Más de 500 parejas por mes consultan por tratamientos de fertilidad

Viernes 18 de octubre de 2019 | 06:30hs.
María Elena Hipólito

Por María Elena Hipólito sociedad@elterritorio.com.ar

Actualmente hay más parejas con problemas de fertilidad, sostiene el doctor Juan Carlos Hobecker, titular del Programa Provincial de Fertilización Asistida que funciona en el Hospital Escuela Doctor Ramón Madariaga de Posadas.
El profesional, que también desempeña esta labor en dos institutos del sector privado, estimó que como mínimo son más de 500 las parejas que por mes se acercan a algún consultorio para someterse o conocer los tratamientos de fertilización disponibles, aunque la cifra podría ser muy superior.
Este número de pacientes alcanzaba en 2018 a unos 180 mensuales en el sector privado y 480 en el público, lo que significó un total de 660 parejas por mes.
Mientras, a nivel nacional, hasta el año pasado la cifra había registrado 21.000 tratamientos de alta complejidad, según la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer).

El programa en Misiones
El programa funciona desde 2011 en las instalaciones del nosocomio del Parque de la Salud y realiza tratamientos de baja complejidad, esto quiere decir que por el momento no se realiza la fertilización in vitro. 
Desde su implementación atiende pacientes de diferentes puntos de la provincia como del norte de Corrientes y de Paraguay. No obstante, además de Hobecker, otras dos profesionales llevan adelante tratamientos de fertilización en el sector privado, ellas son las médicas Mariana Ringa y Carolina Goetze.
Estos métodos de fecundación están amparados por la Ley Nacional 26.862 aprobada en junio de 2013 y que garantiza la gratuidad de los tratamientos en el sector público y obliga a las obras sociales y prepagas a cubrirlos en los centros de salud privados.
“Si bien estadísticamente es difícil de demostrar, puedo decir que en los tiempos que corren, hay más parejas con dificultad para el embarazo y probablemente una de las causas más fuertes que justifica esta dificultad, es que las parejas retrasan la edad materna para tener el primer hijo”, señaló  El Territorio Hobecker, que ejerce la actividad desde la década del 90.
Por lo tanto, el mayor número de parejas que acude para someterse a los tratamientos son aquellas en las que la mujer tiene entre 35 y 40 años, período en el cual ella puede estar física y biológicamente sana, pero sus óvulos ya no tienen la misma eficiencia. 
Las parejas más jóvenes son más fértiles hasta los 25; entre los 25 y 35 es normal y de ahí en adelante disminuye considerablemente.
“La vida de la mujer hoy con respecto a la sociedad es absolutamente diferente que hace 40 o 50 años. Antes quizás las mujeres no trabajaban y se dedicaban a cuidar a los hijos, hoy en día la mujer desarrolla no sólo su función dentro de la casa sino que además se carga la mochila de estar en la calle”, se refirió el galeno sobre la principal causa para retrasar la maternidad y agregó: “Una mujer de 40 años es extremadamente joven para la vida, pero ya no es así para la fertilidad”.
Por otra parte, detalló que la infertilidad o problemas de fertilidad abarcan tanto a hombres como mujeres. 
En el primer grupo puede deberse a problemas de ovulación, trompas de Falopio obstruidas o alguna enfermedad como la endometriosis. 
En el varón, por su parte, las complicaciones tienen que ver con la cantidad de espermatozoides producidos y en la calidad, “que quiere decir que se muevan bien y sean lindos morfológicamente”.
También influyen mucho en los hombres el estrés y el estilo de vida: los hábitos tóxicos, la alimentación y el sedentarismo, así como algunas actividades laborales en las que el hombre debe estar muchas horas sentado, como choferes de taxis, colectivos o camiones, porque puede afectar la producción de espermatozoides.

Importancia del diagnóstico
Hobecker se refirió a la importancia de, en primer lugar, hacer un diagnóstico a la pareja para determinar las causas concretas y reales que le imposibiliten concebir un bebé. Una vez descartadas todas las complicaciones tanto femeninas o masculinas nombradas más atrás, si “está todo okey​ y la mujer no se embaraza, lo que puede llegar a ser es que tenga que concurrir a un psicólogo para recibir una ayuda”.
Sin embargo, no quiso dejar de resaltar: “Nunca se puede decir que algo es psicológico si antes no se descarta lo biológico. El diagnóstico es el paso más importante”.
En ese sentido, se refirió a las presiones o ansiedades por las que pasa una pareja que quiere tener un bebé y no lo logra. “Un poco en chiste y otro poco en serio, cuando vienen las parejas les digo que el mejor anticonceptivo es ponerse a buscar un bebé. Sucede que cuando querés tener un bebé, se ponen las relaciones sexuales exclusivamente para obtener el embarazo y se pierde todo lo que tiene que ver con el sexo como complemento y placer en la pareja, se vuelve algo obligatorio”, señaló. 

Para tener en cuenta

En el Hospital Escuela Doctor Ramón Madariaga, de Posadas, funcionan de lunes a viernes los consultorios médicos para acceder a los tratamientos de fertilidad de forma gratuita como lo establece la ley nacional 26.862. Ésta fue sancionada el 5 de junio de 2013 y buscó garantizar el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico asistenciales de reproducción asistida. Desde entonces, obras sociales y prepagas comenzaron cubrir esos tratamientos de alto costo, que antes sólo eran accesibles para quienes pudieran pagarlos o consiguieran un amparo judicial. La iniciativa estuvo impulsada por la organización no gubernamental Sumate a Dar Vida, que reunió 280.500 firmas para reclamar su tratamiento, y por la ONG Concebir.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina