Una multitud de lunáticos le hizo frente al frío misionero

Miércoles 17 de julio de 2019 | 07:00hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

Los fenómenos astronómicos son una de las bondades naturales del universo que siguen captando la atención de estos pequeños seres que habitamos el planeta Tierra. En este marco, una multitud se congregó ayer en el Parque del Conocimiento para observar el último eclipse del año. 
En esta ocasión, la protagonista fue la Luna y, a pesar del frío que fue aumentando a medida que el eclipse se volvía más visible, los curiosos se mantuvieron firmes a la espera de su turno para ponerse frente a frente con el astro más enigmático.
Para sumar misticismo a la jornada, la manifestación coincidió con una fecha épica en el calendario astronómico mundial: el despegue del Apolo 11, aquel que llegó a la Luna. Así, justo hace exactamente 50 años, tres astronautas estadounidenses comenzaban un viaje espacial que llenó de esperanzas y sueños a toda una generación. 
Ansiedad y admiración fueron algunas sensaciones de los niños que ayer asistieron al Observatorio de las Misiones y, si bien estos nativos digitales parecen más difícil de impresionar, llegaron colmados de ilusión y ávidos de más información tal como aquellos pequeños nacidos en los 60. 
Por eso, los astroaficionados que pusieron a disposición del público, al menos siete telescopios, oficiaron de maestros y con gran paciencia se dedicaron a explicar el fenómeno y disipar las dudas de los presentes. Hubo charlas previas y posteriores a la observación y la jornada se mantuvo activa desde las 17 hasta pasadas las 20.
Claudia, por ejemplo, fue una de las que arribó bien temprano, después del mediodía y a pesar de que en el predio no supieron darle muchos detalles de lo que iba a pasar, se dispuso a esperar junto a sus dos hijas Natali y Ariana y sus sobrinos Cristian y Daniel, a que comenzaran las actividades. 
“Nos organizamos desde ayer y salimos temprano porque venimos desde Miguel Lanús en colectivo”, arrancó explicando Claudia. “Estábamos con toda la ansiedad y la verdad es muy linda la experiencia, ver la luna tan diferente en el telescopio, todas sus formas, su color”, alegó, al tiempo que detalló que su sobrino Cristian vino de Jardín América para disfrutar este encuentro. 
De la misma manera, la pequeña Morena llegó del barrio Yacyretá junto a primos, vecinos y hermanos y se mostró contenta de poder ver la luna "tan grande y tan cerca".
A pocos metros, frente a otro de los telescopios, una niña de unos 12 años se mostraba interesada en entender el funcionamiento del aparato y, por lo tanto, uno de los astroamigos detallaba en lenguaje simple el mecanismo de distintas lentes que permiten el acercamiento al cosmos.
A medida que fue cayendo la noche, la luna podía observarse a simple vista, más altiva, más iluminada aunque recortada por una marcada sombra.
Los aficionados marcaron el eje de la jornada que se convirtió en una excusa para volver a debatir sobre las danzas de la luna, el sol y la tierra y recordar las hazañas humanas, que nos acercan al infinito y más allá.
Cabe recordar que sólo cuatro días después del lanzamiento del Apollo 11, el 20 de julio, la nave  tocó la superficie lunar. Un día después logró que dos de sus astronautas: Neil Armstrong y Buzz Aldrin caminaran sobre la luna. La imagen está grabada en todas las retinas -ya que trascendió en la historia a través de la televisión- más allá de los cuestionamientos y escepticismos que la rodean aún hoy.
“Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, fue la frase de Armstrong que se eternizó e inauguró una nueva forma de concebir el mundo y el universo. 
Con festejos por el día del amigo y deseos intactos de querer conquistar más espacios en el cosmos, la astronomía sigue en crecimiento y específicamente en Misiones se expande, de la mano de solidarios aficionados, en las curiosas mentes de grandes y chicos. 

Datos clave del eclipse de ayer

-Fue el segundo eclipse lunar de 2019 y el último del año (el 2 de julio hubo uno solar). -Se vio en forma parcial, ya que la alineación de Sol, Tierra y Luna llena no era en línea recta. -Si bien arrancó a las 15.44 de Argentina, no fue visible hasta tanto la luna no se asomó por el horizonte (al atardecer) y concluyó a las 21:17. -Los cuatro eclipses que se producirán en 2020 sólo serán penumbrales, mucho más débiles que los parciales o completos. No habrá otro eclipse lunar total hasta 2021. -El último evento astronómico de 2019 será el 26 de diciembre con un eclipse anular de Sol, fenómeno astral que se da cuando la Luna no llega a ocultar totalmente al Sol, sino que lo hace en su centro y deja ver su borde. Se lo denomina anular ya que se puede ver como un anillo de luz.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina