miércoles 19 de enero de 2022
Cielo claro 30ºc | Posadas

“Quiero seguir creciendo”

Sin tiempo para festejar el histórico título con Malacateco, el delantero Matías Rotondi ya se alista para un nuevo desafío en la liga de Guatemala

miércoles 05 de enero de 2022 | 6:05hs.
“Quiero seguir creciendo”
Sus potentes remates de derecha fueron clave para levantar la primera copa de Malacateco en toda su historia.
Sus potentes remates de derecha fueron clave para levantar la primera copa de Malacateco en toda su historia.

El año no pudo haber iniciado mejor para el misionero Matías Rotondi. El delantero no solamente se coronó campeón de la Liga de Guatemala de fútbol, sino que además fue el goleador absoluto del torneo con una cuantiosa cifra de 18 goles en 27 partidos. Números que hablan por sí solos y lo convierten a Mati en la sensación del país centroamericano.

El pasado domingo, Deportivo Malacateco derrotó en la final a Comunicaciones y se alzó con el primer título de su historia, el torneo Apertura 2021. Pero el dato curioso es que lo hizo con una plantilla sin nombres rutilantes, con dos técnicos de diferentes estilos y yendo en contra de su historia siempre ligada a la pelea por no descender.

Una buena parte de esta proeza deportiva tiene que ver con el jugador de Puerto Iguazú, quien alcanzó la cúspide de su carrera deportiva a los 29 años. Rotondi dejó la copa a un lado y dialogó con El Territorio sobre su momento en Guatemala, la campaña histórica con los ‘Toros’ y su futuro inmediato.

Fue un 2021 intenso, con idas y vueltas ¿lo ves así?
Sí, fue increíble. Todo lo que pasé el año pasado es para destacar.

Estuve seis meses jugando en Honduras Progreso, un equipo que venía mal y se sabía que iba a pelear el descenso; así y todo asumí el reto, logramos llegar a semifinales y salí goleador del torneo de primera.

Esto me abrió muchas puertas. La idea era salir del Honduras por el maltrato que recibí del presidente del club…no dudé en venir a Malacatán (Guatemala) a pesar de escuchar que era una ciudad fea y que el equipo no era el mejor (apenas había llegado a una semifinal en toda su historia).

Me sumé a la pretemporada y me encontré con un grupo muy sólido y transparente. El deseo de todos era el primer título con un equipo que se había armado sin grandes nombres…hasta mi llegada era desconocida.

Al comienzo no nos fue muy bien. Apenas habían pasado cinco fechas y despidieron al entrenador argentino Matías Tatángelo por los malos resultados.

Con el DT mexicano Roberto Hernández empezamos a remontar jugando bien; poco a poco todo se fue encaminando. Escalamos posiciones y clasificamos entre los cuatro primeros de la tabla siendo el equipo sensación.

La instancia ‘mata y mata’ fue difícil. En cuartos sacamos a Santa Lucía Cotzumalguapa FC, el último campeón, en una serie complicadísima que se definió por las posiciones finales en la fase de grupos.

En semis jugamos contra Antigua, el equipo que más invirtió, y le ganamos 3-1 en el global. Fue todo un acontecimiento histórico para Malacateco llegar a la definición.

Finalmente el título lo sellamos frente a Comunicaciones. En la ida ganamos 2-0 y la vuelta terminó sin goles, en cancha de ellos.

¿Qué impacto generó el título en un municipio postergado como el de Malacatán?
Fue increíble. Todo el pueblo se movilizó de una manera que nunca lo vi en otro lugar…la gente es apasionada.

Cuando volvíamos con el título bajo el brazo, a más de 70 kilómetros de Malacatán la gente ya empezó a hacer una caravana multitudinaria en horas de la madrugada… una locura, una fiesta total.

Fueron seis horas para llegar a la ciudad cuando lo normal es hacer el trayecto en una hora. Una vez en la Municipalidad se levantó la copa. Imaginate el sueño que teníamos (entre risas), no dormimos nada.

El día del partido final había pantallas gigantes por toda la ciudad y en el encuentro de ida ya había colas para entrar al estadio un día antes… los argentinos somos fanáticos, pero en Guatemala no se quedan atrás.

¿Qué diferencias hay entre el fútbol centroamericano y el argentino?
El fútbol centroamericano es más físico que el argentino. De visitante prácticamente no se puede ganar por lo que hay que hacer las cosas bien de local. Pero considero que hay muy buen nivel tanto en Guatemala como en Honduras; se pueden ver muchos argentinos. Fueron cuatro extranjeros los que integramos el plantel campeón: dos uruguayos, un costarricense y yo.

¿Cómo es la vida en Guatemala?
No es fácil. Por suerte me adapté rápido a los escenarios que se presentaron a lo largo de mi carrera. No tengo familia conformada y me resulta más fácil. Pero las centroamericanas son culturas distintas a la argentina; acá por ejemplo no se merienda, se cena temprano a eso de las 19.30. Se come mucho arroz y frijoles. Además la sociedad varía mucho en cuanto a las costumbres.

¿Cuáles son tus objetivos deportivos a corto y largo plazo?
Desde que llegué a Malacatán tenía en claro que no me iba a quedar mucho tiempo, era venir y hacer las cosas bien. Ahora el deseo es seguir creciendo pero me voy a quedar en Guatemala por unos años más, me voy a pasar a Deportivo Municipal (uno de los dos grandes del país, el más campeón). Casi que no hay tiempo de despedidas, tengo que sumarme a la pretemporada porque el campeonato arranca el 15 de enero.

Mi meta a largo plazo es llegar a Estados Unidos o a alguna liga competitiva de Concacaf.

¿Cómo manejas la distancia con tus seres queridos?
Siempre se extraña, sobre todo la familia. Esta es la primera vez que paso las fiestas lejos de Puerto Iguazú, pero valió la pena. La satisfacción después de tanto esfuerzo hace que uno lo disfrute mucho más.

 

Para saber

Mati nació el 29 de enero de 1992 en Puerto Iguazú.

Su debut deportivo fue en el 2010 jugando para Argentinos Juniors, club donde se consagró campeón del torneo Clausura ese mismo año.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias