sábado 15 de mayo de 2021
Cielo claro 21.5ºc | Posadas

Su padre, misionero y referente de la Villa 21 - 24, la ayudó en la fuga

Se entregó en Iguazú acusada por el crimen de un ex policía retirado

miércoles 28 de abril de 2021 | 2:10hs.
Se entregó en Iguazú acusada por el crimen de un ex policía retirado
Osuna quedó alojada en el edificio de la División de la Triple Frontera de la Policía Federal.
Osuna quedó alojada en el edificio de la División de la Triple Frontera de la Policía Federal.

Una joven que estaba siendo buscada por el crimen de un ex efectivo de la Policía Federal en Buenos Aires se entregó ayer al mediodía en Puerto Iguazú. Se trata de Zaira Yanet Osuna Villalba, de 19 años, quien llegó acompañada de su abogada a la en la sede de la División Triple Frontera de la Policía Federal en Puerto Iguazú.

La joven, sobre quien pesaba un pedido de captura internacional impulsado por la división Investigación Homicidios de la Policía Federal, quedó detenida a disposición del juez Luis Schelgel. Pronto será trasladada nuevamente a Buenos Aires, donde tendrá que responder cómo cómplice junto a otros tres detenidos que tiene el caso, uno de ellos el padre de su hijo de 3 años. 

El crimen investigado es del suboficial retirado de la Policía Federal Alfredo Poggetti (66), ocurrido en febrero de este año. Según la reconstrucción, el hombre se resistió con su arma a que delincuentes ingresaran a su casa en el barrio porteño de Barracas. La joven es sospechada de oficiar de campana en esta secuencia. 

La comparecencia de Osuna ante la misma fuerza para la cual trabajaba la víctima fue adelantada por el sitio Infobae y confirmada por El Territorio por fuentes de la fuerza. Según la investigación, Osuna se refugió en Misiones junto a su padre, que nació en la provincia, pero está instalado hace muchos años en la Villa 21 -24, donde se lo señala como referente y puntero político.

El sitio de noticias desarrolló que ambos pisaron la tierra colorada hace un mes, el 24 de marzo. Cámaras de seguridad de una estación se servicios de Garuhapé los registraron bajar de un remís que los había traído desde Buenos Aires tras un viaje de más de 12 horas.

En la provincia ambos se separaron y los investigadores no descartan que la joven haya huido a Paraguay de manera ilegal para refugiarse. La Justicia también analiza ahora el rol que cumplió Ramón Osuna, a quien  podrían acusar por encubrimiento.

Los otros detenidos

Un día antes que padre e hija llegaran huyendo desde Buenos Aires, el 23 de febrero, fue detenido por la Policía Federal Leandro Javier Berón de Astrada (20), luego de allanamientos en la localidad bonaerense de Dock Sud. El joven es la pareja de Zaira Janet y uno de los principales señalados por el crimen. 

Según lo desarrollado por medios locales, la noche del crimen resultó lastimado por la defensa de Poggetti, dejando rastros de sangre en su huida. Al ser aprehendido se descubrió que tenía amputada la última falange de uno de sus dedos. Cuando fue trasladado a audiencia indagatoria, se abstuvo de declarar.

Los otros dos detenidos que tiene el caso también se entregaron a las autoridades con sus abogados defensores. Kevin Limenza González (21) lo hizo el 5 de abril y está señalado por diferentes videos de la pesquisa, que no registraron el hecho pero sí lo sucedido en las inmediaciones. Se identificó un tatuaje en su brazo y dejó sus ojotas en la escena del crimen.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que ayer la defensa de Limenza González -quien originalmente se había negado a declarar al ser indagado-, presentó un escrito en el que responsabilizó por el homicidio a Berón de Astrada al afirmar que se “sorprendió” al escuchar los disparos porque no sabía que ese coimputado había llevado un arma cargada.

El otro es Luis Palacios Estigarribia, quien se presentó el  miércoles 14 de abril en la sede de la división Homicidios de la PFA. Se cree que también había estado recluido en Paraguay, su país natal. Tenía cicatrices de arma blanca y de disparos de arma de fuego.

Sangre y tiros en la noche

El caso está siendo investigado como homicidio en ocasión de robo, que prevé penas de hasta 25 años de prisión y ocurrió alrededor de las 20.15 del 18 de febrero. El suboficial retirado de la PFA había llegado junto a su esposa a la puerta de su vivienda a bordo de un Volkswagen Fox negro y cuando descendieron del vehículo para ingresar a la casa fueron interceptados con fines de robo por cuatro delincuentes, tres hombres jóvenes y una mujer.

Mientras la mujer se quedó de campana y reteniendo a la esposa de Poggetti, los tres ladrones abordaron al policía retirado, quien comenzó a forcejear con los asaltantes, extrajo un revólver Taurus .357 con el que llegó a hacer dos disparos y terminó asesinado de un tiro en la cabeza con un arma que se presume es calibre 38.

Según la autopsia, Poggetti recibió un disparo que entró en su cabeza por el parietal derecho, salió por el lado izquierdo del cuello, volvió a entrar y salir por el hombro izquierdo y le provocó la muerte casi en el acto en el pasillo de la propiedad. Los asaltantes huyeron del lugar a pie pero quedaron filmados por varias cámaras de seguridad privadas y públicas de la zona que  fueron clave para la investigación. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias