¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

La obra se puede descargar en su página web

La escritura y el río como herramientas de reinvención

Rodolfo Panza presentó su primer libro 'Se hundió el Marfisa y otros cuentos'. Encontró en sus memorias un nuevo propósito
martes 21 de diciembre de 2021 | 15:10hs.
La escritura y el río como herramientas 	de reinvención
La escritura y el río como herramientas de reinvención

La pluma es la lengua del alma y cuando el alma está cargada de recuerdos, anécdotas y agradecimientos que buscan salir a luz, no queda otra que abrirles la puerta. Así lo hizo Rodolfo Aníbal Panza, reconocido abogado y litigante del foro local, que luego de retirarse de sus labores decidió reinventarse por medio de la escritura.


Con más de 50 años de profesión y luego de atravesar un largo reposo por una enfermedad, dejó fluir sus memorias en ocho piezas compiladas en el libro ¡Se hundió el Marfisa! y otros cuentos del río Paraná. Dedicado a algunos de sus amigos “de corazón y de alma (algunos ya no están) a Juan Carlos Giménez, in memoriam, y a Coco Morgenstern, un hermano”.
Quienes deseen pueden descargar obra de manera gratuita en www.rodolfoanibalpanza.com.ar.


Nacido en Posadas en 1946, egresado del Colegio Roque González y de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad del Salvador, fue presidente del Colegio de Abogados en dos períodos, publicó diversos trabajos de investigación en revistas especializadas, y el año pasado fue homenajeado por haber cumplido cincuenta años en el ejercicio profesional.


“Cuando estuve de reposo volqué mis recuerdos de la adolescencia en estos cuentos a modo de catarsis. Siempre me gustó escribir, así que aproveché la oportunidad”, comienza explicando el autor.


Su ACV provocó una hemiplejía en todo su hemisferio izquierdo y eso me impidió que pudiera escribir a máquina o computadora. “Un profesor de computación venía los jueves, yo le dictaba”, detalla.


En su obra se aprecia una singular descripción narrativa y un minucioso detalle de sus vivencias de la adolescencia, “recordando con ternura a sus seres queridos: padre, hermano y amigos con quienes compartió aventuras diversas, cuando viajaron al histórico y pintoresco lugar conocido como El Ombú. En el transcurso de ese lapso de tiempo, experimentaron todo tipo de sensaciones cambiantes y emotivas que colmaban su afán de aventuras. Vale la pena rescatar el valor histórico y afectivo de esos recuerdos tan bien descriptos, porque hay lugares, hechos y personas que al presente ya no existen”, reza el prólogo de su libro escrito por Julio Ramón “Chacho” Cristaldo, amigo y admirador de Panza.


Reinventarse como salvación
El no poder seguir ejerciendo la abogacía, generó en Panza un dolor que buscó canalizarlo en sus cuentos. “Utilicé las memorias de mi adolescencia cuando tenía 14 o 15 años. En el Ombú íbamos a pescar, y dormíamos en una casita de madera de mi papá. Ahí transcurrieron la mayoría de las vivencias que se relatan en este libro”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?