miércoles 01 de febrero de 2023
Muy nuboso 33.7ºc | Posadas

El paciente está internado en el Hospital Garrahan

Adolescente de Garupá grave con diagnóstico de leishmaniasis visceral

El chico de 14 años tuvo insuficiencia hepática y se resolvió su traslado urgente desde Posadas. En Buenos Aires se confirmó el diagnóstico y ayer mostró mejorías.

domingo 22 de enero de 2023 | 2:00hs.
Adolescente de Garupá grave con diagnóstico de leishmaniasis visceral
La Lutzomyia longipalpis pica al perro enfermo y luego a los humanos. //Foto: Archivo.
La Lutzomyia longipalpis pica al perro enfermo y luego a los humanos. //Foto: Archivo.

Un adolescente de 14 años de Garupá se encuentra internado en el Hospital Garrahan de Buenos Aires tras ser diagnosticado con leishmaniasis visceral (LV), enfermedad parasitaria transmitida por el flebótomo Lutzomyia longipalpis, mbarigüí o mosca carachai, luego de picar a un perro enfermo.

El muchacho presentó falla hepática y en primera instancia los especialistas no descartaron que pueda necesitar un trasplante de hígado.

Antes de llegar al Garrahan el paciente fue atendido en el Hospital Pediátrico Doctor Fernando Barreyro, de Posadas, pero la gravedad del cuadro obligó a que sea trasladado de forma urgente a la Capital Federal, donde se confirmó el diagnóstico.

En diálogo con El Territorio, la médica pediatra hematóloga Sandra Borchichi, integrante del equipo de salud que atendió en un primer momento al paciente, detalló el cuadro con el que se encontraron.

"Es un niño de 14 años que luego de Navidad comenzó con dolor abdominal, luego la mamá notó que se pone amarillo y por eso consulta", explicó la especialista.

Al ingreso al centro de salud posadeño el chico no tenía historial de haber tenido fiebre prolongada, síntoma que puede servir para sospechar de un cuadro como leishmaniasis.

"Con los análisis que fuimos recibiendo se diagnostica una falla hepática severa, con aumento de las enzimas hepáticas y la bilirrubina, y alteración en la coagulación", contó Borchichi sobre el complejo cuadro clínico.

En los estudios de rigor también se observó que el joven presentaba anemia y glóbulos blancos bajos, al igual que las plaquetas.

"Fue valorado tanto por el Servicio de Hematología como el de Gastroenterología, donde se evaluó la urgencia de esta falla hepática y de requerir un trasplante, en ese momento era importante su derivación y no atrasarla", comentó la hematóloga sobre los motivos que pesaron para el traslado urgente a Buenos Aires.

Luego agregó que desde Posadas continúan en diálogo con el centro de salud porteño.

Por otro lado, Borchichi sostuvo que este caso fue particular y no se comportó como otros de leishmaniasis visceral.

"La LV tiene una presentación habitual de fiebre de más de diez días, esplenomegalia (bazo agrandado) y plaquetas bajas. La verdad es que este tipo de cuadros está solo descrito en algunos casos aislados que, haciendo una revisión bibliográfica, fueron vistos sobre todo en la India. Evidentemente este caso deberá ser publicado debido a la muy baja frecuencia de presentación", consideró.

Rastrillaje

Además, se pudo saber que tras consulta con los tutores se conoció que la familia tuvo perros que murieron por leishmaniasis. En ambientes urbanos, este animal de compañía es el principal reservorio de la enfermedad y tras ser picado por la Lutzomyia el vector pica al humano y le puede transmitir el parásito.

Este medio también se comunicó con la médica infectóloga pediátrica, Liliana Arce, referente de leishmaniasis en el país. Si bien no atendió al paciente, detalló que al enterarse del caso se contactó con sus colegas del Garrahan.

"En Buenos Aires les llamó la atención que la serie blanca de los glóbulos blancos y las plaquetas estaban bajas, eso puede ser causa de leishmaniasis visceral. Otra cosa que fue contundente fue el antecedente ambiental de dos perros fallecidos por leishmaniasis visceral", comentó y agregó: "En Misiones los profesionales actuaron correctamente y la doctora Borchichi es una referente nacional en ver leishmania en médula ósea. Pero en este caso urgió la insuficiencia hepática, por eso se lo derivó".

Arce indicó que el chico pudo haber desarrollado no una forma crónica de la enfermedad, que suele ser más habitual, sino una aguda.

En esa línea, explicó cómo se suelen presentar los cuadros viscerales en Misiones.

"Como diagnóstico de sospecha, cuando tenemos un paciente con cuadro febril prolongado, es decir, más de dos semanas de evolución y que a veces incluso puede tener días sin fiebre, eso es suficiente para pensar en leishmaniasis visceral. Pero estamos acostumbrados en la provincia a recibir leishmaniasis visceral crónica, el 90% de los casos tuvo cuadros febriles prolongados, desnutrición, diarrea, edemas por falta de albúmina. Es decir que estamos acostumbrados a ver el Kala-azar, la fiebre prolongada por leishmaniasis visceral", dijo, algo que en este caso no pasó.

"La otra cosa importante es que a veces en pacientes con bajas defensas, inmunosuprimidos, el cuadro se presenta en forma muy atípica, sin fiebre, con síntomas de tipo gastrointestinales como una falla hepática o diarrea crónica, con síntomas pulmonares. En este chico también se descartó el HIV, que es una de las patologías de base que hacen que se presente en forma atípica", agregó y resaltó que la leishmaniasis tiene la capacidad de coexistir con otras infecciones.

Una vez que ingresa al cuerpo, el parásito se aloja en la médula ósea. "Le gusta todo el sistema reticuloendotelial, entonces va al hígado y al bazo y baja todos los componentes de la médula y aumenta el tamaño del hígado y el bazo. Los chicos llegan muy desnutridos, sangrando porque altera la coagulación y favorece las infecciones agregadas. Pero creo que este chico salió fuera del contexto de lo que esperamos, que es una fiebre prolongada durante más de dos semanas", precisó.

Cuando el muchacho llegó a Buenos Aires y la sospecha se inclinó por leishmaniasis, se le realizó un punción de médula ósea que se envió al Instituto Nacional de Parasitología Doctor Mario Fatala Chabén, donde una prueba de PCR para detectar el ADN del parásito dio positivo y confirmó el cuadro.

Arce actualizó que ayer, con la medicación correspondiente, el chico comenzó a mostrar mejoría y salió del estado de insuficiencia hepática.

"El tratamiento se hace con un medicamento durante cinco días y después se va viendo si hace falta otros cinco días más, el chico está evolucionando bien, pero se sigue investigando si no tiene una coinfección que hizo este cuadro de insuficiencia", finalizó la médica especialista. 

En ambientes urbanos el perro es el reservorio del parásito

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias