viernes 19 de agosto de 2022
Cielo claro 8.7ºc | Posadas

Santo aparte

El arquero misionero Guillermo Bachke fue uno de los verdugos de Guaraní en la final por el ascenso y al mismo tiempo la carta ganadora de Juventud Antoniana en su campaña soñada

jueves 24 de febrero de 2022 | 4:30hs.
Santo aparte

Mientras gran parte de los misioneros todavía lamenta la final perdida por Guaraní en Santiago del Estero, hay otros que transitan días de tranquilidad y felicidad plena.

Juventud Antoniana selló el ascenso al Federal A y dejó con las manos vacías a la Franja en un partido parejo donde los detalles dictaron sentencia. Precisamente en el equipo salteño hay dos representantes de la tierra roja que bien pueden definirse como los verdugos de Guaraní: el posadeño Gustavo Mbombaj, autor del 1-0, y el arquero Guillermo Bachke, quizás el héroe definitivo de la campaña.

Fue en las manos del oriundo de Andresito donde se posaron las ilusiones de todos los hinchas del Santo cuando las papas realmente quemaban.

Si bien apenas tuvo intervenciones en la final, Bachke abrió los candados para acceder al último partido siendo la gran figura en las dos llaves previas, ambas definidas desde los doce pasos frente a Unión del Norte de Tucumán y Talleres de Perico.

“Tenía unos penales atajados pero acá perfeccioné el mote de penalero con la ayuda del entrenador de arqueros”, inició la charla con El Territorio. “La gente me hace saber que soy importante en el equipo y estoy contento porque pude devolver todo ese cariño dentro de la cancha”, agregó.

El arquero de 24 años analizó la temporada recién terminada y fue claro en sus conceptos: “Me pareció una campaña excelente porque estadísticamente lo hicimos muy bien. Salimos campeones invictos y en 15 partidos nos hicieron solamente tres goles, de los cuales uno fue por penal y otro por un error”.

“El partido definitorio iba a ser complicado, como lo fueron todos…no nos tocaron equipos fáciles. Lo tomamos muy seriamente a Guaraní, sabíamos que teníamos que correr más porque ellos se apoyaban en la experiencia. Lo hicimos y llevamos el partido a nuestro terreno”.

“Es justo que Antoniana esté en el Federal A, es merecido. Fuimos una familia durante todo el torneo”, remarcó.

Hoy Bachke se encuentra inmerso en una encrucijada a resolver. Su pase le pertenece a Crucero del Norte, equipo que cuenta con él para el inicio de la temporada en esta misma categoría, pero fue tanto el cariño sembrado en un puñado de partidos en Salta que hoy esos frutos juegan un papel determinante.

“Tengo la posibilidad de quedarme aunque depende de lo que hable con Crucero. Los salteños viven el fútbol de otra manera, es otra la presión…me quiero quedar porque además tengo mi pareja acá, ella es salteña”, dijo. Por lo pronto los trabajos empezarán la semana que viene. “No hay mucho tiempo para definir el futuro”, cerró.

Ángel aparte

Bachke sufrió un golpe durísimo a principios de este año. Jorge, su hermano de 18 años, falleció en Andresito producto del Covid-19 (era paciente de riesgo).  Más allá del bajón entendible, Guillermo supo controlar el dolor: “Lo dije desde el primer momento cuando lo perdimos…él iba a ser el ángel, me guió en este camino y yo sé que lo va a seguir haciendo”.

Efectivamente un ángel aparte es lo que lo llevó a convertirse en la sensación. Tanto fue el furor generado, que Guille sé ganó un apodo particular: Hulk.

“Cuando salgo a la cancha en uno de los tantos partidos, una periodista dijo que salía el ‘Increíble Hulk’ porque estaba vestido de verde. Hoy todo el mundo me carga, ya quedó” (risas).

A Guaraní le quedará juntar los restos y volver a empezar, pero Misiones ganó un valor importante en el ascenso argentino; uno más de los tantos que llevan la bandera con orgullo.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias