Acusado de matar al cuñado busca probar que se defendió

Martes 17 de septiembre de 2019 | 06:30hs.
Cristian Valdez

Por Cristian Valdezfojacero@elterritorio.com.ar

La investigación por el asesinato del ingeniero agrónomo Roberto Ríos (60) frente a la casa de su madre sobre la céntrica calle Sarmiento de la ciudad de Posadas sumó una nueva pericia en la víspera.
Expertos de la División Científica de la Policía de Misiones abrieron la camioneta Renault Oroch propiedad del cuñado de la víctima y sindicado asesino, Germán R. (61). 

El rodado estuvo alrededor de 24 horas con las puertas precintadas en custodia de la comisaría Primera hasta que finalmente, pasadas las 7 y en presencia del titular del Juzgado de Instrucción Tres, Fernando Verón, fue requisada por primera vez después del sangriento crimen.

Los peritos detectaron el asiento del conductor bañado de sangre, al igual que la parte interna de la puerta del mismo lado y el volante. Todo indica que es producto de la herida cortante que tenía el detenido en el mentón, aunque se tomaron muestras para confirmarlo con rigor científico. 

Casi debajo del asiento del lado del acompañante, pegado al freno de manos, estaba el cuchillo con hoja de alrededor de 25 centímetros y mango de madera. Las manchas de sangre indican que fue el arma utilizada para ultimar a Ríos.

Más allá de eso, los uniformados levantaron del piso dos teléfonos celulares, uno del victimario y el otro de la víctima.
Serán peritados para obtener información (mensajes y llamadas) a partir de la cual reconstruir la relación que tenían, sobre todo teniendo en cuenta que las primeras pesquisas dan indicios de que era tirante por temas de índole económico que aparentemente se potenciaron después del fallecimiento del padre de la víctima, un conocido medico pediatra, hace poco más de tres años.

Relación distante

Desde el entorno más cercano del ingeniero afirmaron que no es la primera vez que los cuñados tenían discusiones, motivo por el cual no eran tan frecuentes las visitas de Ríos a la casa de su madre. Las propiedades de la herencia muchas veces tornó diálogos tranquilos en discusiones.

Sobre eso, de acuerdo a la reconstrucción que hicieron los investigadores policiales abocados al caso, el sábado a la noche la víctima compartió un asado junto a su cuñado hasta que comenzaron otra vez a expresar posturas distintas respecto a dichos bienes. 

La víctima creía que el marido de su hermana se quería quedar con una parte de lo que le correspondía e incluso, al parecer no veía con buenos ojos que esté viviendo en la casa de su madre, donde incluso habría hecho ampliaciones. No lo consideraba justo y por eso al regreso de esa cena comenzó la discusión que se fue caldeando hasta explotar en la vereda de calle Sarmiento.

“¡Dejá ese cuchillo!”

Las cámaras de vigilancia de una propiedad vecina marcaron que el ahora detenido llegó al mando de la camioneta Oroch a las 4.10 exactamente. 

Si bien la imagen es difusa y no hace foco en el sitio donde se produjo la agresión, suponen que Ríos fue apuñalado minutos después de haber descendido. 

Un joven de 22 años le contó después a los detectives de la Dirección Homicidios e Investigaciones Complejas que escuchó parte de la discusión de los hombres. Dijo que la pelea terminó cuando uno gritó: “¡Dejá ese cuchillo, cómo vas a hacerme eso!”. Cuando salió a la calle encontró a Ríos ensangrentado y sujetándose la panza en tanto que el atacante se escapó al mando de la camioneta bañada en sangre en uno de los laterales pero lo capturaron cinco cuadras después.

En un primer relato ante los uniformados el acusado dijo que fue golpeado, direccionando la puñalada que le asestó a su cuñado al plano de un supuesto acto de defensa. Por estas horas está alojado en la celda de una dependencia policial a la espera de la instancia indagatoria en la que podrá defenderse. 

El dosaje sanguíneo detectó que tenía 0,60 gramos de alcohol en sangre.


El acusado afirmó que fue golpeado

El ex aduanero posadeño acusado de matar a su cuñado dio su versión de los hechos después de haber sido detenido. Lo hizo en el ámbito policial, asegurando que fue golpeado en primera instancia por el ingeniero y que como consecuencia de eso lo atacó a modo de defensa. En ese punto mostró un pequeño corte en el mentón como producto de esa supuesta agresión. 

Si bien deberá ratificarlo ante el magistrado interviniente, esa versión es la que le contó también a quienes lo fueron a visitar a su lugar de detención. 

El miércoles sería trasladado a la sede judicial de calle Santa Fe, donde será imputado por el delito de homicidio simple. Recién entonces se iniciará la ronda de testimoniales que permitirá reconstruir con mayor certeza qué derivó en el trágico desenlace que enlutó a la conocida familia posadeña. 

En la cuadra nadie escuchó nada, ni gritos ni peleas, excepto el joven que declaró en la Policía. Será de mucha importancia lo que puedan aportar los allegados de ambos involucrados.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina