domingo 03 de marzo de 2024
Cielo claro 28ºc | Posadas

Tocarán en peñas y otros espacios durante el festival

Misiones presente en Cosquín de la mano de jóvenes artistas

El violinista Andresito de Lima junto a su grupo conformado por el percusionista Carlitos Chemes y Adrián Ramírez en la voz tienen el sueño de hacer su música en la capital nacional del folclore y para solventar el viaje lanzaron un bono colaboración

sábado 20 de enero de 2024 | 4:00hs.
Misiones presente en Cosquín de la mano de jóvenes artistas
Foto: Marcelo Rodríguez
Foto: Marcelo Rodríguez

De la música vienen y por la música van las nuevas generaciones de artistas. Con el legado de los grandes como estrella que orienta y a la vez con sus pasos de estreno fijando los rumbos propios. Y en este andar creciendo el arte buscan los espacios para expresarse y coplear fuerte su voz que es presente y futuro de la cultura.

“Nos encantaría sentir el apoyo de los músicos ya consagrados, que haya más espacios para los jóvenes en los escenarios, que pueda darse el encuentro entre generaciones porque sabemos que tenemos mucho por conocer y tenemos muchas ganas de aprender”, dijo Andresito Roberto de Lima, violinista de 16 años que viaja al 64º Festival Nacional de Folclore de Cosquín, para ser parte del circuito de peñas y presentaciones en espacios públicos del mítico evento cordobés.

Bono colaboración

Para cumplir el sueño de esta gira coscoína, la agrupación que lleva el nombre de Andresito y se completa con Carlitos Chemes en percusión y Adrián Ramírez en la voz lanzó un bono colaboración de 1000 pesos que se sortea el sábado 20 a las 22 por la Quiniela Nocturna Plus. El premio consiste en cuatro obras literarias de autores misioneros, una para cada ganador.

“Agradecemos mucho el apoyo de los escritores misioneros con sus obras y contamos también con que la gente pueda darnos esta mano enorme de colaborar adquiriendo el bono para que podamos hacer este viaje y vivir la experiencia de Cosquín, que siempre es muy enriquecedora”, indicó Andresito.

Mientras, Carlitos Chemes (20), percusionista y bailarín que toca el bombo legüero y el cajón peruano en la banda, resaltó que la gran meta es poder llegar algún día al escenario mayor de Cosquín y para ello vivenciar el festival que se respira en cada rincón de esa ciudad turística más allá de la Plaza Próspero Molina “es algo único y que nos ayuda a crecer un montón”.

“Vivir Cosquín es inolvidable, en cada lugar, calle, balneario, en la peatonal, en los bares y peñas, se respira música y danza, por ahí estamos tocando y se unen otros músicos sean conocidos o no y la gente aplaude y pide canciones, pienso que es de las cosas más hermosas para un artista”, consideró.

La banda Andresito se conformó hace dos años, hace repertorio de folclore regional y nacional y prevé este año trabajar en la grabación de estudio de algunas canciones. Además de Andresito, Carlitos y Adrián en algunas oportunidades se suman más músicos al staff.

“Estuvimos en el PreCosquín en Oberá y nos fue bien aunque no quedamos seleccionados y vamos a seguir estando porque es nuestro sueño llegar al escenario mayor aunque es difícil porque solo llegan unos pocos de toda la Argentina, pero es algo por lo que trabajamos paso a paso, personalmente siempre fue mi sueño”, enfatizó Andresito.

“Nosotros amamos el folclore, es la música que nos llena el alma y cuando tocamos nuestra música sentimos orgullo de ser misioneros, en Cosquín tocamos un chamamé o tocamos ‘Posadeña Linda’ y la gente de todo el país canta con nosotros y baila y es muy emocionante”, subrayó.

Música que une

La amistad personal y artística de Andresito y Carlitos se fue forjando en la escuela secundaria, en el Colegio Nº1 Martín de Moussy. “Yo empezaba el secundario y Carlitos ya estaba terminando, él era el presidente del Centro de Estudiantes y yo el vice, así nos conocimos y después recién surgió lo de la música cuando empezamos a hablar más de todo un poco”, rememoró Andresito.

Como referentes estudiantiles en ese momento organizaron un festival que tuvo mucha aceptación entre sus pares y la idea del violinista es este 2024 generar más espacios de encuentro desde la música en la escuela como una manera de fortalecer la pertenencia y el compañerismo.

“A muchos chicos les gusta la música, estudian un instrumento, pero no se animan a mostrar. También hay una falta de motivación en parte de los jóvenes para ir a la escuela y siempre hablamos que la música es un puente para encontrarse, y con el nuevo centro de estudiantes pensamos en generar espacios para la música y que los jóvenes como estudiantes aportemos a que la escuela sea un lugar mejor”, reseñó Andresito que fue electo presidente del centro estudiantil del Nacional.

En este sentido, uno de los objetivos es fundar la orquesta estable de la escuela. “Cuando hicimos la peña vinieron muchísimos chicos, todos vestidos con traje tradicional y fue relindo, los jóvenes quieren tener sus espacios para expresarse y para mostrarse tal cual son”, ponderó Carlitos.

Orígenes y senda

Andresito estudia violín desde los cuatro, en su casa desde siempre la música popular argentina fue la lengua madre. “Soy de Garupá, de la tierra de Ramón Ayala, es un orgullo para mí eso; mi papá Toty de Lima es periodista, ama el folclore y en casa siempre suena mucha música de todos los géneros. Recorrimos muchos festivales”, precisó sobre su abrazo a la música.

En su formación musical pasó por las orquestas de Grillitos Sinfónicos, Parque del Conocimiento y actualmente cursa en la Escuela Superior de Música a la vez que tiene proyectos independientes y subió a escenarios en la provincia y en otros puntos.

Al insistir en que es necesario el apoyo de los consagrados contó “Yo subí a muchos escenarios de la mano de Rulo Grabovieski y los 4 Ases, Rulo es mi padrino artístico y tiene una generosidad y una humildad que es parte de su grandeza. Con él no te ponés nervioso para actuar, te enseña a disfrutar de la música. Siempre dice que si el músico siente lo que está haciendo eso se transmite al público”.

Andresito estudia otras cuerdas como guitarra y charango, también teclado y canto. “Empecé a estudiar teclados por consejo de Chango Spasiuk. Me recomendó eso para afinar más el oído, en el violín uno tiene que acertar las notas digamos mientras que los teclados te marcan la nota y eso sirve mucho para la precisión”.

Según su mirada, las nuevas generaciones tienen mucho para aportar a la escena folclórica actual, “hoy lo que más escuchan los jóvenes es la música urbana pero también hay muchos jóvenes que hacen otros géneros y estilos como el folclore y en un punto uno tiene la cabeza más abierta por todas estas músicas que circulan y para buscar y generar cosas nuevas sin perder la esencia y los orígenes”.

Aquí recogió los dichos del artista riojano Sergio Galleguillo. “Galleguillo hace un tiempo había pedido más participación de los jóvenes en el folclore, en la grilla de los festivales, que se apoye más a los músicos jóvenes, pasa que cuesta muchísimo llegar a los escenarios y tener la guía de los grandes maestros es siempre algo bueno que te alienta a seguir estudiando y mejorando”, concluyó.

Andresito fue declarado recientemente por el Concejo Deliberante de la Municipalidad de Garupá como Embajador Cultural “por sus contribuciones significativas a la promoción y enriquecimiento de la cultura”. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias