Bienestar físico y emocional, claves para superar la cuarentena

Viernes 22 de mayo de 2020
Las lesiones en la espalda y cuello se deben muchas veces a una mala postura.
Por Belén Spaciuk

Por Belén Spaciuk interior@elterritorio.com.ar

La situación actual de aislamiento social preventivo y obligatorio llevó a las personas a pasar de una vida comúnmente activa a una casi sedentaria. 
Estos cambios abruptos de la cotidianeidad podría desencadenar consecuencias contraproducentes.  Es que el contexto de Covid-19 no solamente pone en peligro la salud física de millones de personas en todo el mundo, sino también conlleva desórdenes y cansancio mental, repercutiendo en la integridad y el bienestar general de las personas. 
“Cuerpo y mente están unidos y, si estamos bien, se mantienen en armonía. Pero cuando nos sentimos preocupados, ansiosos y hasta frustrados, todo eso repercute negativamente no sólo en nuestro ánimo sino también en el cuerpo”, detalló Marianela Martinek, psicóloga clínica de adultos, en diálogo con El territorio.   
“El contexto social de pandemia genera indefectiblemente un estado de alarma en todo el cuerpo. Y si a eso se suma la disminución de actividad física, es lógico que aparezcan malestares corporales como el dolor de cabeza, de espalda, de cuello y articulaciones entre otros”, coincidió Florencia Pacheco, kinesióloga (MP 585). 
El dolor podría ser, en este sentido, un indicador de que algo de ese equilibrio se ha alterado.
El estado de incertidumbre provoca estrés y ello genera que el cuerpo trabaje todo el tiempo bajo presión. “El cerebro lo maneja todo, lo domina todo. Por eso, si vivimos en un constante estado de alarma, vamos a notar repercusiones físicas. Sobre todo aquello que tiene que ver con contracturas musculares o dolor en el cuello o la columna vertebral, justamente porque es lo que nos estructura, nos sostiene”, detalló Pacheco. 
El miedo, el exceso de presión o responsabilidad y hasta la sensación de incertidumbre figuran, “según la Clínica Psicosomática, como emociones que repercuten en enfermedades lumbares”, explicitó Martinek, al tiempo que agregó que esto sucede siempre y cuando no se ha encontrado etiología de orden médico clínico que lo provoque. 
Ahora bien, el hecho de pasar más tiempo en casa lleva además a un estado sedentario, lógico por el encierro. La disminución de las actividades cotidianas que van más allá de la física trascienden también de manera negativa. 
“Antes de que comience la cuarentena, las personas mínimamente caminaban a las paradas de colectivos o iban varias veces al almacén. Pero, sin darnos cuenta, hasta esas actividades se redujeron, por lo que la cotidianeidad se volvió más sedentarios aún”, resaltó la kinesióloga. 
Además, detalló que en el caso de los niños, se ha registrado un aumento en casos de obesidad. Justamente porque “para entretenerse acuden a las pantallas. Entonces, juegan a la PlayStation, en la computadora, con el celular o a través de cualquier dispositivo y se la pasan todo el día sentados, cuando, en realidad, lo ideal sería que practiquen actividades en movimiento”, detalló. 
Mientras, en el caso de los adultos, sucede que “al aumentar de peso, también se incrementan factores de riesgo de aquellas patologías como las cardíacas, diabetes, hipertensión y demás enfermedades no transmisibles”, continuó. 
En ese contexto, la actividad física y la planificación de una rutina se presentan como la mejor medida a adoptar. 
“La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre 30 y 60 minutos de actividad física diaria. Entonces, practicar cualquier tipo de actividad en casa es muy importante”, argumentó Pacheco. 
Seguir una rutina de ejercicios, bailar, practicar yoga o cualquier otra disciplina que sea del agrado de cada uno, es la clave para mantenerse en un estado activo y de bienestar. 
“Esto fortalece el sistema respiratorio, el inmunológico, mantiene la condición física, genera efectos positivos sobre la salud mental, disminuye síntomas de ansiedad, genera endorfinas (lo que mejora nuestro estado de ánimo), y tiene muchos otros beneficios”, resumió. 
Pero, además de mantenerse en movimiento, planificar hábitos, acordes a los tiempos y la cotidianeidad de cada uno, también es fundamental. 
Cuidar los tiempos del sueño, mantener una alimentación equilibrada, fijar y respetar horarios de trabajo y dedicar tiempo a uno mismo, son algunas de las recomendaciones. “Muchos están trabajando desde sus casas. Y, al estar en la comodidad del hogar, optan por trabajar desde la cama o en el sofá cuando en realidad es una de las posturas más perjudiciales”, aclaró. 
Es importante acomodar un espacio para trabajar desde casa. “A pesar de que la mobiliaria no sea la mejor, debemos procurar mantener la espalda erguida, sentarnos en una silla que permita la flexibilidad de las piernas, acomodar pantallas a la altura de nuestros ojos (para no inclinar la cabeza y así evitar dolores de cuello) y elegir una silla cómoda, entre otras cuestiones importantes para evitar malestares”. 
Asimismo, buscar un tiempo para uno mismo es un factor imprescindible. “En una situación como la que vivimos es importante encontrar un espacio para nosotros, trabajar la introspección, pensar en uno mismo”, dijo la especialista. “Escucharnos, conocernos y saber cómo estamos y qué necesitamos es fundamental siempre”, cerró. 

Recomendaciones a tener en cuenta

  • Mantener una rutina
    Planificarla contribuye a evitar el sedentarismo. 
  • Buscar intimidad 
    Buscar un tiempo para uno mismo, introspección. 
  • Estiramiento 
    Los ejercicios de estiramiento evitan la rigidez muscular. 
  • Cuidar las posturas 
    Las piernas en un ángulo de 90° y la espalda recta. 
  • Horas de sueño 
    Dormir poco o pasarse de horas es contraproducente. 
  • Actividad física
    Es muy importante realizar entre 30 y 45 minutos.

 


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina