Falleció Cándido Castillo, impulsor de la educación del pueblo mbya

Martes 7 de abril de 2020 | 15:00hs.
A los 69 años falleció el mburuvicha Cándido Castillo, ex cacique de El Chapá y agente sanitario jubilado. Impulsor inclaudicable de la educación y el diálogo como herramientas para la promoción de su pueblo y la preservación de la cultura y modo de vida guaraní.

El referente de la nación mbya dejó de existir la fría noche del lunes en Kokuereí, San Ignacio, aldea cercana a su querida tierra emplazada en Gobernador Roca a unos 30 kilómetros del centro urbano por ruta provincial 5.

La noticia de su partida la comunicó su hijo Hilario Castillo, actual cacique de El Chapá, que en la mañana de hoy y en charla con El Territorio, contó que su padre, “hace un tiempo venía con problemas de riñones, fue al médico por esto y también se le dio atención desde la medicina mbya, pero él no se quejaba nunca de dolor, así se mantuvo fuerte hasta que se fue, anoche a las 23”.

La despedida del líder guaraní se hizo con pocas personas debido al aislamiento social preventivo y obligatorio que rige por el coronavirus. “Lo despedimos solos en familia y su sepultura está en el cementerio de Alberdi. En este momento por esta situación sanitaria estamos aislados y eso fue algo bastante difícil para nosotros, muy doloroso”.

Cándido permaneció con su compañera y madre de sus seis hijos hasta el último día. “Sabemos que la muerte es inevitable y que a todos nos va a pasar pero ahora nos invade la tristeza y queremos recordarlo como el gran hombre que fue, un sabio que siempre compartió sus conocimientos y que le gustaba hablar con los más jóvenes para transmitir la cultura guaraní”.

Cándido llegó a El Chapá en la década del 80, desde siempre trabajó para resolver problemas colectivos y procurar mejor calidad de vida para los paisanos, fue cacique por largo período. En los 90 se dedicó a charlar con los caciques y las familias para propiciar la escolarización de niños, jóvenes y adultos y mostrar la importancia de la apertura de escuelas dentro de las comunidades.

En El Chapá viven unas 120 personas, alrededor de 30 familias. Cándido era el más anciano de este grupo y su opinión era solicitada dentro y fuera de su aldea.

Visionario

Por su lucha para el acceso a la educación formal de su pueblo y su trabajo articulado entre las comunidades y los organismos oficiales, la figura de Cándido es reconocida por el Ministerio de Educación de la Provincia y el Instituto de Políticas Lingüísticas (IPL).

El docente Jorge Acosta, referente del área de Educación Intercultural Bilingüe, del IPL y representante del Consejo educativo autónomo de los pueblos indígenas (Ceapi) lamentó la muerte del anciano mbya y ponderó “para nuestro pueblo un anciano es un tesoro, es una fuente de sabiduría y transmisión de cultura, me enteré que hace unos días falleció otro anciano en la Biósfera de Yabotí, cada vez que parte un abuelo, una abuela, nuestro pueblo llora mucho porque con ellos se va parte de nuestra historia, estamos sin consuelo”.

Y resaltó que Cándido fue “un luchador incansable por los derechos indígenas y por la educación”.

“Fue un visionario que se dedicó a visitar todas las comunidades y charlar con los jefes para explicarles la importancia de la educación para nuestro pueblo. Y esto lo hizo en un tiempo en que no era tan accesible la comunicación entre los pueblos, no había tantos colectivos ni teléfonos. Él trabajó promoviendo la instalación de escuelas dentro de las aldeas y para concientizar a las familias para que envíen a sus hijos e hijas a estudiar. Hace 30 años había alguna resistencia con eso y poco a poco Cándido fue abriendo el camino, después salió la Ley Nacional de Educación (2006) y la matrícula crece desde entonces. Cándido fue un gran educador y valoraba a los docentes, tres de sus hijos son auxiliares docentes Adis”.

Y continuó: “El legado de Cándido Castillo es en educación y en salud, porque fue también agente sanitario y atendió a los nuestros y aconsejaba a las madres y padres sobre cuidar la salud, sobre todo de nuestros niños. Le gustaba hablar y escuchar a los jóvenes, estaba convencido de que los jóvenes van a mantener la identidad mbya y lograr más desarrollo”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina