Estampas con raigambre

Sábado 19 de octubre de 2019 | 07:00hs.
Silvia Godoy

Por Silvia Godoysociedad@elterritorio.com.ar

Cuando su madre lo mandó a quedarse con unos tíos en la tierra colorada, un joven Héctor Martinoli, que ya estaba estudiando artes plásticas en Buenos Aires, pensó en escapar.
“Todo lo que sabía de Misiones es que era puro monte, que no había nada, que era aburrido y yo, imaginate, trabajé desde muy chico en Buenos Aires y estudiaba, era la capital de las oportunidades”, contó a El Territorio este artista integral, nacido en Federación, Entre Ríos, en 1937.
Hoy, a sus 82 años, aún ríe de aquella ocurrencia adolescente: “Mi madre tenía mucho miedo de que yo esté en aquella ciudad tan grande y lo mejor que pensó fue mandarme para acá y no me arrepiento para nada”. Aún con aquella reticencia inicial, fue cosa de pisar este suelo -relató- y sentirse parte: “Mi tía me vio medio triste y me dijo: ‘Andá a caminar la costa del río’, entonces salí y vi el Paraná y vi la gente del lugar y ya no quise irme, tenía por entonces unos 16, 17 años”.
Docente, escultor, pintor, especialista en grabado, Martinoli expone por estos días una serie de 50 grabados que recorren su producción desde 1966 al presente, en el Museo Lucas Braulio Areco, en el Paseo Bosetti hasta el 3 de noviembre; una muestra denominada Memorias de un grabador .
Dijo que no sabría ubicar el momento justo en que descubrió que su vida la dedicaría al arte, “desde que tengo memoria dibujo, pinto, algo que yo no recordaba pero que me contaron en mi familia es que cuando era muy chico fabriqué mis propios pinceles. Corté los pelos de un cepillo y los até a un alambre, en casa de mi hermano en Buenos Aires hay obras mías de cuando tenía 11, 12 años”.
Reconoció en su actividad un don que le fue dado, “el arte es algo con lo que nací, en mi familia nadie pintaba o sabía de estas cosas, es un don, un regalo. Ahora sí, mi hijo es artista plástico y tengo tres nietos que también pintan”.
Agradecido de esa capacidad alentó: “Yo expongo mucho mi trabajo, desde siempre, desde 1966 en adelante y en 1973 fue mi primera muestra individual, yo sé que hay artistas que no quieren hacer muestras, yo les diría que den a conocer su trabajo, que el arte es para compartir, para sentir”.
Sus piezas se nutren de imágenes que acopió en la retina de la memoria, “mi padre era ferroviario y por eso viajamos por todo el país, creo que mi obra tiene un poco de esa gente que conocí y observé en paisajes tan variados, en realidad me gusta la figura y lo abstracto, el paisaje no me llama tanto la atención como para plasmar”.
De esta tierra que se volvió querencia extrajo para sus composiciones el sufrido rostro de tareferos y paseras, la algarabía en lo poco de pescadores y demás gentes de las costas. Algunos de los grabados que ilustran estas temáticas son Homenaje a los trabajadores de la yerba y Época difícil.
Cuestiones sociales también pueden verse en sus pinturas de caballete, realizadas en colores fuertes propios del expresionismo. “Soy un pintor expresionista tanto en lo figurativo como lo abstracto, hay mucho de mí en las obras que emprendo, hoy ya dejé un poco de lado la pintura y estoy dedicado al grabado, un poco porque tengo un problema en la vista y también porque es mi pasión”, y añadió que aunque en tantos años, la sociedad cambió y hay personajes que desaparecieron, “la figura de la gente de la calle me sigue conmoviendo y sigue nutriendo mi trabajo”.
Adelantó que en su taller elabora una nueva serie de grabados que estarían listos el año que viene y con una temática que será “una sorpresa”.
“Yo recuerdo con mucho cariño a Marcos Colorín Otaño, que fue el precursor del grabado acá, se abrió una Escuela de Artes y Artesanías y él fue docente, ahí yo aprendí mucho de él, era un gran artista, profesor y amigo, también hubo otros grandes maestros y maestras”.

Técnica milenaria
Frente a uno de sus grabados más emblemáticos, Obsesión ciclista (1997), explicó: “El grabado lleva paciencia, es una pasión que demanda su tiempo, no hay que apurar, primero se prepara el taco (matriz), se debe lijar bien y pasar una pintura protectora, se piensa el dibujo y luego se lo pasa a la madera. Ahí definís qué partes serán en blanco y cuáles en negro, mediante el tallado se logra que las partes con relieve queden en negro y las zonas talladas en blanco una vez que se transfiere el diseño”.
Por último, expresó: “Es uno de los artes más antiguos, se encontraron tacos en las cavernas prehistóricas, los primeros humanos hacían grabados en las paredes, hoy por suerte hay artistas que retomaron la técnica, muchas son mujeres. Me gustaría que haya más comunicación entre pares, ese encuentro entre artistas”, cerró quien recibió incontables reconocimientos y premios.


PARA AGENDAR

‘Memorias de un grabador’
Es el títutlo de la muestra del artista plástico Héctor Martinoli, que consta de unos 50 grabados, recortes de diarios, premios, notas y anécdotas. Permanecerá abierta hasta el 3 de noviembre en el Museo Areco; ingreso por el Paseo Bosetti.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina