Practica canotaje y natación en la escuela municipal

“El deporte me ayuda físicamente y me motiva”

Iris Stenico (19) incorporó a la actividad física como forma de alivianar la discapacidad ocasionada por la espina bífida y hoy es inspiración para todos
sábado 16 de marzo de 2024 | 6:05hs.
“El deporte me ayuda físicamente y me motiva”
“El deporte me ayuda físicamente y me motiva”

Iris Stenico es una guerrera que decidió no bajar los brazos y transformar los obstáculos de la vida en oportunidades. Con 19 años la posadeña supera constantemente los inconvenientes que le genera el cuadro de meningocele y vive una vida plena.  

“Mi discapacidad se debe a la falta de ácido fólico durante el embarazo de mi madre, clave en la formación de huesos. Hoy me afecta en la vejiga, un poco en los riñones y la motricidad de las piernas… me cuesta caminar”, inició la charla con El Territorio.

“También afecta un poco la cabeza. Tuve hidrocefalia de chica que paró a los tres meses, eso hizo crecer mi cabeza, el cráneo y me achicó el cerebro”, agregó la menor de tres hermanos quien vive en la chacra 172 de la capital junto a su padre Omar (62) y su abuelo Vidal (94).

Lejos de ser un problema, Iris decidió convivir con la discapacidad y hoy eligió el deporte como una manera de demostrarlo.  “Mi rutina es normal. El año pasado estaba en casa, aburrida de estar encerrada y me anoté en la escuela municipal de deportes. Mi papá estaba pescando en un arroyo y me vine para la playa de El Brete donde justo estaban repartiendo los folletos de actividades. Me interesó natación, canotaje y gimnasio”, remarcó.

Precisamente eligió estas tres disciplinas como faros que hoy iluminan su camino. “Encuentro motivación en el deporte porque me ayuda a ganar fuerzas en las piernas. Así puedo caminar bien porque estar todo el día en la silla de ruedas hace mal”.

“También hago repostería como pasatiempo y me gusta mucho la música, me gusta cantar. Soy fan de los románticos y me la paso el fin de semana con la tele a todo lo que da”, agregó entre risas. “Hasta tengo una canción escrita que le falta el tono, la melodía”.

Humildad ante todo

La humildad de la familia Stenico es gigante, pero los recursos económicos no están en sintonía de la demanda mensual.

“A mi abuelo de 94 años lo trajimos en el 2022 desde Encarnación para cuidarlo y estamos un poco complicados para llegar a fin de mes”.

“Yo uso pañal por mi discapacidad. Hay veces que no llegamos porque no tenemos plata y Salud Pública me recortó los pañales. Al principio, durante los tres primeros meses, me daban 120 especiales y después me lo recortaron a 30”.

“Mi papá hizo una nota que la presentamos y hoy me dan 60 pañales especiales y otros 60 de adultos. Aunque estos últimos no me sirven… igualmente nos arreglamos. Él se dedica a la gastronomía y a veces lo contratan, aunque no tiene trabajo fijo”, describió Iris, quien a la hora de dejar un consejo a los lectores fue contundente.

“Les digo que no se rindan, que todo lo que se propongan lo pueden lograr con ganas y con esfuerzo. No dejen de soñar. Todo se puede y no importa lo difícil que sea, por más que cueste uno siempre se levanta”.

“Habrá gente que te va a querer tirar abajo pero no hay que hacerle caso porque no saben lo que uno pasa, lo que uno vive. Hay que darle para adelante”, cerró. Iris se despierta temprano tres veces a la semana y llega media hora antes de comenzar las clases de canotaje. De paso contempla el río. Una buena manera de recargar las pilas para inspirarse e inspirar.

 

La posadeña se traslada en una silla de ruedas a los distintos lugares. fotos: matías peralta

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?