‘‘Le dije a la Policía Militar que había un hombre sospechoso”

Miércoles 26 de febrero de 2020
El crimen de Jara ocurrió el domingo en la zona de frontera. | Foto: Rossy Ledesma
Carlos Cardozo

Por Carlos Manuel Cardozo fojacero@elterritorio.com.ar

La identidad del asesino de Diego Armando Jara seguía siendo un misterio en la jornada de ayer, dos días después de que se haya cometido el crimen en Bernardo de Irigoyen. Según la investigación, el homicida se fue caminando hacia Brasil luego de herir de bala a su víctima, lo que generó un pedido de colaboración a las autoridades del vecino país. 
Ayer El Territorio informó de forma exclusiva que los investigadores de la Unidad Regional XII tenían la información que una mujer había alertado sobre la presencia de una persona sospechosa que estaba merodeando la zona e incluso llamó a la Policía Militar de Brasil para notificarlo. 
Además, mediante las redes sociales, trascendieron unas imágenes de una persona a quien señalan como sospechoso. Se trata de un joven con gorra y una camiseta de fútbol a quien captaron de espaldas atravesando la frontera. Las fotografías fueron tomadas de día.
Ayer, el medio brasileño Jornal Da Fronteira, que estuvo en el lugar de los hechos luego del homicidio, dio a conocer un diálogo que tuvo esta vecina con sus periodistas. La entrevistada, cuya identidad se desconoce, dijo que llamó ocho veces pero los efectivos policiales extranjeros no acudieron al lugar. 
“Nadie vino. Yo dije que el hombre era sospechoso y que estaba planeando alguna cosa, pero creo que no me creyeron. Cuando se trata de un auto que viene para acá en la frontera siempre hay un policía mirando, pero ahora no vino nadie y pasó esto”, reclamó. 
Este medio pudo indagar que los vecinos estaban muy molestos e incluso se descargaron con los periodistas del vecino país. Hicieron referencias al operativo de la Policía de Frontera, quienes hace un mes ingresaron a suelo argentino con armas largas y vehículos para seguir a un hombre que había descargado cajas de vino hacía Brasil. 
“Este hombre estuvo toda la tarde acá, esperó que se haga de noche para cometer el crimen”, agregó otro de los entrevistados. 
En relación a esto, vecinos consultados por este portal también dijeron que el asesino de Jara había estado merodeando la zona desde varias horas antes, incluso desde el día anterior, para matarlo. 
Todo deberá ser corroborado por la pesquisa, que está siendo guiada por el Juzgado de Instrucción Dos de Eldorado que dirige la jueza Nuria Allou. 

El hecho y el móvil
Como viene informando este medio, los efectivos de la Policía de Misiones fueron advertidos del hecho el domingo cerca de las 20.45. Los vecinos del barrio Santa Rita escucharon varios disparos y llamaron al 911 para alertar sobre lo sucedido. El asesino, que usó un arma 9 milímetros, se fue del lugar caminando. 
Se reconstruyó que la secuencia ocurrió cuando Jara llegó al lugar en su camioneta y bajó para ingresar a su vivienda. Allí fue sorprendido y atacado. 
Buscó caminar para alejarse de su casa y -se cree- proteger a su familia, pero cayó desvanecido por los impactos. Fue asistido y llevado al hospital local, donde finalmente murió. 
El hombre, muy querido en la localidad, había estado jugando al padel horas antes en una cancha cercana. Su foto se replicó en las redes sociales con saludos y condolencias. El Territorio buscó comunicarse con sus familiares, pero estos prefirieron no hacer declaraciones públicas. 
Respecto del móvil del crimen, la principal hipótesis es que se trató de un ajuste de cuentas ligado al contrabando. Varios habitantes de la localidad y voceros policiales confirmaron que Jara se dedicaba al tráfico ilegal de mercaderías, un delito por el cual tenía muchas facilidades por la zona en la que vivía.
Incluso trascendió que después de ser atacado la víctima buscó minimizar las lesiones que tenía, diciendo que estaba bien y que no conocía a su agresor. 
Cabe señalar que el lugar donde fue asesinado Jara queda muy cerca de donde encontraron hace dos semanas a  Gerónimo Ferreira Lima (20), quien  fue terriblemente castigado a golpes en Brasil y falleció días después en el Samic de Eldorado. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina