miércoles 28 de febrero de 2024
Cielo claro 25ºc | Posadas

Me lo contó un policía (Basado en hechos reales)

Un yacaré en mi cumpleaños

sábado 26 de agosto de 2023 | 6:00hs.
Un yacaré en mi cumpleaños

Por Luis Eduardo Benítez Comisario general (RE), Abogado

Cuando cursamos la antigua Escuela de Policía General Manuel Belgrano (hoy universidad) logramos conocidos, camaradas y amigos; entre estos últimos, tuve la suerte de estrechar una relación de amistad (por más que fuera mi superior jerárquico en ese momento) con un joven rubio oriundo de San Ignacio a quien simplemente yo lo llamaba Gringo; los demás le decían cariñosamente Cabezón y lo cargaban diciendo que se utilizaba mucha tela para confeccionar un birrete a su medida. Este amigo era guitarrero y mejor cantor, además de muy buena persona, y nuestra amistad perduró hasta que hace algunos años Dios se lo llevó, aunque siempre lo tengo presente en mis recuerdos. Al recibirnos con el grado de Oficial de Policía, fuimos destinados a distintas localidades y, por esas cosas que tiene la profesión, dejamos de vernos durante varios años.

En la década del 90 yo me desempeñaba como Jefe de una Comisaría de Puerto Iguazú y mi amigo, como Jefe de la Comisaría de Mártires, coincidimos en una reunión en Posadas y durante el almuerzo me contó la siguiente historia: me dijo mi amigo que la localidad de Mártires es pequeña y casi todos se conocen, al igual que la dependencia policial, con una mínima dotación de efectivos, ya que por suerte, también existen pocos problemas; me relató que un sábado coincidió con su cumpleaños, así que organizó un asadito en la casa destinada al jefe, lindante a la comisaría, y compartió con algunos amigos y visitas que llegaron de sorpresa. Me contó El Gringo que recibió de regalo un zapato mocasín color marrón que era su preferido.

Me dijo: “No te voy a mentir, tomamos un vino, pero todo dentro de lo normal, y finalizado el almuerzo, los visitantes se retiraron y yo me acosté a dormir una siesta; de repente me levanté sobresaltado por los llamados que me hacía la guardia, me vestí rápidamente y con mi zapato nuevo, caminé hacia la comisaría; el patio, que no tenía cerco ni tejido se había llenado de vecinos curiosos, y en el medio de estos y los policías, ¡un yacaré! Me informó la guardia que una hora antes alguien avisó que el reptil había aparecido en un arroyo cercano, una patrulla concurrió al lugar, trataron de capturarlo, el animal se vio arrinconado e intentó defenderse, y los efectivos no tuvieron mejor idea que efectuarle dos disparos, luego lo ataron con una soga y lo trajeron a la Unidad”.

“Yo vi que el animal aún estaba vivo, pero inmóvil; me paré sobre el animal con las piernas abiertas como había visto en Discovery, para tomarlo de la cabeza, pero este animal con un movimiento relámpago hacia su derecha, me alcanzó a tomar la punta del pie derecho, perforó mi zapato nuevo y me arrancó parte del dedo gordo, por suerte me soltó; no recuerdo haber sufrido un susto similar, ni siquiera en un enfrentamiento. Casi inmediatamente recibí un llamado telefónico de Jefatura de Policía, donde ya estaban al tanto del hecho a través del Ministerio de Ecología”.

“Lamentablemente el animal no llegó con vida a una veterinaria de Oberá, donde lo trasladamos. Todos recibimos una sanción disciplinaria a raíz de un sumario administrativo que se nos instruyó. Nunca supe como apareció ese bicho en ese arroyo, lo único que sé es que fue el peor susto de mi vida, y encima ¡en mi cumpleaños! Y para colmo perdí parte del dedo gordo y mi zapato nuevo. Sólo a mí me puede pasar todo esto, Negro”, me repetía mi amigo. Seguramente habrá sido el único enfrentamiento en la historia, entre un yacaré malherido y el Comisario del pueblo.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias