De hacer goles en mundiales a manejar un Uber

Martes 14 de enero de 2020
Hakan Sukur tardó 11 segundo en marcar un gol en el partido que Turquía y Corea del Sur disputaron por el tercer puesto del Mundial 2002. Esa conquista encaminó la victoria de su selección por 3-2 y lo convirtió en un héroe nacional y tiene el récord del gol más rápido en un Mundial. Sin embargo, pasados 18 años de aquella gesta, la vida del ex delantero turco ha dado un brusco giro.
Sukur, hoy de 48 años, debió exiliarse de su país por motivos políticos. Desde ese momento denunció una persecución por parte del partido que lidera el presidente Recep Tayyip Erdogan. Hoy el ex futbolista vive en Estados Unidos y se gana la vida conduciendo un Uber en Washington.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina