martes 16 de abril de 2024
Muy nuboso 18.4ºc | Posadas

El templo del sufrimiento

Tokio fue de menor a mayor ante Tostado de Santa Fe. Tras un flojo primer tiempo, aprovechó el cansancio de su rival, mejoró en las distintas facetas del juego y se impuso 60-56 para mantenerse como líder de su zona en la Liga Federal de básquet.

domingo 03 de marzo de 2024 | 0:42hs.
El templo del sufrimiento
Le costó, pero terminó festejando en casa y ante su gente. //Fotos: Natalia Guerrero.
Le costó, pero terminó festejando en casa y ante su gente. //Fotos: Natalia Guerrero.

Cada partido será una verdadera batalla. Deberá acostumbrarse Tokio a sufrir cada minuto para poder gozar. Esta noche, en el marco de la 2ª fecha de la zona Norte de la Liga Federal de básquet, el equipo misionero fue de menor a mayor, revirtió una prematura desventaja de 18 puntos y venció 60-56 al duro Atlético Tostado de Santa Fe.

Tostado sorprendió en el arranque del juego con una intensidad que Tokio claramente no esperaba. A partir de la efectividad de Mauro Natta, el buen acompañamiento de Espeche y la movilidad de Ernesto Skidelsky, el conjunto santafesino marcó presencia en el juego perimetral y mostró su potencial en los primeros minutos. El Japonés no encontró las herramientas para destrabar la muy buena defensa de su rival y tampoco pudo hacer valer su faceta defensiva a la hora de contener a un adversario directo y muy intenso.

El equipo de Agustín Ponissi sintió cada estocada y pagó de la peor manera la desconcentración inicial.

El equipo dirigido por Enrique Lancellotti además sacó rédito de sus variantes, que lejos estuvieron de desentonar. El 11-25 del primer cuarto fue el fiel reflejo de lo que mostró uno y otro en los primeros 10 minutos de partido.

Una bomba de Mario Espeche en la reanudación del juego no hizo más que ratificar el buen momento visitante. Entre tantos otros, el gran mérito de Tostado estuvo en saber capitalizar siempre el tiempo necesario para tomar la mejor opción de tiro. Nunca se desesperó y movió la pelota de un costado a otro de la cancha a la espera de la mejor resolución.

El pressing asfixiante que tan bien caracteriza al Japonés no fue un obstáculo para el equipo santafesino, que demostró que más allá de la derrota en el debut ante Colón, apenas 24 horas antes, tiene armas como para pensar en grande.

La experiencia de Tabbia contribuyó a que Tokio vea algo de luz al final del túnel. Sus 11 puntos en el segundo parcial, pero sobre todo sus ganas, generaron optimismo de cara al segundo tiempo.

Tostado, como era esperable, bajó sus registros de efectividad en lanzamientos de campo, en parte por la rotación que decidió Lancellotti y otro tanto por una defensa local que mostró un mayor compromiso. El dueño de casa se llevó el parcial 16-11 y achicó a 9 (27-36) la desventaja con 20 minutos por delante.

Ya en la última parte explosivos tres minutos iniciales de Tokio transformaron el Templo en una caldera. Rápidas transiciones de Rodríguez Seu y Tabbia, más dos bombas de Silvestrini, dejaron al dueño de casa a un punto (41-42) promediando el tercer segmento. Un triplazo de Tabbia (con falta incluida) le dio la primera ventaja al local para el delirio de todo el público presente.

Tostado, que lógicamente iba a empezar a sentir el desgaste realizado en Corrientes en la noche del viernes (además del viaje), empezó a decaer en intensidad, determinación y vértigo, cualidades que por otra parte comenzaron a tomar protagonismo en la vereda de enfrente.

Pero en el momento más complicado y cuando peor la estaba pasando, Tostado se apoyó en la jerarquía individual del tridente Skidelsky-Natta-Espeche y, pese a perder el parcial 22-14, llegó al último cuarto con la mínima ventaja (50-49).

A partir de ahí cada detalle empezó a ser preponderante. Cada error cotizaba en moneda de oro. Fueron 10 minutos con el cuchillo entre los dientes.

Fue un intercambio de aciertos y errores. Sobre todo de errores. La cuestión mental también influyó en la toma de decisiones. Pero en los últimos 2 minutos Tokio impuso una férrea defensa que "secó" al visitante.

Natta, el mejor valor santafesino, perdió una pelota clave a falta de 18 segundos con el tablero 58-56 y en esa pelota se desató el festejo. El experimentado González no falló desde la línea y Tokio se abrazó a un triunfo impensado en el comienzo y altamente festejado, que le permite seguir mirando a todos desde arriba.

Tabbia fue el goleador de la noche con 22 puntos y los parciales fueron los siguientes: 11-25, 16-11, 22-14 y 11-6.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias