Denunciaba a vecinos violentos y se quedó sin casa por un voraz incendio

Jueves 15 de agosto de 2019 | 03:00hs.
Los damnificados no pudieron rescatar prácticamente nada del fuego que devoró por completo la vivienda. | Foto: Facundo Correa
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Las noches más frías de las últimas semanas Javier Díaz y su familia debieron pasarla en casa de allegados y soportar las bajas temperaturas con la única muda de ropa que les quedó. Es que en la madrugada del martes sufrieron el incendio de su vivienda en el barrio El Porvenir II de Posadas y apuntan a que el siniestro fue iniciado en forma intencional por vándalos que reaccionaron ante sus denuncias.
El hombre, que se dedica a la construcción y además es vicepresidente del foro de seguridad del mencionado barrio ubicado en el sur de la ciudad, reside en el lugar hace casi cinco años, pero desde hace un par de meses la convivencia en la zona se transformó en prácticamente una pesadilla. 
Por el incendio que arrasó por completo su vivienda y lo dejó en la calle, Díaz apuntó hacia tres vecinos que constantemente están relacionados a hechos delictivos en el barrio y que incluso lo amenazaron en varias oportunidades por las denuncias que realizó en sus contra. 
En diálogo con Radioactiva, el hombre puso en palabras el dolor que sintió al ver su vivienda reducirse a cenizas y el drama que ahora atraviesa. 
“En la madrugada del martes sufrí el incendio total de mi casa. Fue un acto de vandalismo total. Hay cosas que están sucediendo en este barrio que son insostenibles”, comenzó, con un evidente tono de impotencia y bronca. 
Y continuó: “Yo no estaba en mi casa al momento del hecho, estaba en lo de un hermano. En un momento le digo a mi señora que iba a ir a ver por mi casa y cuando llegamos vimos la llamarada y los vecinos corriendo de un lado para el otro. Mi casa estaba totalmente en llamas. Eran las 2.30 de la madrugada y me quedé totalmente con lo puesto, no tenemos nada ninguno de nosotros”. 
A la hora de buscar responsables por el hecho Díaz no duda y acusa en forma directa a dos jóvenes y al padre de uno de ellos. 
“Son dos jóvenes, uno de 22 años por ahí y otro que es menor. Ellos vinieron acá hace menos de un año. También hay un señor, que es el papá del muchacho más grande. Ellos ya vienen con problemas desde hace ya un buen tiempo atrás porque robaron a una menor acá cerca nomás. Hubo una denuncia, la damnificada fue a la comisaría, la Policía vino y hablaron con ellos, pero no pasó más nada. Después una hermana de ellos volvió a agredir a la misma chica y se volvió a hacer la denuncia, pero parece que tienen impunidad, hacen lo que se le da la gana”, añadió. 
Norma, hermana del damnificado, también habló con El Territorio y reafirmó las acusaciones de su hermano. “Él hace una semana que ya no dormía en su casa porque los chicos le amenazaban con prender fuego la casa. Son gente muy peligrosa. Fue una tristeza ver el fuego, él -por Díaz- es un tipo que no molesta a nadie, es querido por todos”, expresó. 
Sumado a la consternación por el siniestro, el hombre aseguró que al día siguiente continuó padeciendo los embates de los violentos. “Al otro día vinieron a merodear de nuevo la casa. Pasaban riéndose, amenazaban con armas de fuego. Llamé a la Policía, pero en un momento los propios vecinos salieron a interceptarlos. Todos los vecinos están atemorizados. Ayer fue mi casa, pero mañana puede ser la de otro vecino”, señaló Díaz. 

“Tierra de nadie”
Y esa línea fue aprovechada además por Díaz para reflejar el contexto del barrio. Su frase fue contundente: “Esto cuando cae la noche se vuelve tierra de nadie. Hay muchos hechos delictivos, han ocurrido homicidios. Los hechos se reiteran. Estamos muy alejados del casco urbano, entonces es lejos para que llegue rápido la Policía, los bomberos o la ambulancia”. 
Ante el panorama de inseguridad que señala, Díaz de igual forma reconoció y destacó que cada vez que necesitó de la Policía, la fuerza se hizo presente en el barrio, pero al margen de ello consideró que es importante avanzar en determinadas medidas. 
“Venimos pidiendo alumbrado público en las calles y un destacamento de la Policía acá. Ya hemos tenido reuniones entre la Policía y el foro de seguridad de acá. Todos vamos a aportar lo nuestro para conseguir el destacamento, necesitamos que la Policía esté acá”, expresó. 
Por último, se mostró dolido pero confiado en sacar adelante a su familia después del drama. “Nuevamamente vamos a salir a trabajar como siempre y tratar de levantar nuestro hogar de nuevo y comprar todo lo que se quemó. Hoy -por ayer- vamos a pasar la noche en la casa de un familiar o en la de un vecino. Ayer hicimos nuestra casa en la sala de una sobrina, pero espero volver pronto a tener mi casa”, culminó. 
Hasta el barrio El Porvenir II se accede por la ex ruta provincial 213, cruzando el by pass que une las arterias nacionales 12 y 14. Para quienes desean realizar donaciones o brindar ayuda de algún tipo para la familia damnificada, los interesados pueden comunicarse al 3765-226009.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina