Tragedia en la Costanera: pericia accidentológica determinó que el coche circulaba a casi 100 kilómetros por hora

"Al inicio de las marcas de derrape desarrollaba velocidad de desplazamiento en el orden de los 93.52 kilómetros por hora (velocidad mínima) y 105.78 kilómetros por hora (velocidad máxima), siendo el promedio de velocidad de 99.78 kilómetros por hora", detalla el informe de la pericia accidentológica. Refiere además que el máximo permitido en la zona del despiste es de 20 kilómetros por hora.
miércoles 10 de julio de 2024 | 10:00hs.
El despiste fatal ocurrió en la siesta del 11 de abril. //Foto: Archivo.
El despiste fatal ocurrió en la siesta del 11 de abril. //Foto: Archivo.

La investigación por el siniestro vial en la Costanera de Posadas por el cual fallecieron Luca Ceballos y Juan Cruz Martínez, ambos de 17 años y estudiantes del Colegio Santa María, sumó una prueba determinante. Se trata del informe de la pericia accidentológica a instancias de la cual se confirmó que el menor que conducía el coche aquella tarde del 11 de abril lo hacía a una velocidad promedio de 99.78 kilómetros por hora cuando la máxima permitida para el tramo donde ocurrió el siniestro es de 20 kilómetros por hora.

"El vehículo automotor marca Peugeot modelo 207 Compact Active 1.4, dominio OFJ-920, instantes previos al inicio de las marcas de derrape desarrollaba velocidad de desplazamiento en el orden de los 93.52 kilómetros por hora (velocidad mínima) y 105.78 kilómetros por hora (velocidad máxima), siendo el promedio de velocidad de 99.78 kilómetros por hora", detalla el informe resultante de la pericia realizada por los profesionales especializados de la Policía de Misiones, incorporado al expediente.

También refiere que "el tramo de avenida Costanera comprendido entre avenida Horacio Quiroga y avenida Roque Pérez tiene como velocidad máxima permitida 30 kilómetros por hora, en tanto en el tramo comprendido entre avenida Roque Pérez y hasta avenida Urquiza tiene como velocidad máxima permitida 20 kilómetros por hora, todo esto según señalización existente", y teniendo en cuenta detallaron que "el lugar del siniestro vial se encuentra emplazado a la altura de la rotonda situada sobre la avenida Costanera y avenida Comodoro Rivadavia, tramo comprendido entre las avenidas Roque Pérez y Urquiza, y la velocidad máxima permitida para el lugar del accidente de tránsito es de 20 kilómetros por hora", lo que confirma la velocidad excesiva del vehículo al ingresar a la rotonda donde derrapó y terminó impactando de costado contra una camioneta estacionada en las inmediaciones.

Despiste fatal

El siniestro vial se conoció cerca de las 14.30 del 11 de abril, cuando efectivos de la Seccional Decimosexta fueron advertidos por transeúntes que durante la copiosa lluvia en el cruce de la avenida Costanera y la rotonda ubicada frente a la ex Usina -en la intersección con la avenida Santa Catalina- había ocurrido un fuerte despiste.

En la alerta, los testigos explicaron que vieron que un vehículo Peugeot 207 colisionó e impactó fuertemente contra una camioneta utilitaria estacionada, dejando como saldo a sus ocupantes con graves lesiones. Ante esto, los uniformados se dirigieron a la zona y se encontraron con el rodado con evidencia del choque en la parte delantera del coche.

A la espera de una ambulancia, se hizo presente el padre del conductor, que al ver que su hijo y uno de los compañeros se encontraban sin lesiones graves, los trasladó rápidamente al nosocomio local mientras personal de bomberos trabajó en la extracción de los otros adolescentes que quedaron atrapados en el interior del coche. Luego se supo que el grupo se dirigía a una clase de educación física y por ello el conductor pasó a buscar a sus compañeros, ya que tenía un carné de conductor. La muerte de Luca y Juan Cruz se conoció seis días después, el 17 de abril en horas de la siesta.

El 22 de mayo, en tanto, el menor del conductor del vehículo se presentó en sede judicial junto a su abogado y padres para la audiencia indagatoria, en la cual fue imputado por el delito de homicidio culposo agravado por la existencia de dos fallecidos. Allí, por recomendación del letrado, luego de escuchar los elementos en su contra, decidió abstenerse de declarar. Anteriormente le habían retenido el carnet de conducir por tiempo indeterminado.

Como informó este medio oportunamente, esta audiencia se dio luego de la realización de una Junta Médica en donde se buscó establecer el estado de salud mental del menor. Puntualmente si presentaba estrés postraumático y/shock emocional. Así, el equipo de profesionales que lo atendió no detectó estas consecuencias en el menor, aunque sugirió que siga con el tratamiento interdisciplinario. Ante eso, se definió la fecha para la mencionada audiencia.

Asimismo, quienes no pudieron brindar mayores detalles sobre lo ocurrido fueron los demás sobrevivientes, que declararon que no recuerdan nada sobre el momento del impacto por el cual perdieron a dos amigos. Resta ahora incorporar las historias clínicas que deben ser remitidas desde el Hospital Madariaga, y la causa estaría en condiciones de ser elevada a juicio.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?