¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Soime afirma que el ajuste debe ser con empleados dentro de las fábricas

Tras un duro documento de la Federación de Industria Maderera Nacional. Faima sostuvo que se está produciendo un industricidio. En Amayadap sostienen que afecta al mercado interno y externo. El sindicato señala la angustia de empleados
viernes 15 de marzo de 2024 | 19:48hs.
Soime afirma que el ajuste debe ser con empleados dentro de las fábricas
Soime afirma que el ajuste debe ser con empleados dentro de las fábricas

“Angustia y desazón”, es el sentimiento generalizado de los trabajadores planteados desde el Sindicato Obrero de la Industria Maderera de Eldorado (Soime) tras conocerse la fuerte caída de la producción de la foresto industria. “Es lo que se vislumbra en los trabajadores madereros”, dijo Domingo Paiva secretario General del Soime.

El representante de los trabajadores de la madera, hizo tales declaraciones tras conocerse el documento difundido por la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima), donde se indicó que el nivel de actividad de manera global ha disminuido alrededor de 60% por ciento, en los dos últimos meses. Fue lo que afirmó el titular de Faima, Román Queiroz al calificar en diálogo con El Territorio de la existencia de un industricidio. Indicó que tal fenómeno “es muy veloz; no nos da tiempo a reaccionar para tomar medidas, porque está pasando todo muy rápido y estamos muy preocupados porque la caída es de un 60% en dos meses y eso, para una industria, es mucho”.

El presidente de la Asociación Maderera y Afines del Alto Paraná (Amayadap) Gabriel Marangoni planteó que de tal caída no escapan sus asociados, al ser proveedores del mercado nacional e internacional. “Es un reflejo de lo que sucede a nivel país con la caída de ventas en general de todos los sectores. La madera no es un producto de primera necesidad y por lo tanto, se está sintiendo fuerte la caída de ventas o consumo”, indicó Marangoni.

Coincidió que en principio la crisis producida tras la asunción de un nuevo gobierno nacional, primero afectó a las pequeñas empresas y ahora se va generalizando. “Quizás los aserraderos más grandes dedicados a exportar no lo están sufriendo, pero el resto lo van a sentir porque son todos proveedores del mercado interno; desde un nicho de construcción o de muebles, todos están dentro del mercado nacional”.

Dependen de la construcción

La caída de la demanda, advierten, encuentra explicación en la suspensión de la obra pública como la falta de nuevos planes de vivienda, donde queda ligada también el sector muebles.

Román Queiroz había indicado que “la obra pública tracciona mucho. En un 70% de la madera que se despacha del NEA va para la obra pública. Pero, además, las viviendas son obras públicas y con menos viviendas sociales, sean de madera o de otro material, cuando una vivienda nueva se amuebla, ello está basado en el uso de la madera”.

Marangoni coincidió que “el gran consumo de la madera es la construcción, tanto la pública como la privada. Entonces sabemos que las obras públicas se han suspendido muchísimos proyectos y las privadas, supongo deben estar sufriendo también, en medio del 21% de caída de la construcción en general y eso termina reflejándose. Así que la actividad, más o menos está en un 50% a 60% de lo que tendría que ser lo normal”, afirmó el titular de Amayadap que nuclea a los principales empresarios del sector.

“Más de uno está buscando sostenerse con lo que es la exportación, quienes tenían asumido esa práctica y otros están tratando de volcarse al menos una partecita al mercado internacional”, añadió.

Los efectos

Marangoni añadió que de continuar así implicará la reducción del personal o tomar medidas como ya hizo una empresa en Montecarlo que acordó con el personal un mes de suspensión de la actividad abonando la mitad de salario.

A su vez en busca de una salida, recordó que en Misiones se tuvo una reunión en Eldorado con la Ministra de Trabajo y de Industria, junto al sindicato Soime “para trabajar en conjunto en busca de una salida a la situación”, al sostener la importancia que tiene la foresto industria para la economía de la provincia.

“Históricamente la foresto industria ocupó gran cantidad de personal, siempre fue un gran demandante de manos de obras. Evidentemente no hay grandes esperanzas de que esto se reactive la semana que viene o el mes que viene. Ojalá haya apenas solo uno o dos meses de parate nada más. Entonces con algunas medidas como las que mencionamos recién o con intervención de la provincia o los programas Repro (Programa de Recuperación y Sostenimiento Productivo), donde el estado nacional disminuye la carga social sobre los salarios y un conjunto de medidas que podría paliar un poco la situación como para pasar el mal momento y no estar despidiendo gente que es el gran riesgo”.

Sobre las determinaciones que tomó el actual gobierno de Javier Milei sostuvo: “Sabíamos que iba a ver un ajuste, que había que hacer un ajuste que eso nadie lo va a discutir porque no podíamos seguir emitiendo gratuitamente y generando inflación y no sabíamos dónde explotaba. Pero, bueno no pensamos que las medidas de ajustes iban a ser tan bruscas y sin paliativos, es lo que estamos tratando de hablar con las autoridades al menos a nivel provincial, para buscar algunas válvulas que vaya regulando un poco la crisis”.

Trabajadores no se merecen esto

“Es una pena en un país, donde empresarios y trabajadores que han demostrado ser capaces de superar crisis anteriores, se encuentren en esta situación”, dijo el secretario General del Soime, Domingo Paiva.

Planteó que “los trabajadores no se merecen esto. Nada hicieron para que el país se endeude y ahora, un trabajador que no puede llevar su salario a su casa no tiene forma de vivir”.

Tampoco puede vivir con menos ingresos, al mencionar lo sucedido con la empresa Henter “con recortes de 50% a 60% de sueldos a los trabajadores que fueron licenciados para evitar el cierre de la empresa”.

Esta empresa emplazada en Montecarlo tuvo que suspender hasta el 31 de marzo a 100 trabajadores. Con esta realidad y con todo lo que está sucediendo “vemos con gran preocupación lo que está ocurriendo y los pronósticos que estamos escuchando”, añadió Paiva.

No votaron para sufrir

“Ahora los trabajadores están hundidos en la pobreza, a raíz de las políticas implementadas por distintos gobiernos y con el actual gobierno, empeoró mucho más y estamos seguros que no votaron para sufrir, como lo hacen los trabajadores y los jubilados, en definitiva, toda la familia”. 

Observó que el problema es grave, porque ya afecta la alimentación y están padeciendo los niños y jubilados por este salvaje ajuste.

Por eso, “desde el Soime apostamos y seguiremos haciendo el esfuerzo para revertir esta situación. Siempre estaremos defendiendo a los trabajadores y porque no a los empresarios como lo hicimos siempre en cuanto a la gestión que se pueda hacer”.

El dirigente del Soime solicitó al gobierno nacional “que lleve adelante su política, pero con los trabajadores adentro de las fábricas, con los trabajadores produciendo, con las empresas produciendo para el mercado interno y externo porque están preparados para eso”, concluyó.  

¿Que opinión tenés sobre esta nota?