martes 26 de enero de 2021
Lluvia moderada 21.4ºc | Posadas

“Nunca llegamos a algo como ahora”

Peligra el abastecimiento de agua de unas 6.000 personas

Capioví se declaró en emergencia hídrica. Como primera medida colocarán bombas en pozos que estaban en desuso

jueves 26 de noviembre de 2020 | 5:00hs.
Peligra el abastecimiento de agua de unas 6.000 personas
El flujo de agua en el arroyo Capioví baja día a día. Foto. NATALIA GUERRERO
El flujo de agua en el arroyo Capioví baja día a día. Foto. NATALIA GUERRERO

Ante la compleja situación por el bajo caudal del arroyo Capioví, que es del que se provee a la red de agua potable, el lunes el Concejo Deliberante declaró la emergencia hídrica, sumándose así a otros municipios misioneros que se encuentran bajo el mismo escenario.

En este contexto, El Territorio se trasladó hasta el lugar, donde dialogó con Rubén Ely, gerente de la Cooperativa de Agua Potable de Capioví (Capca), quien se explayó sobre el difícil momento que atraviesa la ciudad.

“La situación es complicada porque el clima no cambia. El arroyo nos da agua para unos días más, no puedo definir cuánto. Por hora bombeamos 50 metros cúbicos, o sea que son 1200 aproximadamente por día; sería más o menos lo que está trayendo el arroyo. A partir de ahora la cosa se empieza a agravar porque el arroyo va reduciendo su caudal progresivamente y ya empezamos a tener reposición insuficiente”, comenzó explicando.

Según indicó, hay cerca de 1.400 conexiones a la red, lo que equivale a unas 6.000 personas, quienes dependen en gran parte de un cambio climático favorable, ya que de ser necesario comenzarán a tomarse medidas más drásticas para evitar un panorama peor que el actual.

Por eso a corto plazo la primera alternativa será colocar una bomba en un pozo que estaba en desuso. “Nos va a dar un 10% del agua que normalmente nosotros potabilizamos acá, suponiendo que esté en condiciones desde el punto de vista estructural, porque hace 20 años se sacaron las bombas. En segundo lugar hay que evaluar la calidad, si esta apta para consumo humano y si no fuera así se clora, los problemas que podrían haber serían solo bacteriológicos”, detalló Ely.

Posteriormente se habilitarían otros pozos si hiciera falta, ya que hay tres o cuatro que están en condiciones. Sin embargo, aseguró que “si el arroyo se termina de cortar y ya no nos sirve como fuente, al no alcanzar el agua se tendrá que distribuir por hora como está ocurriendo en varios pueblos”.

La opción a largo plazo sería acudir al río Paraná, que se encuentra a una distancia de entre cinco y seis kilómetros, por lo que supondría una inversión muy elevada. Por el momento, aclaró que “tenemos el 100% de la zona urbana cubierta con redes y llegamos a buena parte de las colonias”.

Sanciones

La ordenanza de declaración de la emergencia hídrica tiene una vigencia de 90 días y establece la prohibición del uso de agua para lavar vehículos, veredas, riego de calles, parques y jardines, cargas de piletas y todo uso que no sea imprescindible para la vida tal como la higiene o la alimentación.

Por eso, quien no respete esta norma, tendrá la sanción correspondiente. “El control lo está haciendo el municipio a través de sus inspectores con la colaboración de la Policía. La gente se está involucrando y hacen las denuncias, como pasó con los primeros tiempos de cuarentena”, aseveró.

Sobre el sistema de multas, indicó que la ordenanza prevé unidades fiscales que se aplican a través del juez de Paz del municipio.

“De los 25 años que tenemos en funcionamiento este sistema, jamás faltó agua, de modo que vamos a aprender entre todos. Es la primera vez que estamos a este nivel, tuvimos crisis por sequía pero nunca llegamos a algo como ahora, tampoco a instalar bombas en los pozos”, dijo Ely.

En este marco, vio con buenos ojos el hecho de que hay una aparente conciencia social que salió a flote tras la emergencia, ya que sostuvo que en los últimos días prácticamente no se ve agua en las veredas ni cordones cuneta, producto de riego en los patios o baldazos de agua. “No sabemos qué ocurre dentro del domicilio pero por lo menos en las calles no vemos agua. Todavía es muy reciente para decir en qué medida disminuyó el consumo, pero tenemos medidores en todo el pueblo así que hay un control”, especificó.

Finalmente, lamentó que todos los días reciben el llamado de algún colono informando sobre arroyos o vertientes secas. “Vienen con su camioneta a buscar tambores con agua porque no tienen para darle a sus animales. A nivel rural es gravísimo”, finalizó.


Municipios declarados en emergencia
La emergencia hídrica no es solo en Capioví. Si bien en algunos municipios se declaró bajo ordenanza, en otros aún no pero la situación es apremiante de todas formas.

Así, peligra el abastecimiento de agua en Cerro Azul, Puerto Libertad, Puerto Esperanza, Campo Ramón, Villa Bonita, Puerto Iguazú, San Antonio, San Javier, Loreto, Concepción de la Sierra, Oberá, Montecarlo, Bernardo de Irigoyen, Pozo Azul y San Pedro.


“La situación es desesperante”

Feliciano Raúl Vogel es concejal y productor ganadero. La preocupación se acrecienta con los días y confiesa que a pesar de ser optimista, cree que esto va para rato. “En mi caso tengo agua todavía, poca pero tengo. Pero hay otros productores, agricultores y ganaderos que realmente están sin agua y tienen que acarrear, o la Municipalidad les colabora con máquinas”, contó.

“A mi particularmente la sequía me afecta a la falta de pasturas, tengo 45 vacas, nacen terneros y los potreros están pelados, secos. En un tiempo no voy a tener qué darles de comer. Cada vaca tiene que comer el dos por ciento de su peso por día, caminan todo el día y no pueden juntar”, lamentó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias