jueves 29 de octubre de 2020
Cielo claro 20ºc | Posadas

Prisión preventiva para el soldado detenido por el femicidio de Vilma

martes 10 de diciembre de 2019 | 6:30hs.
Vilma desapareció el miércoles 23 de octubre y dos días más tarde su cuerpo fue hallado sin vida a las afueras de la ciudad.
Agustín Mazo

Por Agustín Mazo [email protected]

Al cumplirse 46 días del hallazgo del cuerpo de Vilma Mercado, la joven de 19 años que murió tras ser golpeada y asfixiada con cinta de embalar en un monte ubicado a las afueras del casco urbano de Puerto Iguazú, el expediente judicial que investiga este conmocionante caso tuvo ayer novedades más que importantes.
Es que el juez Martín Brites, titular del Juzgado de Instrucción Tres, dispuso la prisión preventiva para el único y principal sospechoso que tiene el caso: el soldado voluntario Carlos Luis Villar (20).
El joven fue detenido pocos días después del crimen, y si bien en un primer momento fue citado como testigo, ciertas contradicciones en su testimonio, sumadas al aporte testimonial de varias amigas de Vilma y el análisis de mensajes de la red de mensajería WhatsApp, hicieron que las miradas de los pesquisas se posen sobre él.
Mucho más aún cuando en un allanamiento realizado en su vivienda la Policía secuestró prendas de vestir del joven con manchas de sangre y un chip de celular que pertenecía a la víctima, junto con una soga y una cinta de embalar.
Por si fuera poco, una denuncia en la Comisaría de la Mujer de la Unidad Regional V, realizada por la madre de una turista correntina que dos semanas antes del asesinato de Vilma fue víctima de un ataque sexual, complicó aún más la situación procesal de Villar.
Esto se debió a que los investigadores fueron encontrando varias similitudes en el modus operandi del agresor en los dos abusos.
Según detallaron fuentes vinculadas a la investigación a este matutino, contra Villar pesan dos causas por abuso sexual con acceso carnal, aunque en una de ellas se le agrega el agravante de femicidio en concurso real.
Es por eso que una vez que el detenido sea formalmente notificado de la resolución judicial, será trasladado a la Unidad Penitenciaria de Eldorado, en donde continuará el proceso investigativo en su contra.
Los voceros consultados comentaron que fueron varios los aspectos que tuvo en cuenta la fiscalía para solicitar la prisión preventiva.
Uno de ellos tiene que ver con que se encontraron elementos más que suficientes para tener acreditada la existencia y la implicancia del detenido en los hechos investigados.
Además, el alto riesgo de fuga y entorpecimiento de la investigación resultaron clave para solicitar la detención prolongada del soldado, quien en caso de ser hallado culpable en un futuro debate, podría recibir la pena de reclusión perpetua.

Sospechas
En el marco de la investigación por el femicidio de Vilma, el soldado voluntario fue llevado a declarar a fines de octubre, aunque durante la audiencia indagatoria ante el juez Brites prefirió guardar silencio y no dio explicaciones ante las fuertes acusaciones en su contra.
Un mes más tarde, el lunes 25 de noviembre, Villar fue trasladado nuevamente a indagatoria, pero en este caso por estar sospechado de atacar a una adolescente de 16 años de Corrientes y que dijo que fue atacada el 11 de octubre en una zona de montes de la ruta nacional 12.
Aunque por segunda vez el acusado optó por abstenerse a declarar y se le notificó en dicha citación una nueva acusación por abuso sexual.
De acuerdo a la investigación por el ataque a la menor, se supo que fue interceptada en plena vía pública de Puerto Iguazú por un joven motociclista que a punta de cuchillo la trasladó hasta una zona de monte, donde comenzó a maniatarla y encintarle el rostro, aunque afortunadamente pudo aprovechar un descuido del atacante y escapar hacia la ruta, donde se encontró con un automovilista que la auxilió.
La chica fue encontrada semidesnuda, con retazos de cinta en el rostro, y fue socorrida de una zona cercana al punto donde hallaron asesinada a Vilma.

Reconocimiento
El jueves 28 de noviembre, tres días después de la segunda audiencia indagatoria a Villar, la adolescente fue entrevistada en Cámara Gesell por profesionales del Poder Judicial y reconoció durante la charla que fue atacada por Villar. Incluso en una rueda de reconocimiento en donde estuvo presente el soldado lo apuntó como su atacante, aunque aclaró que ya lo había reconocido semanas antes cuando vio sus fotos en las redes sociales, una vez que se conoció el femicidio de Vilma.


De testigo a principal sospechoso

El caso de Vilma comenzó a investigarse como una desaparición de persona, ya que la muchacha había salido de su casa en el barrio Las Orquídeas el miércoles 23 de octubre en horas de la noche y nunca más regresó, despertando la desesperación y angustia de sus familiares que al día siguiente radicaron la correspondiente denuncia.
A partir de ahí los pesquisas fueron tratando de reconstruir los últimos pasos de la muchacha y en medio de esas labores obtuvieron el dato de que esa noche la joven tenía previsto encontrarse con un joven. Vilma les contó esto a sus compañeras, pero no reveló la identidad del sujeto y después de ello su WhatsApp estuvo en línea por última vez el jueves a la 00.05.
Finalmente, los investigadores pudieron determinar quién era el muchacho y se trataba del soldado ahora detenido, quien en esa primera entrevista con la Policía -aún como testigo- tuvo contradicciones en su relato, pero además de ello hubo otros elementos que lo dejaron definitivamente bajo la lupa: lesiones en sus manos y un chip que correspondía al celular de la víctima.
Luego de eso allanaron su domicilio y en el lugar hallaron más elementos, entre ellos el celular que sería el de la víctima, una soga y una cinta de embalar.
Finalmente Vilma fue encontrada asesinada el viernes 25 de octubre en un monte ubicado a un costado de la ruta nacional 12, en cercanías a la antena de una repetidora de televisión, con los pies atados y el rostro encintado, lo cual le provocó una asfixia que derivó en su muerte
Los médicos forenses dictaminaron que la causal de muerte de la muchacha fue consecuencia de un paro cardiorrespiratorio debido a una asfixia mecánica que fue producida por la cinta de embalaje que cubría su rostro.
Te puede interesar
Ultimas noticias