Las Vueltas de la vida de don Teófilo

Jueves 5 de septiembre de 2019 | 07:00hs.
Con un arsenal de fotos históricas para el ciclismo misionero, don Teófilo Zurdel espera el momento para iniciar un paseo entre sus recuerdos, historias y anécdotas. Claramente con ellas arma su diario de bicicleta. Cada imagen tiene un cuento con tinte poético que logra dibujarle una sonrisa.
A sus 87 años, Teófilo -padre de cuatro hijos, con 14 nietos, 29 bisnietos y tres tataranietos- lleva su vida con una vitalidad envidiable. Se mantiene al frente de su bicicletería, ubicada en la avenida Rademacher al 5000, y no podía ser de otra manera su hábitat que rodeado de ruedas, gomas y manubrios.
Teófilo es la historia viva del ciclismo de la Tierra Colorada que justamente desde hoy comenzará a escribir otro capítulo con el regreso de la Vuelta a Misiones tras 60 años. El posadeño es el último sobreviviente de aquella época, que incluso supo verlo vencedor de algunas etapas entre los años 57 y 59.
“No queda más nadie de aquellos años, soy el último mohicano”, señaló al compás de una carcajada y también hace gala de esta vida saludable que sostiene ya casi pisando los 90 años gracias al ciclismo.
“Sigo andando en bicicleta, hago fija cuando llueve junto con gimnasia y los domingos salgo con mi yerno a pedalear entre 30 y 40 kilómetros… más de eso ya no hago, y lo realizo con mucha tranquilidad, no como antes que entrenaba, ahora es para la salud nomás”, acotó.
Además, Teófilo y Silvia Sereni -su compañera de toda la vida que falleció hace seis años-, fueron impulsores de la peregrinación a la Virgen de Itatí en el año 1981, como promesa por un nieto que atravesaba un problema de salud y marcaron una de las tradiciones de fe más populares del país.
Además, la familia Zurdel levantó con sus propias manos el actual circuito ciclístico de Posadas que fue inaugurado el 5 de octubre de 1993. “Solito puse todo el alambrado”, reveló.

Años dorados
Atento a lo que ocurra desde mañana, con el inicio de la primera etapa de la Vuelta a Misiones, -que ya adelantó “estoy armando para ir a ver en algunos tramos con mi hijo”-, rememoró lo que fue su primera Vuelta: “La corrí cuando tenía 18 años y en la última tenía 20 años”.
“Se recorrían 485 kilómetros. Los tramos siempre se largaron desde la Casa de Gobierno, se hacía Garupá y Candelaria, como antes se pasaba por los pueblos no había que entrar y salir; por Santa Ana también se pasaba por el pueblo y de ahí a Bonpland, donde almorzábamos”, recordó.
El trazado seguía a la tarde, “salíamos para Oberá, ahí pasábamos la noche y largábamos al otro día hasta Alem. De ahí se entraba en Picada López y se volvía a salir otra vez a San Javier. Ahí se corrió la única contrarreloj y fui ganador de esa etapa. Después largábamos hasta Itacaruaré, pasábamos por Concepción de la Sierra, Apóstoles, San José y Posadas, ese era el itinerario, de tres días”.
Caminos de tierra, con dificultades varias, hasta pasar arroyos crecidos amarrados al acoplado de un camión, eran algunas de las peripecias que hoy le despiertan risas por doquier. “Era todo tierra, solamente barro conocíamos porque la mayoría de las veces llovía encima”.
Don Teófilo recuerda que era la competencia del año, “uno se preparaba todos los meses para que llegara el día de largar, era la alegría de todos los ciclistas. Además, venía gente de todos lados desde Corrientes, Chaco, Formosa, Santa Fe, Entre Ríos y Porto Alegre”.
“Es un recuerdo tan hermoso que tengo de mi época de juventud y que ahora se vuelva a competir para Misiones es un gran acontecimiento. Esperemos que sea el comienzo de una carrera que llegue para quedarse y sea como se hace en Europa con el Giro de Italia, La Vuelta de España y el Tour de Francia, que están muy bien organizadas. Es una carrera muy importante para la provincia y me causa mucha emoción volver a escuchar esa palabra, la ‘vuelta’”, compartió con los ojos brillantes de un niño que se emociona por una promesa que se está por cumplir.

La plaza llena
En sus años mozos, la Plaza 9 de Julio era la partida y llegada de la Vuelta de Misiones y se veía colmada de personas que se sumaban al acontecimiento más importante del deporte local.
“Estaba lleno alrededor de la plaza, uno corría ruborizado, con piel de gallina y emocionado de tanta gente alentando. Por eso espero que ojalá ahora el pueblo también acompañe y vea lo hermosa que es esta carrera”.

¿Cómo fueron sus inicios en el ciclismo?
Siempre me gustó la bicicleta, yo trabajaba con mi papá, que era albañil y como trabajábamos en el centro y estábamos cerca de una bicicletería, yo le pedía para ir y él me decía ‘bueno, límpiame bien la obra y después te vas’. Entonces me iba a aprender algo en la bicicletería y así fue que empecé. Además, el bicicletero era mi vecino del barrio y yo a la mamá de él le decía mamita porque nos criamos juntos, con ellos me hice ciclista… Me iba bien ganaba carreras, otras no, en el ciclismo no hay invictos.

¿Cómo eran las bicicletas en aquellos tiempos?
¡Mi bicicleta tenía 10 kilos! y tratábamos de sacarles algunas cosas para que sea más liviana, era estrategia (risas). Me las arreglaba, fui campeón provincial de mil metros y en los 130 kilómetros, tanto en velocidad como en resistencia. Ser ciclista siempre fue costoso algunos nos ayudaban y comprábamos nosotros también las partes. Nos preparábamos durante el año para la Vuelta, era la alegría de todo ciclista.
Con toda esta historia, ¿cómo definiría al ciclismo en su vida? 
Es todo. Es increíble lo que pasa cuando uno sube a una bicicleta y sale a pedalear… la sensación que se siente es especial. Te despeja si uno está nervioso, te da energía y te pone contento. Si te pasa algo te pegás una buena cansada y te olvidaste de todo.
Siempre aconsejo a la gente que hay que andar en bicicleta, recién estuvo un señor con el que conversamos porque estuvo enfermo y me dijo ahora ‘desde que ando en bicicleta ando bien’, es que la bicicleta es la salud, cuando más andás en bicicleta menos, vas a gastar en doctor. Lo que falta en Posadas es ciclovías como hay en Europa o hasta mismo Buenos Aires para que la gente tenga mejor calidad de vida y el costo es cero. 

Hoy presentan a los equipos en el cuarto tramo de la Costanera

La Vuelta a Misiones ya se vive, Hoy en el horario de 9 a 10.30, en la Sala de Conferencias de la Subsecretaría de Prensa de la Casa de Gobierno, en la ciudad de Posadas, los equipos participantes realizarán las acreditaciones y recibirán la documentación de la prueba, como también los dorsales. Luego, a las 18, en el cuarto tramo de la avenida Costanera de Posadas, en la zona de la Ex Estación de Trenes, será la presentación de los equipos. En caso de lluvia, la presentación se trasladará a la Subsecretaría de Deporte Social Barrial, ubicada en Córdoba 2300 (ex 69). En tanto , la competencia comenzará mañana.

PRIMERA ETAPA-MAÑANA
Recorrido entre las ciudades de Posadas y Leandro N. Alem, con una distancia de 150 kilómetros de recorrido, por las rutas provincial 105 y nacional 14.

SEGUNDA ETAPA-SÁBADO
Este tramo unirá Alem con Posadas, pasando por Oberá, retomando hacia Cerro Azul, Olegario Víctor Andrade, Cerro Corá y continuando por la ruta nacional 12 hasta la avenida Costanera de la capital provincial. La distancia será de aproximadamente 130 kilómetros.

TERCERA Y CUARTA ETAPA-DOMINGO
En el último día de competencia se realizarán las dos etapas restantes en Posadas. La tercera, por la mañana, será en el by-pass, con la modalidad contrarreloj individual, en un tramo de 12 kilómetros. Por la tarde, en tanto, desde las 16.30, la cuarta y última etapa se correrá en un sector de la avenida Costanera, con un recorrido total de 80 kilómetros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina