Los hechos habrían sucedido el miércoles a la siesta cuando la chica iba al colegio

Liberaron al detenido por la denuncia de rapto a una adolescente en Garupá

El hombre de 57 años quedó a disposición de la Justicia y se ordenó una restricción. La Policía allanó tres inmuebles en Garupá. El relato de lo ocurrido, cuestionado
sábado 29 de junio de 2024 | 6:03hs.
Efectivos de la Unidad Regional X lograron la detención de un hombrede 57 años y la incautación de una camioneta.
Efectivos de la Unidad Regional X lograron la detención de un hombrede 57 años y la incautación de una camioneta.

Cautela. Sobre esa base trabajan por el momento efectivos de la Policía de Misiones y autoridades judiciales en la investigación sobre el supuesto rapto de una menor de 15 años en la localidad de Garupá. Los hechos ocurrieron el miércoles por la tarde, según el relato de la chica.

Con las suspicacias que siempre hay sobre estas denuncias, sobre todo porque en la provincia no se registran hechos de este caso, pero con la seriedad que merece y un rápido accionar, en la noche del jueves fue detenido un sospechoso de 57 años e incautaron una camioneta tipo furgón blanca que reunía las características vertidas en la denuncia.

Sin embargo, en horas de la noche las autoridades judiciales ordenaron que sea puesto en libertad, aunque se dispuso una orden de restricción de acercamiento a la denunciante como precaución. La determinación corresponde a que ya se habían realizado las medidas de pruebas correspondientes y consideraron que no hay riesgo para la investigación.

Según pudo reconstruir El Territorio en base a fuentes del caso, los elementos recolectados hasta el momento no se correspondían con lo declarado por la denunciante. Ayer trascendió que lo que puso en cuestionamiento esto fue principalmente el análisis de su teléfono celular. De todas formas, la gravedad de lo investigado hace que por el momento no se pueda descartar nada y se van a continuar con las pericias ordenadas.

Fuentes del caso detallaron que los efectivos de la División de Investigaciones de la Unidad Regional X y la Comisaría Quinta llegaron a él justamente mediante la identificación del vehículo en el barrio Ñu Porá, tras el levantamiento de testimoniales, además de la revisión de cámaras de seguridad de la zona.

El procedimiento activó luego tres allanamientos coordinados y supervisados por el titular del Juzgado de Instrucción Siete, Miguel Mattos. El primero en la vivienda del aprehendido en barrio Ñu Porá, el segundo en el mismo barrio en un local ubicado en la colectora de la ruta 12 y, por último, en una casa del barrio Nuevo Garupá.

El resultado de esas interrupciones fueron la incautación de dos estetoscopios, cuatro teléfonos celulares, gasas, jeringas, prendas de vestir, zapatillas, una máscara y un colchón de una plaza, entre otros elementos, según informó oficialmente la Policía. La máscara, después se aclaró, era amarilla y nada tenía que ver con lo descrito por la joven.

En este contexto, se supo que el segundo domicilio allanado es la casa de los suegros mientras que el local es una casa velatoria que pertenece al hermano del sospechoso. La pareja del hombre es enfermera, lo que explicaría la presencia de las jeringas y demás elementos afines.

Además, agentes de Cibercrimen analizarán el archivo fílmico obtenido de un DVR de cámaras de seguridad durante los allanamientos. Por otra parte, el análisis realizado por la Policía Científica en el vehículo Fiat Doblo determinó la presencia de pelos y se aguardaban anoche los resultados de las pruebas de luminol.

Sobre el implicado, el medio local El Vecinal reveló que se desempeña en el Concejo Deliberante de Garupá y que desde su entorno manifestaron que no tiene relación con la casa velatoria, al menos en los últimos años. Al respecto, se dijo que la firma tiene otras camionetas que están ploteadas, pero no así la Doblo secuestrada.

La denuncia
El caso se reveló cuando la adolescente de 15 años llegó llorando a su casa el miércoles por la tarde y contó que desconocidos la secuestraron, subieron a un vehículo y luego la trasladaron a un galpón donde le extrajeron sangre. Para entonces sus padres estaban desesperados y dispuestos a hacer la denuncia por desaparición.

Finalmente la presentación fue radicada ante la Seccional Quinta de Garupá por José (49), padre de la menor, con domicilio en el barrio Ñu Porá, quien contó que en horas del mediodía su hija se dirigía al colegio cuando un hombre de entre 40 y 45 años (calvo, vestido con remera blanca y jeans azul) le preguntó la hora, circunstancia que aprovechó para “colocarle un trapo en la nariz y boca”, lo que hizo que se maree.

Siempre según este relato, en cuestión de segundos la subieron a un vehículo blanco el cual tenía las ventanas tapadas con cartones. El rodado era conducido por otro hombre que tenía una máscara de jabalí. La chica fue acostada en una camilla y le cubrieron los ojos con una cinta, mencionó.

En esa instancia la trasladaron a un galpón, donde escuchó voces en castellano y portugués. Según consta en la denuncia, le extrajeron sangre del brazo izquierdo. Luego la trasladaron en el mismo vehículo y la bajaron en la intersección de las calles Los Yerbales, entre Claveles y Azalea, desde donde caminó hasta su casa.

“Vio cómo le sacaban sangre”
El padre de la joven habló con El Territorio el jueves antes de los procedimientos y destacó que pese al gran susto que sufrió, su hija se encuentra en buen estado de salud, “viva”. También se mostró preocupado por que ocurran este tipo de episodios.

“Ella me cuenta que fue en el horario de las 12.57 del mediodía, porque entra al colegio a las 13. En ese horario un señor le pregunta la hora, ella le dice y cuando va a guardar el celular en su mochila el señor este le agarra y le pone un trapo en la boca”, detalló.

Y siguió: “Ahí ella se pierde, suben a un auto, ella me cuenta que llegó a ver un auto blanco. Ahí cuando le suben le acuestan en una camilla y le ponen una inyección, no sé lo que le hacen para dormirse y ya no se acuerda más nada”, siguió.

“Se despertó cuando estaba en un lugar que no conoce, no sabe. Sí le sacaron sangre, es una mala experiencia lo que uno está viviendo... Así como hay gente buena, hay gente mala”, continuó el entrevistado, sin poder evitar quebrarse al aire.

Contó que la joven fue liberada después de las 19 detrás de la terminal de colectivos de Crucero del Norte, ubicada sobre la ruta 12, luego de lo que se conoce como la ex Garita. Añadió que, como consta en la denuncia, la camioneta presuntamente utilizada por los delincuentes era blanca, pero no pudo ver de qué vehículo bajó por estar muy mareada.

“Nosotros estábamos haciendo la denuncia en la Comisaría Quinta, ella llega a casa y ahí avisa mi otro hijo que ella llegó llorando. Volvimos a casa y ella nos dijo ‘mirá lo que me hicieron’ y contó para nosotros. Volvimos e hicimos la denuncia, todo lo que hay que hacer”, puntualizó José.

El hombre señaló que estuvieron hasta las 3 de la madrugada haciendo los trámites de rigor. Como publicó este medio, la chica fue examinada por el médico quien constató hematomas compatibles con una extracción. Se actuó según los protocolos para este caso y se activó una contención para la denunciante y su familia.

Además de eso, José expresó que su hija perdió parte de sus uñas postizas en el intento de defenderse. “Ella vio que le sacaron la sangre, estaba medio moribunda pero vio que un señor le sacaba la sangre. Tenía una capucha y una careta de un jabalí”, describió sobre el horror transmitido por su hija.

“Yo pido que se aclare todo esto, que se pueda dar con las personas que hicieron esto y nada más. Pido justicia, no somos gente mala, somos gente trabajadora, gente humilde. Me doy bien con todos los vecinos, nunca tuvimos un problema de nada”, remarcó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?