo ataques y muertes llega un punto en que eso se hace natural, es así, a mí me pasó que una madrugada que hacía un frío insoportable me refugié en una estructura para descansar, y viene el camarada y me despierta y me dice que yo no tenía que estar ahí y poco después el lugar es alcanzado por una bomba, él falleció y yo ese día me salvé, esas cosas quedan en la memoria para siempre”.

También destacó que, “los misioneros somos gente pacífica, somos personas de no pelear, pero cuando llegó el momento de ir a defender la patria los soldados misioneros no dudamos, y quedó demostrada la valentía misionera en todos los que lucharon y en nuestros héroes que dieron la vida por Malvinas”.

 

Apóstoles, sede de la vigilia y acto central

Para la noche del lunes 1 estaba prevista la realización de la tradicional vigilia desde las 20.30 en la capilla Cruz de los Milagros y luego la santa misa y bendición de las antorchas que simbolizan y recuerdan a los nueve héroes misioneros fallecidos en combate: Roberto Estévez, Alfredo Gregorio, Orlando Illanes, Carlos Krause, Martín Maciel, Miguel Meza, José Ríos, Saturnino Sanabria y Miguel Sosa

Con las antorchas encendidas, veteranos acompañados de sus familias y los vecinos habrían de marchar hacia el Monumento Día de Malvinas y también la banda de música del Regimiento de Infantería Monte 30 de Apóstoles (Rimte 30) tendría a su cargo la entonación del Himno Nacional Argentino a las 00.

En tanto, este martes 2 de abril el acto central será a las 10 en la plazoleta Islas Malvinas, en avenida Centenario y Malvinas de Apóstoles,

El comienzo de la ceremonia protocolar será con la presentación de tropas y se colocará una ofrenda floral al pie del monumento Islas Malvinas.

Asimismo, la banda de música de Rimte 30 interpretará las canciones oficiales.

La invocación religiosa estará a cargo del párroco Alejandro Cañete de la Iglesia San Pedro y San Pablo y del pastor Sergio de Leo, integrante del Consejo de Pastores Evangélicos Apóstoles

Le continuarán las palabras de veteranos y de autoridades comunales y provinciales.
Y el cierre será con el desfile cívico militar

En caso de lluvia, el acto se realizará en el predio de la Expo Yerba y se suspende el desfile.
Por otro lado, el sábado 6 de abril a las 9.30 en el predio del Cementerio Tierra de Paz de Posadas se hará una ceremonia homenaje a los excombatientes y se contará con la presencia de la Federación de Veteranos Héroes de la Guerra de Malvinas.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias