lunes 04 de marzo de 2024
Muy nuboso 26ºc | Posadas

La misa de los colonos

lunes 28 de agosto de 2023 | 6:00hs.
La misa de los colonos

El 27 de agosto se celebra la llegada de los “Primeros Colonos” a Apóstoles. Por entonces era la Reducción Jesuítica de San Pedro y San Pablo. Siete familias polacas, siete ucranianas y una italiana componía ese contingente.

Ese hecho histórico ocurrió en el año 1897 y los inmigrantes recibieron por familia dos lotes de 25 hectáreas a pagar en un lapso de diez años al valor de “un peso por mes”.

El historiador Esteban Snihur realizó un minucioso trabajo de investigación respecto de la vida de este contingente y de otros, que ya se habían asentado en el lugar. El legado que otorgaron a la zona estos pobladores que llegaron allende los mares, ya es parte de la historia.

El trabajo esforzado que debían realizar diariamente para sembrar y cosechar los productos de la tierra, no fue impedimento para que dejaran de conservar sus costumbres, su idiosincrasia, al igual que su religión. En ocasiones, también, entender la incomprensión de los antiguos vecinos del lugar.

Habrá sido muy duro adaptarse a otro idioma, otra manera de sobrevivir, y recordar con nostalgia a los seres queridos que se quedaron lejos, con la incertidumbre de saber si alguna vez en la vida podrían reencontrarse con ellos o no. Hay un viejo dicho popular que dice :“el tiempo cura todas las heridas”.

No fue solo Apóstoles donde se asentaron las colonias. Azara, Garruchos, Concepción de la Sierra, Tres Capones, Las Tunas y Fachinal, también se poblaron de hombres y mujeres de origen eslavo, que vinieron a forjar esa nueva América.

En muchos de esos hogares se seguía hablando el idioma de origen. Algunos niños nacidos en estos pagos no hablaban castellano hasta que ingresaban a la escuela donde la dificultad era doble. Por eso los colonos que poseían alguna enseñanza, debían ayudar a sus hijos en las tareas escolares.

La religión era de suma importancia para los inmigrantes; los descendientes polacos eran por lo general católicos. El catolicismo entró a Polonia en el año 966.

En Posadas, en la avenida Mitre cerca del mástil hay un monumento bastante abandonado que recuerda esa fecha y fue construido en 1966 en conmemoración del Milenio.

Los ucranianos por su parte, pertenecían a la Iglesia Rutena o Rutenia; similar a la católica, pero sin depender exclusivamente del Papa.

 Los curas no estaban obligados a guardar el celibato; decían pertenecer a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana que celebraban la Semana Santa, Navidad y Año Nuevo en fechas distintas de los católicos.

Para las familias el tema religioso era muy importante, ya que el trabajo en la chacra demandaba toda la semana pero el domingo era de descanso y espiritualidad. Las iglesias y capillas oficiaban misas para los colonos en su idioma natal y en latín, con particularidades propias de las raíces de los inmigrantes.

La denominada Iglesia Rutena, hoy Ucraniana, estaba como actualmente ubicada frente a la Plaza Belgrano. Los colonos venían con sus carros desde la chacra para participar de la ceremonia como si fuese un acto solemne. Los hombres de traje, corbata, zapatos negros acordonados y lustrados con betún. Las damas con vestidos elegantes acorde con su condición social.

La misa en idioma ucraniano era cantada, extensa, demoraba aproximadamente dos horas; los hombres se sentaban de un lado y las mujeres del otro en la nave del templo.

Una misa más breve no incluía todos los cantos.

Un sector pertenecía a los denominados “hablantes del Cirílico” que englobaba a Ucrania, Bielorrusia, Serbia y Rusia. La ceremonia religiosa difería en parte con la Rutena.

La Iglesia San Pedro y San Pablo, los domingos a las misas de la mañana le agregaba una tercera, que el cura párroco explicaba, era “la misa de los polacos”. La liturgia era brindada en idioma polaco.

Los fieles venían a las iglesias en sus respectivos carros típicos tirados por una yunta de caballos; permanecían en gran número en la calle o en los amplios espacios abiertos existentes en esa época durante la ceremonia religiosa.

Los colonos, ucranianos y polacos, o descendientes de éstos, acostumbraban a visitarse los días domingos en la chacra de un vecino o pariente en horas del mediodía y permanecer en el lugar para compartir el almuerzo y la larga charla hasta el atardecer. Siempre eran bienvenidos.

El pueblo incipiente fue modificando con el correr de los años su estructura edilicia, como las actividades habituales de antaño. La vocación sacerdotal fue decreciendo, los curas debían aprender los idiomas de los colonos mientras estudiaban y eran insuficientes en número para atender todos los requerimientos; por lo que las misas en polaco o en ucraniano se desarrollaban una vez al mes.

Los hijos de esos mismos colonos ya no hablaban frecuentemente el idioma de sus ancestros debido al inconveniente de la carencia de sacerdotes para oficiar las misas, se terminaron incorporando al resto de la población que concurría a dichas misas en castellano.

El progreso de los pueblos, los nuevos medios de comunicación, los automotores, hicieron el resto para que esa parte colorida de la vida cotidiana fuese desapareciendo de a poco para quedar envuelta en el generoso recuerdo de la nostalgia.

Los carritos de los colonos venían al pueblo entre semana a vender sus productos y realizar compras en los almacenes de Scotto y Llamosas.

Lo que no ha desaparecido es ese recuerdo imborrable, el de los carros llegando al pueblo los domingos para que los colonos concurran a misa; y el trote de los caballos más el ruido de las ruedas girando en esos caminos polvorientos.

Hasta parece que observamos el regreso de “Fraño” y su familia, luego de cumplir con la iglesia, volver por ese mismo camino con el rostro sonriente luego de compartir con amigos o vecinos ese valor tan enraizado en ellos.

Esos domingos de misa, de polacos o ucranianos, serán el comentario obligado a sus nietos, cuando la vida haya pasado tan rápido; aunque no parezca.

Por Ramón Claudio Chávez
Exjuez federal

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias