lunes 21 de junio de 2021
Nubes 13ºc | Posadas

El hecho sucedió en Apóstoles, en noviembre de 2017

Imputado por chocar y matar logró suspender el juicio con un certificado

Sixto Zalazar, jubilado correntino que atropelló y mató a Natalia Soledad Aquino (18) y a su sobrina, Zoe Ailén (5), argumentó angustia y tristeza. Piden su detención

miércoles 09 de junio de 2021 | 6:03hs.
Imputado por chocar y matar logró suspender el juicio con un certificado
El acusado no se detuvo, sino que siguió su marcha hasta la localidad de Virasoro.
El acusado no se detuvo, sino que siguió su marcha hasta la localidad de Virasoro.

Sixto Zalazar (68), el jubilado correntino que hace poco más de tres años y medio atropelló y mató a Natalia Soledad Aquino (18) y a su sobrina Zoe Ailén (5) en la ciudad de Apóstoles, presentó un certificado médico aduciendo estar bajo tratamiento por un cuadro de “angustia, tristeza y trastornos inducidos por el consumo de bebidas alcohólicas”, y logró la suspensión del juicio oral por doble homicidio culposo agravado que hoy lo iba a sentar en el banquillo de los acusados.

La presentación fue ayer por la mañana -minutos antes de la hora pautada para dar inicio al debate-, por medio de su abogado defensor. El documento lleva la firma de Ramón Darío Aranda, especialista en psiquiatría y psicología médica de Corrientes, con fecha del 4 de junio de 2021.

En consecuencia, la fiscal Correccional y de Menores Uno de Posadas, María Laura Álvarez, solicitó que se lo declare en rebeldía teniendo en cuenta que el certificado no expresa la imposibilidad de comparecencia, sino que únicamente da cuenta de un supuesto estado emocional por el cual estaría bajo tratamiento.

Ya en noviembre del año pasado una Junta Médica del Poder Judicial de Misiones analizó el estado de salud físico y mental del acusado en base a los documentos y certificados que éste había presentado y determinó finalmente que “se encuentra en condiciones de afrontar la audiencia de debate oral y público”.

Será el juez del mismo fuero, Cesar Raúl Jiménez, como titular del tribunal unipersonal, quien decida si hace lugar a la solicitud fiscal y ordena la detención del jubilado hasta tanto se defina una nueva fecha para el debate o si mantiene la libertad del mismo, que logró haciendo frente a una caución de 300.000 pesos después de pasar alrededor de un mes encarcelado posterior al trágico hecho vial.

Zalazar está imputado por doble homicidio culposo agravado en accidente de tránsito en función de que la noche en que provocó las muertes no se detuvo a auxiliar a las víctimas, sino que continuó la marcha fugándose hacia la vecina provincia donde fue detenido casi 12 horas después, en su casa del barrio 325 Viviendas de la localidad de Gobernador Virasoro.

Se confirmó además que al momento del atropello estaba alcoholizado (1,10 g/l alcohol en sangre) y manejaba excedido de velocidad (casi 70 kilómetros por hora cuando la zona permite una máxima de 40), en forma zigzagueante. Podría recibir hasta 6 años de prisión de cumplimiento efectivo.

Atropellamiento, muerte y fuga

De acuerdo al expediente de la causa, Zalazar iba al mando de un Ford Ka cuando atropelló de atrás a Natalia y Zoe, el 10 de noviembre de 2017 a las 20.45, en un tramo de la avenida San Martín en el barrio Estación de Apóstoles.

La pericia accidentológica realizada por la Policía de Misiones determinó como causa principal del siniestro “la velocidad y falta de dominio del conductor del vehículo, haciendo una maniobra hacia la banquina donde se encontraban caminando los peatones, como así también al circular con un índice de alcoholemia superior al permitido”.

Los peritos ni siquiera detectaron huellas de frenadas sobre el asfalto y en el punto de impacto hallaron partes del espejo retrovisor derecho del coche, que terminaron siendo clave para orientar la búsqueda.

Cuando fue citado a indagatoria, Zalazar se abstuvo de declarar ante el titular del Juzgado de Instrucción 4, Miguel Ángel Faría y la fiscal de Instrucción, Silvia Barronis. Sí lo hicieron las personas que fueron testigos directos del hecho, como el papá de Natalia y abuelo de Zoe, Antonio Ramón Aquino, quien había salido hasta la avenida para despedirse de ambas cuando sucedió la tragedia.

El hombre contó que había ayudado a las víctimas a cruzar la avenida y se quedó hablando con un conocido cuando observó que “un auto venía zigzagueando por la avenida”.

“Recuerdo que era de color gris, no muy grande, pasó por delante nuestro y luego atropelló a mi hija y nieta y siguió su recorrido. En ningún momento frenó ni detuvo la marcha. Corrí para socorrerlas”, relató.

La declaración de Aquino fue respaldada por el conocido con quien estaba charlando y la pareja de éste, quienes ratificaron que Zalazar circulaba “a velocidad alta y zigzagueante” y recordaron: “Nos corrimos más de la orilla de la calle y el auto nos pasó a nosotros, le seguimos con la mirada y vemos que embistió con el lado del acompañante a la hija y nieta de Ramón. El auto siguió de largo, en ningún momento frenó ni se detuvo”.

“Maliciosa y temeraria”

“Queda en evidencia que la conducta del encartado fue extremadamente maliciosa y temeraria, pues, se encontraba en un estado de intoxicación alcohólica importante, con el que de manera malintencionada sale a una avenida de tránsito fluido al mando de un vehículo y circulando a una velocidad excesivamente rápida (69,23 kilómetros por hora) cuando se establece una velocidad máxima de 40 kilómetros hora”, expuso la fiscal Barronis al momento de elevar la causa a la instancia de debate.

En función de eso concluyó que “el imputado, tras conducir su automóvil de manera negligente, imprudente y antirreglamentaria, en estado de intoxicación alcohólica, circulando en una avenida de tránsito muy fluido donde los peatones caminan por la banquina asfáltica de la avenida, transitando en dicha zona con exceso de velocidad y zigzagueando de una banda de circulación a otra, invade la banquina asfáltica y atropella a dos peatones que se encontraban cruzando de manera reglamentaria. Sumado a ello, luego del siniestro el encartado se dio a la fuga y no permaneció en el lugar del hecho”.

Los familiares de Natalia y Zoe se manifestaron varias veces en busca de justicia, por lo que la suspensión del debate significó para ellos “un nuevo golpe”, tal como graficaron algunos allegados consultados por este medio. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias