viernes 07 de octubre de 2022
Muy nuboso 18.7ºc | Posadas

Ayer se cumplieron dos meses de la desaparición de Maxi

Ampliaron acusación contra Adilson Zang por el crimen de Diego Pimentel

El brasileño sigue detenido y ahora está acusado de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. Se espera que su situación procesal se defina pronto.

lunes 13 de junio de 2022 | 8:08hs.
Ampliaron acusación contra Adilson Zang por el crimen de Diego Pimentel
El homicidio quedó registrado por las cámaras de seguridad de la casa del detenido. / Foto: Cámara de Seguridad
El homicidio quedó registrado por las cámaras de seguridad de la casa del detenido. / Foto: Cámara de Seguridad

Ayer se cumplieron dos meses de la desaparición de Maximiliano Pimentel (24) en la localidad de Bernardo de Irigoyen y las búsquedas de su familia y la policía con las autoridades del vecino país continúan sin novedades de trascendencia.

El caso, como se sabe, está enmarcado en el contrabando de vinos a Brasil, actividad a la que se dedicaba el joven, quien justamente salió esa noche a transportar cargas. También en el medio fue asesinados a balazos Diego Pimentel (33), quien fue a reclamarle al patrón de Maxi, Adilson Zang (33), por su ausencia.

Zang en estos momentos se encuentra detenido en una celda policial de San Pedro a la espera de que las autoridades del Juzgado de Instrucción Uno de San Pedro definan su situación procesal. La investigación está a cargo de la jueza subrogante  Mariangel Koziarsk,  titular del Juzgado Civil, Comercial y de Familia.

En su primera indagatoria, concretada el 20 de abril, el brasileño decidió declarar y fue imputado por el delito homicidio simple, que prevé una pena de 8 a 25 años. Sin embargo, la novedad más saliente es que hubo un cambio de calificación y ahora está acusado por el mismo delito, pero agravado por el uso de arma de fuego.

Por esta nueva acusación, la semana pasada el imputado fue trasladado nuevamente a una ampliación de indagatoria, en la que le informaron sobre los nuevos elementos en su contra.  En esta instancia, y por consejo de sus abogados, el hombre decidió abstenerse de declarar.

Al respecto, se determinó que el arma con la que fue asesinado Pimentel estaba radicada en Brasil y no era de su propiedad. Es decir, no estaba a su nombre.

Para el abogado defensor Fabián Santa Clara, quien trabaja con su colega Hugo Zapana, su situación no cambia mucho y cree que hay elementos para probar que el hecho se enmarca en un caso de legítima defensa.

“Zang sufrió un apriete en su casa y todas las testimoniales confirman este hecho”, apuntaló.

La familia ofreció un millón de pesos de recompensa por datos de Maxi.

El letrado expresó que Antonio Pimentel, papá de Maximiliano y tío de la víctima mortal, que estuvo al momento del crimen ocurrido el último Viernes Santo, también declaró y entró en muchas contradicciones.

Como se sabe, la balacera entre Pimentel y Zang quedó registrada por un video de las cámaras de seguridad de la casa del detenido. El audiovisual ya fue incorporado a la causa, pero necesita ser peritado para descartar que haya sido alterado de alguna manera. La defensa cree que una vez que esta pericia se concluya, se podría definir la situación procesal del imputado.

En el video se ve como al lugar  llegó Pimentel en una Toyota Hilux junto al papá de Maximiliano, Antonio. Zang salió a recibirlo hasta el portón que da a la vereda. Entonces se ve cómo hablaron por varios minutos a unos pocos centímetros de distancia, primero con el portón cerrado y luego abierto.

En las imágenes se ve cómo la conversación va subiendo de tono y violencia, con ademanes de la víctima, que en un momento extrajo entre sus prendas un arma de fuego. En contrapartida se puede ver cómo Zang trata de mantener la compostura con las manos en los bolsillos.

El registro dura unos 8 minutos y en determinado momento se ve cómo el visitante golpeó en la cabeza con el arma al dueño de casa en varias oportunidades. Luego volvió para su vehículo, estacionado encendido en la calle, y salió de plano.

Ese fue el instante en el cual el detenido aprovechó para abrir fuego: sacó la 9 milímetros que tenía en entre el pantalón y empezó con los disparos, ocultándose detrás del muro ante una posible contraataque. Entonces, con la víctima muerta en el lugar, Zang dejó el arma en el suelo y Antonio salió corriendo de la escena.

Pimentel recibió diez impactos de bala, según la autopsia. Zang, en indagatoria, señaló que el fallecido le había dicho: “Te voy a matar a vos y a tu familia y después voy a prender fuego tu casa”.

Amplió que buscó mantenerse tranquilo porque estaban sus familiares en la casa, pero que empezó con los disparos porque desde la camioneta de Pimentel -cuando éste estaba volviendo- le gritaron “matalo, matalo” y temió por su vida. Aclaró que la víctima también disparó y que en su muro quedaron incrustados cinco disparos.

“No tenemos ni una noticia”

Respecto de la búsqueda de Maximiliano, Zang declaró como testigo sospechoso pero hasta el momento no hay mayores avances sobre esa investigación, que por el momento se lleva adelante en otra causa. Por este hecho, la familia de Maxi apunta directamente al brasileño, quien es señalado como el patrón del joven.

“Sigue todo igual, no tenemos ni una noticia ni una pista, absolutamente nada de nada”, lamentó el domingo a El Territorio Adriana Pinnow, esposa del joven y con quien tiene dos hijos pequeños que, de manera lógica, piden por su papá.

En ese contexto reveló que “la Policía de Argentina nos manda a la de Brasil porque suponen que Maxi cruzó la frontera y dicen que tiene que haber registros de alguna cámara. La Policía de Brasil nos manda de regreso a la Policía de Argentina diciendo que acá se debe investigar. De un lado a otro nos tienen, parece que no quieren trabajar y mientras tanto pasa el tiempo sin que las autoridades avancen en algún sentido”.

Como consecuencia de la angustia generada por no saber qué más hacer, debido a que a nivel judicial y policial los esfuerzos investigativos no se tradujeron en resultados concretos, a fines de abril la familia Pimentel decidió ofrecer un millón de pesos de recompensa para quienes aporten datos certeros que orienten la investigación y conduzcan al hallazgo. Hasta el momento dicho esfuerzo económico no consiguió resultados.

Si bien en la localidad y fuera de ésta, por el contexto de la desaparición -que es el contrabando de vinos- muchos creen que lo ejecutaron, sus familiares todavía suponen lo contrario y encontrarlo con vida es la prioridad.

“Sentimos que nadie quiere colaborar con nosotros, no sabemos qué pasó, si está bien o si no está”, reclamó la esposa de Maxi.


Zang denunció a Antonio Pimentel

Paralelamente al proceso judicial en su contra, mediante sus abogados Adilson Zang (33) inició una querella contra Antonio Pimentel, padre de Maximiliano, quien en declaraciones a El Territorio y otros medios, dijo que el brasileño pertenece o trabaja para la organización criminal PCC.

La presentación por “injurias graves por la prensa” fue presentada ante el Juzgado Correccional y de Menores de Eldorado.

“Zang es un comerciante que no tiene antecedentes en Argentina ni en Brasil, no pertenece a esta organización”, remarcó el letrado Santa Clara, aludiendo que estas acusaciones podrían perjudicar severamente el trabajo de su defendido.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias