viernes 09 de diciembre de 2022
Nubes dispersas 32.1ºc | Posadas

Un golpe inesperado que abre interrogantes

martes 22 de noviembre de 2022 | 21:35hs.
Un golpe inesperado que abre interrogantes

El primer paso en Qatar 2022 para Argentina fue un tropezón, un duro tropezón. La Scaloneta llegaba cargada de ilusión, empezó arriba en el marcador, pero no supo cómo romper el cerrojo defensivo de Arabia Saudita, que esperó, tuvo su momento y se llevó un gran 2-1 del estadio Lusail en el inicio del grupo C.

Es fútbol y se puede ganar, empatar o perder, pero el tema es cómo. Argentina tuvo un pésimo inicio del complemento y a partir de ahí no supo volver a meterse en el partido. Varios jugadores no estuvieron a la altura de lo necesario y el equipo se resintió.

A los 7 minutos, penal por un agarrón a Paredes y Messi lo cambió por gol. Idéntica situación que en el debut ante Islandia en Rusia 2018. El 10 se tomó una pequeña revancha, calmado, con temple y la mandó sin problemas al fondo de la red. La buena: el 10 arrancó igual que en Brasil 2014, con un gol en el debut. La mala: otra vez Argentina no pudo ganar en el debut.

En esa primera etapa favorable, Argentina resignó algunos minutos la tenencia de la pelota, pero sin pasar sobresaltos y a la espera de un descuido de Arabia Saudita, que eligió siempre intentar dejar en offside a los jugadores argentinos. Una muestra fue que los de Scaloni terminaron con 7 fueras de juego en el primer tiempo, uno más que en todo el Mundial de Rusia.

La tranquilidad del gol le dio a la Selección de aguardar a un pase justo. Paredes hizo de Riquelme y habilitó a Lautaro Martínez, quien definió con clase, pero el VAR le ahogó el grito al ex Racing. La tecnología privó a la Albiceleste de otras dos conquistas: otra de Messi y otra de Lautaro Martínez.

En esa primera mitad hubo poco de Di María, De Paul y Paredes, los encargados de distribuir en la mitad de la cancha para abastecer a Messi, Papu Gómez y Lautaro Martínez. Sin pasar sobresaltos, Argentina se fue al descanso arriba 1-0, pero lo peor estaba por venir.

Sin reacción

Arabia Saudita iba a tener una o dos y las encontró en el inicio del complemento. Messi la perdió en la mitad de la cancha y, tras un mal cierre entre Romero y Otamendi, Saleh Al Shehri definió cruzado para un inmerecido empate. Cien por ciento de efectividad para los árabes, que en el primer mano a mano lograron convertir.

Los siguientes minutos fueron un desorden total para Argentina. Tanto así que Al Dawsari desparramó a un par de jugadores en el borde del área y la clavó en un ángulo para darlo vuelta. Diez minutos de terror para Argentina, que perdió la brújula y se desesperó. Cometió errores infantiles y los pagó caro.

El palazo fue tan grande para los de Scaloni que el DT movió el banco para darle aire al equipo y herramientas para buscar, al menos, un empate. Pero la cabeza jugó. Argentina se desesperó y Arabia Saudita siempre mantuvo su esquema, se cerró bien atrás y contó con un par de buenas tapadas del arquero Al Owais, luego elegido figura.

Volvió el Messi de la cabeza gacha y se fue el de la sonrisa. El capitán no tuvo esa chispa necesaria para contagiar a sus compañeros y romper un esquema árabe muy cerrado.

Lanzó un tiro libre por arriba, buscó con un cabezazo que terminó en las manos del arquero y se fue masticando bronca de lo que, según sus palabras, fue su último primer partido en una Copa del Mundo.

Aparecieron, otra vez, los fantasmas del exitismo. Argentina perdió un partido y obviamente no fue lo esperado, sobre todo por el nivel de juego. Pero le quedan dos más y desde hoy tendrá que trabajar mucho para mejorar de cara a los que serán sus próximas presentaciones, primero ante México el sábado y el próximo miércoles frente a Polonia.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias