jueves 20 de enero de 2022
Nubes dispersas 38ºc | Posadas

“Las chicas no hicieron nada”, dijo una testigo sobre el procedimiento de la víspera

El policía que le disparó a una joven ya había sido denunciado hace tres semanas: "Gracias a Dios no recibí un tiro como esta chica"

Polémico procedimiento en Posadas. La víctima, de 27 años, fue internada y tuvo que ser operada. El efectivo y dos colegas ya habían sido denunciados hace tres semanas.

domingo 31 de octubre de 2021 | 1:57hs.
El policía que le disparó a una joven ya había sido denunciado hace tres semanas: "Gracias a Dios no recibí un tiro como esta chica"
La joven herida debió ser internada, aunque se supo que está fuera de peligro. //Foto: Captura de Video.
La joven herida debió ser internada, aunque se supo que está fuera de peligro. //Foto: Captura de Video.

Un efectivo de la Policía de Misiones fue detenido ayer, acusado de pegarle un balazo en el pecho a una mujer de 27 años en medio de un procedimiento concretado en cercanías a un local bailable en Posadas. El disparo, según detallaron desde la fuerza, ocurrió en medio de "un descomunal desorden" de personas en estado de ebriedad.

Según pudo saber El Territorio mediante fuentes de la fuerza provincial, el disparo se produjo con un proyectil antitumulto de una escopeta marca Browning. La misma Policía incautó el arma y el cartucho, que habría sido disparado por un sargento de 35 años, identificado como Alberto L.

El mismo efectivo y dos compañeros de comisión que participaron ayer en el procedimiento -un hombre y una mujer- ya habían sido denunciados el 9 de octubre por un remisero, a quien según la denuncia en la Fiscalía de Instrucción Seis a la que tuvo acceso este medio, golpearon y torturaron en un viciado procedimiento.

La joven herida se encuentra en el Hospital Madariaga, donde fue operada debido a que se detectaron perdigones en la zona del disparo. A la espera de un parte médico oficial, se sabe que está fuera de peligro y que necesitará 120 días de curaciones. El diagnóstico del médico policial determinó “lesiones escoriativas puntiformes varias, compatibles con lesión de arma de fuego en región torácica (...). Neumotórax grado 2”.

El sargento causante del disparo pertenece al Comando Radioeléctrico Oeste, que depende de la Unidad Regional I. Él y otros dos efectivos fueron comisionados por una pelea entre mujeres en la esquina de las avenidas Uruguay y Cabred cerca de las 7 de la mañana, para darle apoyo a los efectivos de la Comisaría Tercera e Infantería, que ya estaban allí.

La versión policial indica que, una vez en el lugar, se toparon con un “descomunal desorden” y que varias personas se abalanzaron contra el grupo de policías. En ese momento el funcionario público efectuó el disparo. “Se investiga para determinar si el disparo fue involuntario en medio de un forcejeo con las personas que intentaron entorpecer el procedimiento”, dijeron.

Esta secuencia fue desestimada por una mujer taxista que filmó un video que ayer se hizo viral y habló con El Territorio, aunque prefirió que no se exponga su identidad: “Soy taxista y trabajo de noche, pero lo que vi me sorprendió mucho y por eso grabé”, expresó, asegurando que los policías accionaron de forma muy violenta.

Aseguró que los uniformados en ningún momento se vieron superados en número y remarcó en varias oportunidades que las dos mujeres involucradas, la herida y una amiga, nunca agredieron a los policías, como tampoco los salivaron o insultaron. Descartó rotundamente que alguna de ellas haya accionado el arma.

Contó que en el lugar había muchos policías, quienes sí intervinieron por un desorden y detuvieron a un hombre, que en las imágenes que captó está tirado en el piso al costado de un móvil. Ese desconocido, apuntó, también había sido víctima de apremios ilegales, ya que lo golpearon en el piso.

En el video, incluso, se ve que una mujer policía -perteneciente a la comisión del efectivo detenido- le lanza una patada a una joven que estaba de espaldas. “Esa policía estaba re sacada”, dijo la testigo.

“Las chicas estaban esperando el colectivo, no estaban haciendo nada”, añadió. Sí, puntualizó, le dijeron a los efectivos que se vayan porque estaban esperando el colectivo y ellos ya habían hecho su trabajo. Fue en ese momento que uno de los uniformados, también del Comando, las arrinconó contra la parada con la cachiporra.

“El gordito fue quien las empezó a agredir, las chicas le decían ‘te estoy diciendo que me dejes en paz’”, detalló. En ese momento, ante la mirada de todas las otras comisiones, llegó el efectivo detenido y efectuó el disparo.

Antecedente

El efectivo policial preso y las dos personas descritas -la mujer policía y “el gordito”- ya habían sido denunciados por Gabriel Barrios (41), un remisero posadeño que resultó con varias heridas luego de toparse con la patrulla en la noche posadeña el 9 de octubre.

“Me sorprende que esto vuelva a pasar, incluso en la denuncia dije que cómo dos personas están manchando la institución. Son inoperantes que ejercen abuso de la autoridad, creen que pueden llevarse el mundo por delante”, dijo el denunciante ayer a El Territorio el denunciante, quien exhibió la denuncia policial, de imágenes y videos de su cuerpo golpeado.

El hombre relató que poco después de la medianoche del 9 dejó a tres pasajeros en una fiesta clandestina en la esquina de las calles 137 y San Ignacio. Al llegar al lugar Barrios vio al patrullero estacionado en doble fila, hablando con algunos presentes. Sus pasajeros bajaron y él, para poder salir, le pidió a los uniformados que le den paso, ya que la puerta del móvil estaba abierta.

En ese momento, notó el hombre, la situación se tensó. De forma prepotente el sargento ahora detenido, quien manejaba el vehículo, le dijo “¡cruza!”. Según su relato, Barrios no podía avanzar y le insistía que cerrara la puerta, hasta que el efectivo lo liberó. “Gracias por dejarme cruzar”, le dijo cuando por fin pudo avanzar.

El hombre siguió su camino hasta entrar a la avenida Lucas Braulio Areco (conocida como 115), cuando notó que el mismo móvil lo estaba siguiendo. Por altavoces los uniformados le dijeron que detenga el auto. La orden fue acatada.

“Yo ya estaba detenido, el patrullero me pasa, vuelve y me choca la trompa del auto. En eso me bajo y le digo ‘con qué necesidad me chocás si yo estaba parado’. Me dice ‘las manos sobre el vehículo' y cuando yo pongo las manos en el techo del auto viene y me hace una llave en el cuello. Me estrangula con una toma de artes marciales y me tira al piso. En ese momento se suman dos más y me pisaban, me pateaban, me apoyaban las rodillas y querían esposarme”, expresó el entrevistado.

Entonces lo subieron al patrullero, donde nuevamente fue vejado. Según el testimonio de Barrios, el sargento Alberto L. ingresó al vehículo, donde le dio una trompada en el estómago y en al menos tres oportunidades le apretó los testículos, lo que hizo que se orinara encima. Barrios le decía que no había necesidad que lo traten así, pero no cesaron.

Entonces lo acusaron de faltarle el respeto, de resistirse al arresto y de agredir al personal femenino, algo que Barrios jura nunca sucedió porque no tuvo ninguna posibilidad de actuar. Acusó a los efectivos, que en determinado momento se alejaron del lugar, de autolesionarse para sostener este relato.

Agregó que al lugar llegó un hombre en moto, quien firmó el acta como testigo, siendo que no había visto nada de lo ocurrido.

El procedimiento transcurrió allí unas dos horas, con los procedimientos de rigor, como el test de alcoholemia -que dio negativo- la llegada de la grúa y la intervención de su esposa y un colega que pasaba por el lugar y se detuvo a ayudarlo. Finalmente el auto no fue incautado y todos fueron trasladados a la Comisaría Decimotercera.

El hombre se negó a firmar cualquier documento porque expresó que el procedimiento estaba totalmente viciado y el acta no se ajustaba a lo sucedido. Denunció que la revisión médica policial fue laxa, “detrás de un escritorio”. “Yo estaba todo golpeado, le pedí que me revisen los testículos, pero no sé qué puso en ese papelito”.

Por intervención de la mujer de Barrios, quien aseguró que se comunicó con altas autoridades provinciales -es secretaria general del Sindicato Único trabajadores de Quinielas y afines de Misiones- en el lugar se hizo presente el comisario y ordenó la liberación del trabajador. Según su relato, el funcionario se excusó diciendo que el sargento ahora detenido “estaba pasado de rosca” y le pidió perdón por lo ocurrido.

Barrios insistió en que hay que separar el accionar de unos pocos de la labor de la fuerza en general, que son unos pocos los que manchan a la institución. “Es grave la situación, gracias a Dios yo no recibí un tiro en el pecho como esta chica porque no reaccioné, capaz si reaccionaba sacaba el arma y me pegaba un tiro diciendo que fue en defensa propia. Doy gracias a Dios de que no pasó nada más”, lamentó.

El hombre hizo la denuncia en Fiscalía, pero decidió no hacer pública la situación. Sin embargo, ante las novedades de la víspera cambio de opinión: “Son los mismos tres, a mí me mandaron el video hoy y vi que la chica que le patea ahí es la misma que estaba con ellos ese día. También estaba el gordito que aparece en el video y Alberto, es el que dispara”, concluyó. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias