domingo 18 de abril de 2021
Cielo claro 23ºc | Posadas

El ex policía está acusado de doble intento de homicidio

Declaró de forma remota la ex pareja de Rael Muller y lo complicó aún más

Vanesa Peralta desarrolló una secuencia calcada a la de la otra víctima, el abogado Mario Durán. Señaló que estaba amenazada de muerte y dio detalles del secuestro

martes 06 de abril de 2021 | 5:15hs.
Declaró de forma remota la ex pareja de Rael Muller y lo complicó aún más
La víctima declaró de forma remota desde el Sur del país. Fotos: Matías Bordón
La víctima declaró de forma remota desde el Sur del país. Fotos: Matías Bordón

Se reanudó ayer el juicio contra Rael Muller (37), policía acusado de intentar asesinar a su ex pareja y el abogado de ésta en octubre del 2017, cuando las víctimas se dirigían a Eldorado para una audiencia por alimentos para la hija del acusado y la mujer. El juicio empezó el lunes 29 de marzo en la sala de debates del Tribunal Penal Uno de la Capital del Trabajo.

Como viene informando este medio, el último miércoles declaró -además del acusado- el letrado Mario Durán, quien conducía la camioneta que presuntamente fue atacada a tiros por el uniformado. Finalmente ayer fue el turno de la declaración de la otra víctima, quien resultó muy herida e incluso fue secuestrada por el imputado tras el ataque.

Vanesa Peralta brindó su testimonio de forma remota mediante videollamada, debido a que luego del hecho abandonó Bernardo de Irigoyen -de donde son los protagonistas- e incluso se fue de la provincia. Rehízo su vida en el Sur del país y dice tener mucho miedo de Muller y su familia, por lo que no quiere que se sepa su paradero.

La audiencia empezó cerca de las 9 de la mañana y duró cerca de dos horas, con la comparecencia de otros tres testigos que sí declararon de forma presencial. Algo que llamó la atención fue que el acusado se arrodilló y rezó con su biblia antes de las formalidades iniciales.

Declaración coincidente

La conexión de Peralta fue algo accidentada por problemas del audio, pero era algo esperado y se sorteó exitosamente. La mujer declaró con mucha serenidad y prácticamente se limitó a responder preguntas de las partes. Los presentes coincidieron que su relato confirmó punto por punto la secuencia que había desarrollado su ex abogado.

Es decir, que hubo una persecución, tiros contra el vehículo en el que circulaban y luego el hombre la apuntó con el arma en la cabeza y la subió a su auto a la fuerza para mantenerla privada de su libertad durante varias horas.

Expresó que cuando esperaba a su abogado temprano -en las primeras horas de luz del 19 de octubre del 2017- en la parada de colectivos, llegó el efectivo y la empezó a amenazar e insultar para que desista de la demanda, pero que ella prefirió no interactuar con el violento y siguió esperando hasta que Durán la pasó a buscar.

Recorrieron unos 40 kilómetros hasta que notaron que el auto de Muller los estaba siguiendo y hacía señas de luces. Entonces ambos coches se emparejaron, el imputado bajó el vidrio y efectuó cuatro disparos.
Más allá del hecho, a Peralta le consultaron si antes había sufrido hechos de violencia por parte del acusado. Señaló entonces que los episodios comenzaron cuando decidió iniciar la demanda por alimentos para su hija, que en ese momento tenía 6 años. Añadió que el hombre ejerció violencia verbal y le profirió amenazas de muerte.

Al detalle, desarrolló que Muller le decía que ambas víctimas le habían arruinado la vida y que los iba a matar a ambos. Hizo hincapié en que le había dicho al hombre que Durán no tenía nada que ver, pero éste insistía en su supuesta animosidad contra su persona.

Muller tenía esposa e hijos al momento del hecho, pero mantuvo una relación paralela durante años por el hecho.

Un punto importante sobre el relato de la joven fue lo que ocurrió cuando quedó sola con el acusado. Hay que recordar que luego de los disparos y la persecución, Durán llegó a una casa en medio de la ruta tocando bocina para pedir ayuda, momento en el cual Muller la sacó de la camioneta de los pelos, la apuntó con el arma en la cabeza y la subió a su Chevrolet Corsa.

El efectivo, que estaba vestido con el uniforme de la Policía de Misiones, le ordenó a Durán que los siga, pero luego de recorrer unos kilómetros el profesional logró evadirlos y huir a hacer la denuncia ante Gendarmería Nacional, que tiene un puesto en la entrada de Irigoyen. Muller se entregó horas después, a las 19.

En ese lapso, según la víctima, le compró ropa y le limpió con una toalla mojada la sangre que tenía en el cuerpo producto de los disparos contra el móvil que habían hecho estallar los vidrios. También detalló que fueron a una estación de servicio, donde adquirió nafta para limpiar las manchas que habían quedado en el auto, el cuerpo y pasar, con la misma toalla y el combustible, el arma.

Perito y continuidad

Otro de los testimonios de relevancia fue el de Valeria De Lima, perito de la Policía de Misiones que realizó relevamiento de pruebas y el peritaje, como el guantelete de parafina y el arma utilizada por Muller. Al respecto, la profesional señaló que se relevaron nueve muestras en los vehículos, algunas que serían de sangre, pero que ninguna fue apta para el cotejo.
Sí determinó que la 9 milímetros de Muller estaba apta para su uso y que había sido accionada. Sin embargo, no se hallaron restos de pólvora en la mano de su colega. De todas formas, los especialistas coinciden en que este procedimiento no es concluyente y debería corroborarse con un estudio más riguroso como una absorción atómica.

Los peritajes fueron siempre un elemento cuestionado por la querella representada por Durán, debido a que el hombre pidió desde un principio que la investigación sea llevada adelante por una fuerza como Gendarmería Nacional y no la institución a la que pertenecía el imputado. Sin embargo, eso fue rechazado en la instrucción por el juzgado interviniente.

A su turno, una mujer identificada como Teresa C., quien por entonces vivía en la casa donde buscó ayuda Durán, expresó que vio la secuencia desde lejos mientras preparaba a su hija para la escuela, por lo que no escuchó los detalles de lo hablado. Su ex pareja también está convocada al debate, pero su salud le impide trasladarse hasta Eldorado, por lo que las partes pidieron que se arbitren los medios para que declare de forma remota al igual que Peralta. Esto está analizándose.

El tribunal está compuesto por Teresa Ramos -presidenta-, Lyda Gallardo y Atilio León. El Ministerio Público Fiscal, en tanto, está representado por el fiscal Federico Rodríguez.

Muller llegó al debate detenido y acusado por homicidio simple y homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por mediar violencia de género, ambos en grado de tentativa y privación ilegítima de la libertad, agravada por la condición de funcionario público, todo en concurso real.
Sin embargo, en la primera audiencia, el fiscal Rodríguez pidió que se incorpore a la acusación contra Muller el agravante de violencia por el uso de arma de fuego. El requerimiento fue concedido por los jueces.

El juicio seguirá hoy a partir de las 8.30 con la declaración de más testigos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias