La ruta de los contrabandistas pasa por Misiones

Creció el robo de autos en el país y la frontera es un destino importante

Luis D’Achary, director de Automotores de la Policía de Misiones, participó de un seminario sobre robo de vehículos y en donde se advirtió que en 2023 creció un 28% en el país esta problemática
sábado 06 de julio de 2024 | 6:07hs.
D’Achary (derecha) fue parte del seminario realizado en el Instituto Universitario de la Policía Federal.  Foto: Daniela Cortes
D’Achary (derecha) fue parte del seminario realizado en el Instituto Universitario de la Policía Federal. Foto: Daniela Cortes

Durante el 2023 creció un 28% el robo de vehículos en nuestro país y durante el primer trimestre de este año siguió en aumento con un 14% con respecto del mismo período del 2023.

Una buena parte de esos autos robados terminan circulando en la tierra colorada donde son usados para cometer otros delitos, como el tráfico de drogas y el contrabando de cigarrillos a través de la frontera que separa a la provincia de Misiones con Brasil y Paraguay.

Esa fue una de las conclusiones que surgió durante el seminario de la Asociación Internacional de Investigación de Robo de Automotores, que se está realizando en el Instituto Universitario de la Policía Federal, ubicado en el barrio porteño de Caballito.

En esas jornadas de trabajo que se iniciaron el jueves y terminan ayer, representantes del sector público y privado, analizaron la situación de este tipo de delitos que creció fuertemente en la pandemia y que en la actualidad sigue en ascenso.  

Del seminario participaron representantes del sector público y privado.

“Los autos que se roban en el conurbano bonaerense y en la ciudad de Buenos Aires pueden tener distintos destinos y uno de esos es la frontera de Misiones con Brasil y Paraguay, donde se utilizan sobre todo los vehículos tipo utilitarios o las camionetas por una cuestión de que tienen más capacidad para el transporte ilegal de drogas o cigarrillos”, explicó a El Territorio el comisario general Luis D’Achary, director de Verificación de Automotores de la Policía de Misiones.

El comisario misionero fue uno de los expositores del seminario donde participaron autoridades nacionales y provinciales, jefes de las fuerzas de seguridad, jueces, fiscales, expertos en seguridad y directivos de empresas de seguro y de automotrices de nuestro país.

En la oportunidad se explicó que “hace tiempo que en nuestro país el robo de automotores dejó de ser un delito ejecutado por una o dos personas, para transformarse en una actividad de mafias que operan de manera muy organizada buscando el vehículo adecuado al momento del robo porque esa es sólo la primera parte del ilícito”.

Según explicó el comisario D’Achary, “el robo de un auto generalmente se hace con el fin de cometer después otro ilícito mayor. Y en el caso de las fronteras toda la trama de delitos complejos como la trata de personas, el contrabando de mercadería o el trafico de drogas se ejecuta con esos autos robados previamente en Buenos Aires”.

En Posadas se procedió al secuestro de distintos vehículos de alta gama.

Por ese motivo las autoridades de los sectores público y privado que participaron en el seminario dijeron que es fundamental el trabajo conjunto no sólo a nivel de las fuerzas de seguridad, sino a nivel de las distintas jurisdicciones del país entre municipios, provincias y nación y también la articulación con los países vecinos.

Porque las bandas dedicadas a este tipo de delitos también operan a nivel internacional. “Por lo tanto todo lo que hagamos por fomentar el trabajo en equipo tanto hacia adentro como hacia afuera del país es fundamental”, explicó el comisario misionero.

En ese mismo sentido se expresaron desde el universo de las empresas de seguros. Desde el lado del delito encontramos cada vez más seguido bandas grandes, más profesionalizadas y organizadas ya no sólo a nivel municipal sino a nivel regional y con conexiones en otros países. Y del lado del usuario final y de las empresas, vemos la necesidad y demanda crecientes por contar con soluciones integradas que tengan la menor cantidad de puntos débiles”, explicó Carlos Masckinlay desde el lado de las empresas privadas que brindan servicios de seguridad para el rastreo de vehículos robados.

250 autos vendidos en Misiones

D’Achary explicó que en general el destino de los autos robados en nuestro país está diversificado en tres actividades delictivas distintas: el desguace en desarmaderos ilegales para la venta de repuestos, la venta del vehículo con documentación falsa y la utilización en otros delitos como  robos o tráfico de mercadería ilegal o drogas.

Y esas tres actividades delictivas también tienen presencia en la tierra colorada.

“Hemos desmantelado desarmaderos ilegales que operaban en nuestra provincia pero ese no es el destino más utilizado en Misiones. Lo que vemos es que en general los autos robados que llegan a nuestro territorio en su gran mayoría van para la comercialización y para el tráfico de sustancias prohibidas”, explicó el comisario general.

En ese sentido expresó que “en lo que va de este año hemos detectado cerca de 250 vehículos que fueron comercializados en nuestra provincia con documentación apócrifa”.

Luego explicó que “eso se detecta cuando se hace el control físico de la unidad y podemos constatar que corresponden a otro dominio. Porque fueron vendidos con patentes truchas. Y cuando los detectamos los ponemos inmediatamente a disposición de la Justicia porque se trata de autos robados en otras jurisdicciones”.

Se trata de gente que en algunos casos compra de buena fe el vehículo sin saber que se trata de una estafa porque le están vendiendo un auto robado.

Por eso el comisario misionero aconsejó a la población que antes de comprar un vehículo se pida un informe de dominio histórico de la unidad para conocer los antecedentes de ese auto y realizar la verificación técnica de la unidad con el famoso Formulario 12 que constata si la identidad del vehículo, que es su número de motor y de chasis, coincide con la documentación que exhibe el vendedor del auto.

Crece el robo de motos

De acuerdo a las estadísticas que se brindaron en el seminario realizado en el Instituto Universitario de la Policía Federal, el robo de motos, que tradicionalmente siempre fue menor que el de autos, en los últimos año también viene creciendo, algo que también está relacionado con al aumento del parque de motos a nivel nacional.

Según las estadísticas del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), que es una empresa privada dedicada al análisis de datos de seguridad vial, “al analizar la participación por tipo de vehículos en los robos, se observa un incremento destacado de las motos, alcanzando una participación del 37% en el 2023”.

Según esas estadísticas “las motos representaban el 13% de los robos en el año 2019 y en la actualidad son el 37%”.


Inhibidores de alarmas para robar autos

“Los cambios en las modalidades de hurto muestran que los delincuentes siguen buscando los puntos más débiles de la cadena de seguridad que el usuario final monta sobre su unidad con distintos tipos de tecnología. Está creciendo también el uso de inhibidores, que hoy se pueden comprar sin problema por $2.000 a través de internet y que los usan para vulnerar las alarmas que los propietarios activan en sus coches cuando los dejan estacionados”, explicaron los especialistas en seguridad.

Seguidamente, dejaron en claro que las bandas criminales que están detrás de este delito se fueron “perfeccionando en el uso de distintas tecnologías que buscan violar todo tipo de sistema de seguridad. No se trata de un delincuente que un día se levanta y sale a la calle con la idea de robar un auto, sino de organizaciones criminales que como parte de su operatoria roban vehículos para usarlos en diversos ilícitos”.

“La implementación de tecnologías avanzadas ha sido un factor decisivo en la reducción de los casos de hurto, pero el creciente índice de robos plantea nuevos desafíos que requieren de una respuesta coordinada y eficaz por parte del sector público y privado”, señaló Daniel Beck, presidente de la Asociación Internacional de Investigación de Robo de Automotores (Iaati).


Robos violentos

Durante el Seminario de la Asociación Internacional de Robo de Automotores también se presentó un estudio reciente del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano que señala que casi el 70% de las personas entrevistadas califican que la inseguridad en la actualidad es alta y el 60% encuestado dijo que cambió de hábitos para protegerse de la inseguridad durante el último año. Según datos del Centro de Experimentación y Seguridad Vial, los robos a mano armada de automóviles con una antigüedad menor a los 5 años representaron el año pasado, el 77% de los casos totales.

Se indicó que “cuanto más nuevo es el vehículo a robar es mayor el grado de violencia que suelen aplicar. Por eso el fenómeno de robo a mano armada es el mecanismo que usan cuando no pueden concretar un robo parcial o total de vehículo”.

Consultados sobre cuáles son los lugares del país donde se produce la mayor cantidad de robo de coches y donde al mismo tiempo crecen los casos de robo con uso de armas de fuego, explicaron que “la zona oeste y zona sur del conurbano bonaerense y la ciudad autónoma de Buenos Aires figuran como las zonas más calientes de este delito”.

“Eso también lo vemos en Misiones cuando analizamos los datos de vehículos secuestrados en operativos policiales y en general no se trata de autos robados en nuestra provincia sino de vehículos que se traen desde Buenos Aires, porque tienen pedidos de captura de las ciudades de esos cordones bonaerenses”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?