jueves 02 de diciembre de 2021
Cielo claro 25ºc | Posadas

Investigación por el asalto en el microcentro posadeño

Hallaron en el Ejército dinero que sería parte del millonario botín

Como se suponía, la Policía encontró una importante cantidad de valores en el lugar de trabajo del cabo primero detenido, Emanuel S. A. (30). No hay una cifra oficial

martes 30 de marzo de 2021 | 5:30hs.
Policiales
El allanamiento fue autorizado por el Juzgado Federal de Posadas. Foto: Nicolás Oliynek
El allanamiento fue autorizado por el Juzgado Federal de Posadas. Foto: Nicolás Oliynek

Finalmente se confirmaron las sospechas. Parte del dinero de lo que se cree le habían sustraído a un empresario y cambista en el microcentro de Posadas fue hallado ayer en la Compañía de Comunicaciones Monte 12 del Ejército Argentino, ubicado sobre la avenida Las Heras de Posadas.

Según dijeron en un principio a El Territorio fuentes que estuvieron en el lugar, se trata de un monto cercano a los 3 millones de pesos, distribuido en la moneda nacional, euros, dólares, reales y guaraníes. Sin embargo, ayer las informaciones eran dispares y no había certeza sobre un monto real, ya que mucho depende de la cotización que se toma.

En este sentido, otra información consignada de que, al cambio oficial, “apenas” había una cantidad cercana al 1,7 millones. Como toda la investigación y los avances de la pesquisa, las autoridades cerraron fila y hubo mucho hermetismo. Esto se debe a que aún hay sospechosos por atrapar y que el denunciante, Aldo Ariel A. (46), primero dijo un monto y después se desdijo.

Es decir, no saben realmente cuánto le robaron.

El dinero estaba en un lugar al que solamente el detenido, Emanuel S. A. (30), tenía acceso con sus llaves, según confirmaron fuentes de la Policía de Misiones -a cargo del procedimiento- y del propio Ejército. Señalaron que se trata de una radio estación, que es un cuarto pequeño desde donde se establecen enlaces con otras unidades.

El procedimiento fue autorizado por las autoridades del Juzgado Federal de Posadas, a cargo de la jueza Verónica Skanata, debido a que la Justicia ordinaria -a cargo de la investigación - no tiene competencia en el cuartel. Es por esto que el juez Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno, había dispuesto el domingo una guardia en el lugar para preservar la escena a la espera de la autorización.

El allanamiento, al igual que el domingo, se hizo con mucho hermetismo y con hostilidad de parte de los soldados del lugar hacia la prensa. Horas más tarde los uniformados de la Policía de Misiones salieron del predio con dos bolsas cargadas de dinero.

El operativo se concretó a partir de la detención del soldado, a quien la División de Investigaciones de la Unidad Regional I allanó su domicilio sobre la avenida Centenario de Posadas y, entre otras cosas, incautó su teléfono celular. La división, a cargo de la pesquisa, llegó a él mediante el dato de que se dedicaba a la instalación de cámaras de seguridad y había hecho los trabajos de instalación de equipos.

Se cree que, mediante esto, obtuvo las informaciones -y tal vez las imágenes- que derivaron en el atraco. Es que desde un principio los sabuesos descartaron un robo al voleo, de delincuentes improvisados o bajo perfil, y se concentraron en el entorno del damnificado.

Los otros detenidos

Es así que los primeros en ser detenidos el último viernes fueron los custodios, dos ex policías al que la víctima contrató para que lo cuiden, debido a que constantemente se movía con plata que era destinada al cambio de divisas en el mercado negro. Los ex uniformados fueron identificados como Gustavo G. (41) y Cristian P. (37), quienes no habían colaborado con la entrega de sus móviles, algo que acrecentó las sospechas sobre ellos.

El primero pidió la baja hace 15 años, luego del homicidio de Iván Mercol en un boliche posadeño, en marzo del 2006. Estuvo esa noche en el lugar y declaró como testigo en el juicio -nunca fue sospechoso ni imputado-. El otro había sido trasladado hace poco a una comisaría capitalina, pero nunca se presentó y está en disponibilidad, por lo que en los papeles aún pertenece a la fuerza.

De todas formas la Justicia deberá determinar su responsabilidad y confirmar o descartar si tuvieron participación en el robo. Por lo pronto, se esperan atrapar a por lo menos a dos implicado más, uno a quien la Policía fue a buscar a su casa y no lo halló. Serían el brazo ejecutor del golpe, es decir, quienes huyeron con el dinero.

Como viene desarrollando este medio en sus ediciones anteriores, el denunciante hacía diariamente el trayecto con el dinero que compartía con un socio, destinado a la actividad cambiaria. Son 900 metros los que lo separaban de su domicilio hasta su local de venta de celulares, que les parecieron suficientes para contratar a tres custodios para que lo resguarden.

Sin embargo, el día jueves, poco antes de las 7 de la mañana, la mochila que llevaba le fue arrebatada por un sujeto que lo golpeó fuertemente en la cabeza y luego huyó para subirse a una motocicleta con un conductor que lo esperaba a pocos metros. La situación fue advertida por uno de los custodios, que aún esperaba a un compañero, pero que no pudo -o no atinó- a impedir el robo.

El hombre dijo que sintió un fuerte golpe en la nuca, que podría ser de la culata de un arma, por lo que no tuvo tiempo a ninguna reacción. Después se supo que el dinero no era todo de él e incluso quedó demorado debido a que entró en contradicciones: al principio señaló que le habían sustraído un millón de pesos y después se desdijo y multiplicó esa cifra por cinco.

Con todo esto, a la investigación aún le quedan muchos interrogantes.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias