jueves 29 de febrero de 2024
Lluvia moderada 25.7ºc | Posadas

Por culpa de El Niño o La Niña

lunes 27 de noviembre de 2023 | 6:00hs.
Por culpa de El Niño o La Niña

Por Ramón Claudio Chávez Exjuez federal

La educación de los niños se fue modificando en nuestra sociedad de acuerdo a los cambios en la enseñanza y los nuevos paradigmas de los avances tecnológicos.

Desde aquella educación conservadora por parte de los padres, hemos avanzado hacia los parámetros actuales, donde “los chicos bajitos”, parecen iguales, pero no lo son.

Las formas de relacionarse conllevan a distintos estereotipos entrelazados en la sociedad moderna. Los niños y las niñas manejan desde muy pequeños los aparatos electrónicos y todos los juegos que traen consigo. Los chicos casi no juegan los juegos de antaño, que han sido reemplazados por los nuevos héroes, coreanos, chinos, o japoneses, que abundan en las nuevas aplicaciones.

Esta destreza para entretenerse con los celulares o tablets, nos permite ver a pequeños aislados; o, mejor dicho, enfrascados en los aparatos con los cuales fueron creciendo.

Esta nueva situación ha nivelado a las niñas con los niños ya que ambos pueden entretenerse con las mismas cosas.

En épocas no muy remotas, los niños por lo general, se entretenían con los juegos al aire libre, y las niñas en los juegos de sala. Por ese motivo los padres juzgaban a los pequeños en forma distinta. Aunque ese esquema podría generar injusticias en favor de las pequeñas “que zafaban” de las sanciones, cuando tenían las mismas responsabilidades que sus hermanos.

Los fenómenos de la naturaleza y el cambio climático están íntimamente ligados con el daño que ha hecho el hombre al ecosistema mundial, por lo que, suele decirse que constituyen un castigo hacia esa conducta inapropiada.

El estudio de la meteorología ha permitido tener un conocimiento previo a lo que la naturaleza nos entregará en término de días, semanas o meses. Recomendando a la población a tomar los recaudos para protegerse y proteger los bienes ante lo imprevisto.

Es muy curioso, pero los huracanes tenían por lo general un nombre de mujer. Esto ocurría porque el organismo autorizado para identificarlo era la “Organización Meteorológica Mundial, donde los científicos eran en su mayoría hombres; entonces bautizaban a los fenómenos climáticos con el nombre de sus “novias, esposas, o madres”. Así aparecieron “Irma, Katrina, Lidia etcétera.

El nombre de “Katrina” fue retirado ya que su devastador paso produjo miles de muertos. Empezaron a surgir nombres masculinos- “Andrew”-ante el reclamo social de atribuirle a las mujeres los daños que producían estos fenómenos excepcionales.

La provincia de Misiones y el norte de Corrientes, por su particular ubicación geográfica, han sido castigados por los fenómenos de la naturaleza en forma intensa.

En la década del 60 una lluvia interminable de invierno trajo como consecuencia la extraordinaria crecida de los ríos Paraná y Uruguay, con todos los inconvenientes que ello genera; abandono de los hogares ubicados en las márgenes de los ríos, pérdidas materiales por el avance desmesurado de las aguas, clausuras de calles y rutas, etc.

En esa ocasión, las radios eran el único medio de información junto con los periódicos. La gente se enteraba que un hombre que habitaba la orilla del río Uruguay fue arrastrado por las aguas agarrado en un tronco de un árbol desde la localidad de San Javier, Misiones, hasta Santo Tomé, en Corrientes, donde pudo llegar a la orilla y ser atendido por las autoridades sanitarias.

La desaparición sistemática de las forestaciones protegidas ha llevado a los estados a replantear sus mecanismos de defensa, ante los fenómenos naturales y precipitaciones abundantes que según sostienen los expertos, serían la consecuencia de la ausencia de la flora en la región.

Períodos extemporáneos de “sequía”, o “lluvias” abundantes fuera de temporada son la muestra palpable de lo que está ocurriendo u ocurrirá en los próximos meses.

Se los ha bautizado con el nombre de “El Niño” y “La Niña”, no sabemos por qué razón, pero el año pasado el período de secas se extendió al verano, provocando incendios forestales en el norte de Corrientes y en parte de nuestra provincia. Este año, las lluvias intensas, tormentas con granizo y vientos huracanados fueron una constante por espacios considerados fuera del período de lluvias abundantes.

El Niño al igual que La Niña son ejemplos evidentes de los cambios climáticos globales, como parte fundamental de un vasto y complejo sistema de fluctuaciones climáticas. El Niño es conocido como el período cálido y La Niña como el período frío.

La presencia de estos fenómenos genera inconvenientes en la población, durante los tiempos de sequía los incendios están a la orden del día, al igual que las temperaturas extremas. Las lluvias excesivas terminan ocasionando crecidas en los ríos, la evacuación de las personas en riesgo y la pérdida de sus enseres hogareños.

El avance de las aguas es implacable, anegamiento de caminos terrados, interrupción de pasos en las rutas, las consecuentes pérdidas económicas en el amplio sentido de la palabra.

Las plantaciones requieren de las lluvias para su crecimiento, pero cualquier exceso también es un riesgo para la posterior cosecha.

Como en tiempo de antaño los padres podían imponer correctivos a los niños y niñas; con El Niño y La Niña la naturaleza decide por sí misma.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias