Estudian extender nuevamente el plazo del canje por la deuda

Domingo 2 de agosto de 2020
Luego de que la mayoría de los bonistas con papeles de deuda emitidos en dólares y bajo ley extranjera rechazaran nuevamente la oferta de reestructuración del Ministerio de Economía, el gobierno define por estas horas si extenderá el plazo para la negociación hasta el 28 de agosto que, en realidad, fue siempre la fecha definitiva, pero que por cuestiones legales debieron acortar ese plazo al día 4.

La aceptación de los bonistas tiene otra arista. Por un lado, están los inversores que tienen en el país más de 5.000 millones dólares en bonos con legislación Nueva York que habrían aceptado la oferta del gobierno para realizar un canje en el marco de la reestructuración de la deuda.

Ese monto representa el 100 por ciento de las tenencias que, a comienzos de abril, registró el Palacio de Hacienda de parte de los tenedores locales de esos títulos.

Por otro lado, del total de bonos de deuda emitidos en dólares y bajo ley extranjera por unos 60.000 millones de dólares, sólo alrededor del 25 por ciento se presentaron al canje.

Sumando los bonos locales y los extranjeros, la aceptación total estaría rondado el 35%. Ese porcentaje cercano a los dos tercios de respuestas negativas es el que está evaluando el ministro de Economía, Martín Guzmán, para definir si se extiende el plazo de negociación con estos acreedores privados.

La fecha límite, del 28 de agosto, siempre fue la fecha definitiva, pero que por cuestiones legales debieron acortar ese plazo al 4 de agosto.

Ahora, con muchos de los acuerdos sin cerrar, los negociadores del gobierno estimaban que sería necesaria una última ronda de conversaciones. A eso se agregaba otro detalle relevante: en el mensaje del ministro Guzmán a los acreedores, se sostuvo que la oferta registrada era la última, que no iba a tenerse otra enmienda.

En medio de la charla con el Atlantic Council de los últimos días, el ministro Guzmán pareció decidido a presionar a los bonistas con la idea de que Argentina debe sentarse pronto con el FMI, pero lo cierto es que esa negociación depende más del Fondo que de la determinación del Palacio de Hacienda. Y el FMI sabe que es preferible, primero, dejar que la negociación con los bonistas llegue a algún puerto, sea esto un acuerdo parcial o total con los acreedores.

El Fondo sabe también que la fecha límite que tiene para negociar es en enero próximo, ya que la Argentina necesita tener el nuevo acuerdo con el Fondo cerrado antes que venza el pago con el Club de París a fines de mayo de 2021.

En este contexto, el presidente Alberto Fernández sostuvo que el gobierno nacional seguirá trabajando en los próximos días para ver si se logra el “acuerdo” y aseguró que algunos fondos de inversión tienen una posición “incomprensiblemente dura” para con la propuesta argentina.

“Seguimos hablando con todos y vamos a seguir trabajando para ver si podemos lograr mejores resultados”, indicó Fernández ayer en diálogo con radio El Destape.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina