Agujero negro en la economía

Domingo 14 de abril de 2019 | 06:00hs.
Mediante un megatelescopio se logró tomar imágenes de un agujero negro supermasivo que hay en la galaxia. Ello da relevancia a la teoría de la relatividad general de Albert Einstein y se considera uno de los mayores misterios sin resolver de la ciencia. Existe mucho por conocer al respecto, como por ejemplo, qué contiene en su interior. Lo que se sabe es que ni siquiera la luz puede salir de allí. Se estima que hay unos 100 millones de agujeros negros en la Vía Láctea. En esta parte de la Tierra hay otro misterioso agujero negro que preocupa y que necesita solución, como sucede con la economía argentina. El mayor agujero negro del plan económico es la inestabilidad monetaria y la inflación, convertidos a esta altura en un gran problema político además de económico y social.
Hasta el momento, la administración de Mauricio Macri no deja ver una pequeña luz de salida a los argentinos. La inflación no bajó en febrero como se esperaba y tampoco bajaría en marzo, según el relevamiento del índice del último mes, que se conocerá este martes. Es más, la Argentina está entre los primeros lugares en aquello en lo que todos preferirían ni siquiera figurar. Lo más preocupante es que en esta administración de Macri, el país seguirá estando este año entre los países con mayor inflación del mundo, según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).
La Argentina está en segundo lugar entre los países del Mercosur con más inflación y en el mundo figura entre varios países con economías empobrecidas, detrás de Venezuela, Sudán, Zimbabwe, Sudán del Sur e Irán. En la región, la Argentina, con 30,5% de inflación, es sólo superada por Venezuela; seguida de lejos en la lista por Uruguay (7.5%), Paraguay (4%), Brasil (3,9%) y Bolivia (3%).
Estos datos se desprenden del informe Perspectivas Económicas Mundiales, que elabora el Fondo Monetario. Este año, sólo 18 países experimentarán una inflación de dos dígitos, como el que volverá a tener la Argentina.
En el país administrado por Cambiemos, el FMI prevé una caída del producto bruto interno (PBI) del 1,2% para este año y una inflación del 30,5%; sería un poco menos de lo estimado por el Banco Central, que proyectó en alrededor del 36%. Otro dato que angustia es el aumento del desempleo, que llegaría al 9,9 por ciento.
Esto a su vez implica más pobreza y es una tendencia que se repite desde que Cambiemos llegó a la Casa Rosada en diciembre 2015. Desde entonces, miles de argentinos se siguen sumergiendo en la miseria. El último informe oficial determinó que durante el segundo semestre de 2018, el 32% de la población urbana argentina quedó bajo el umbral de la pobreza.
Es cierto que de, acuerdo al mismo informe del FMI, la economía global transita por un momento delicado, como reconoce el economista del organismo internacional Gita Gopinath. Pero dentro de ese concepto, la Argentina está casi en una etapa de convalecencia. De allí se estima que en el segundo semestre de este año puede tender a una recuperación precaria, pero no dejan de advertir sobre riesgos considerables. Dicho en otras palabras, algún estornudo externo puede volver a tirar en cama al paciente, cuyo estado delicado es producto de la débil economía nacional.
Esta semana, como se indicó, el FMI se ocupó una y otra vez de la economía argentina. Entre esas intervenciones, fue la propia titular del organismo internacional, Christine Lagarde, quien abriendo el paraguas ante un posible cambio de mando en la Argentina, salió a sostener como mensaje a todos los candidatos con posibilidades de llegar a la presidencia que sería una tontería darle la espalda al plan económico que se está implementando con el respaldo del Fondo. Ello, al sostener que el plan está funcionando y hará repuntar a la economía.
Lo cierto es que ese optimismo no se percibe entre los argentinos, que están haciendo un enorme sacrificio, sufriendo una creciente pérdida del poder adquisitivo y de calidad de vida. El citado mensaje de la titular del FMI fue para dirigentes como Roberto Lavagna o Sergio Massa, quienes adelantaron que, de llegar a Balcarce 50, buscarían renegociar la deuda.

Lo que presiona
La preocupación en lo inmediato para los ciudadanos es que las estimaciones inflacionarias registrarían más aumento en los índices de precios. Ante el gran descontento social, desde el Gobierno están buscando algún paliativo, aunque intentan evitar la denominación de control de precios y analizan volver a Precios Cuidados, que había fracasado por la falta de un control más estricto de este mismo gobierno.
Lo mismo sucede con algunas iniciativas muy promocionadas por Cambiemos, como fueron los créditos del programa Procrear, UVA y los planes de automóviles.
Esta semana, legisladores de Misiones presentaron iniciativas para defender a los afectados. Por un lado, los diputados nacionales Verónica Derna y Daniel Di Stefano presentaron proyectos en la cámara baja para que se declare la emergencia en esos planes, requiriendo bajar además la alta tasa de interés. Al mismo tiempo. en esos planes promovidos por el gobierno nacional se detectaron serias fallas en las construcciones de las viviendas, como demostraron las familias de Itaembé Guazú que accedieron mediante el Procrear. Ello además de no haberse completado los servicios, mientras los costos no paran de incrementarse. Todos estos temas fueron planteados en primer lugar en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Urbano de la Cámara de Diputados, presidida por el diputado Felipe Solá.
A su vez, en dicho ámbito se dictaminó un proyecto de ley de emergencia para proteger frente a la inflación a los tomadores de créditos hipotecarios UVA, UVI, Procrear y Ahorro Joven. Se especula con que el oficialismo buscará evitar que el tema llegue al recinto, pero a su vez fue un tema abordado en el Senado. En el mismo sentido, el senador Miguel Pichetto, jefe del interbloque peronista Argentina Federal, presentó un proyecto de ley similar al texto consensuado en la cámara baja. Por la actual situación económica, financiera y social, planteó que se requiere de medidas urgentes, por lo que propuso suspender por un año las ejecuciones hipotecarias para viviendas únicas.
Del mismo modo, por el aumento desorbitante de los planes de autos productos siempre de la suba del dólar y la inflación, también se presentó una iniciativa para proteger a los usuarios. Puntualmente, el senador Maurice Closs, con su par de Misiones Maggie Solari, presentaron en el Senado un proyecto para declarar la emergencia en los planes de autoahorro. Requieren la suspensión temporal en lo que tiene que ver con el aumento de cuotas, la ejecución de créditos, las ejecuciones prendarias y el secuestro de vehículos, frenando la parte judicial. La idea de los legisladores misioneros es darles tiempo a las partes a renegociar el pago de las cuotas y evitar que persistan los abusos en contra de los ahorristas.
Claramente son numerosos los agujeros negros de la economía nacional que están destruyendo los sueños de miles de argentinos para acceder a una casa propia o cambiar un vehículo. Todos los planes fueron destruidos por la inestabilidad económica.

Lo reflejan las encuestas
La situación genera angustia y ello se traslada al ánimo de los argentinos. Una encuesta publicada esta semana de la consultora Synopsis da cuenta de que la mayoría de los argentinos -casi el 64 por ciento- entiende que el factor más preocupante es la economía, conformado por la inflación y el desempleo.
El relevamiento de la consultora de Córdoba y Asociados también remarca que la inflación (33,20%) está por lejos en el primer lugar entre los problemas planteados para las familias de los argentinos. El sondeo arroja además que el gasto mensual en bienes y servicios comparado al año pasado aumentó casi el 58 por ciento.

En las urnas
A su vez, desde Synopsis concluyen que el malestar que provoca la situación personal de los ciudadanos se traduce en que el 57% de los argentinos votaría por un partido opositor a Cambiemos. Para empeorar las cosas para el oficialismo -del que se siguen despegando las provincias-, Macri no sólo perdería en un eventual balotaje con Cristina Kirchner, sino también con Roberto Lavagna y Sergio Massa. Para esta encuestadora, en todos los casos ganaría Cristina.
En tanto, el sondeo de Ricardo Rouvier & Asociados da cuenta de que Cristina sacaría un 41,1 por ciento contra un 37,1 por ciento de Macri en un mano a mano. La novedad que arroja este sondeo es que hay un número muy alto de indecisos, además de más de un 15 por ciento que no votaría ni por el actual mandatario ni por la ex presidenta.
Otra encuesta, la de Raúl Aragón, afirma que en una segunda vuelta, Cristina mediría 41,3 por ciento, contra 33,6 por ciento de Macri, aunque el número de indecisos promedia el 25 por ciento.
Estas proyecciones se suman a lo que está sucediendo con la decisión de los gobiernos provinciales que elegirán gobernador y adelantan elecciones. Hasta ahora son 17 las provincias que harán comicios anticipados y por el momento le quedan a Cambiemos sólo cinco distritos que votarán en octubre en las elecciones generales. Otro dato es que en las dos primeras elecciones para gobernador que se concretaron ganaron los oficialismos provinciales.

Apelar a las redes
Ante este escenario, afirman que desde Cambiemos saldrán a jugar fuerte en las redes e intentarán entrometerse en todas las conversaciones posibles, incluso en los grupos de WhatsApp, por donde entienden pasan las discusiones sobre los problemas del momento. Es lo que propone Marcos Peña, quien afirmó que Cambiemos no se va en diciembre, pero también hay fuertes golpes en el mismo riñón del poder. La más clara manifestación en tal sentido fue del gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, quien pidió darle una brújula a Jaime Durán Barba, además de pedirle que se calle la boca. Fue porque el asesor ecuatoriano había ninguneado a los radicales, que vienen expresando el malestar contra los socios del PRO, que no le dan espacio de decisión en el gobierno nacional.
Pero a su vez, Morales reconoció el momento difícil por el que se encuentra transitando la gente por la situación económica del país y finalmente admitió que los grandes ganadores en la gestión de Macri fueron únicamente los bancos y las empresas eléctricas.

Radicalismo en su laberinto
En lo político partidario, el radicalismo misionero claramente quedó muy afectado en el medio de la conformación del frente electoral rebautizado como Juntos por el Cambio. Allí se acordó con el PRO y el puertismo compartir espacios en la lista, donde quedarían los radicales Luis Pastori como candidato a vicegobernador y Jorge Lacour a primer diputado provincial, entre otros. Pero el Tribunal Electoral de Misiones le exigió ir a internas a instancias de presentaciones realizadas por referentes del partido que se sintieron desplazados tanto para las elecciones de junio como a raíz de una prórroga del cargo de las autoridades del partido dispuesta por la Convención hasta fin de este año.
Para evitar las urnas, la actual dirigencia del partido decidió recurrir a la Mesa Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR), esperando que avance en la intervención del partido en la provincia de Misiones. La nueva maniobra no hace más que oscurecer este difícil momento por el que transita el centenario partido en Misiones.

En la renovación
El gobernador Hugo Passalacqua fue el encargado esta semana de dar a conocer oficialmente que el presidente del Instituto de Previsión Social (IPS) de Misiones, Carlos Arce, será candidato a vicegobernador y por lo tanto, el compañero de fórmula del candidato a gobernador Oscar Herrera Ahuad en la renovación. A Arce se le reconoce la buena tarea administrativa desarrollada y el desempeño en la gestión. Así, se terminó conociendo la fórmula que intentará en junio ganar las elecciones y dar continuidad a la gestión desarrollada por el gobernador Passalacqua.
Con esta elección, quienes conducen la renovación apuntan a ofrecer al electorado un vicegobernador proveniente de la clase media posadeña, con buena imagen personal y con una trayectoria transparente.
Arce viene a integrar la única fórmula confirmada, porque si bien en el frente Juntos por el Cambio se anunció que la dupla a gobernador y vice sería Humberto Schiavoni y Luis Pastori, resta saber si quedará firme esta fórmula ante los actuales cuestionamientos al radicalismo. En tanto, en el frente del Partido Agrario y Social se espera conocer quién secundará a Isaac Lenguaza, que fue el primero en confirmar su candidatura a gobernador y ahora sería el último en revelar al compañero de fórmula. Estos candidatos esperan sumar con los sublemas presentados.
En tal sentido, Cambiemos inscribió 405 espacios políticos con aspiración de presentar lista, el Frente Renovador de la Concordia Social inscribió 334 sublemas, y el Frente Popular Agrario y Social anotó 113. Son los que en mayor medida inscribieron sublemas, porque el Partido Verde de Iguazú anotó tres opciones y se espera que se sumen los candidatos municipales del Partido Obrero y el Frente Arandú, dos espacios que inscribieron lema pero no inscribieron sublemas, por lo cual podrían presentar sólo una lista de candidatos en cada municipio.
En total se inscribieron 855 sublemas y mañana se procederá al registro de lista de candidatos de cada sublema habilitado. Con este escenario, avanzan los aprestos para las elecciones del 2 de junio en Misiones, donde pese a la generalizada crisis nacional y su condición de provincia pobre, se transitan días de paz. Quienes más sufren son los reducidos sectores que viven la grieta como un desgarro personal. Son quienes alimentan sus posiciones políticas con rencores exacerbados por los trolls que se despliegan desde las usinas de producción de contenidos amparadas por Marcos Peña. Por suerte, la mayoría de los misioneros vive sus anhelos sin rencores.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina