Al cumplirse hoy diez días de la desaparición del pequeño en Corrientes

Caso Loan: una red de complicidades que habría llevado al niño a Paraguay

La teoría toma fuerza luego de las tres detenciones del viernes. El supuesto contacto con una banda dedicada a la trata de personas y una última pista en la ciudad de 9 de Julio
domingo 23 de junio de 2024 | 6:05hs.
Ayer, los padres de Loan encabezaron una marcha en 9 de Julio. Foto: La Nación
Ayer, los padres de Loan encabezaron una marcha en 9 de Julio. Foto: La Nación

A más de una semana de la desaparición, la versión de que el pequeño Loan fue raptado y entregado a una banda de trata de personas que lo habría llevado a Paraguay crece con mayor fuerza. Incluso, investigadores del Ministerio Público de Corrientes abonan la sospecha de que los tres sospechosos detenidos el viernes por la noche, especialmente el matrimonio, se habría llevado al niño de 5 años, en la camioneta Ford Ranger, hasta una vivienda en la localidad de 9 de Julio.

Según se desprende de este reciente línea investigativas, allí lo pasaron a un Ford Ka y, en ese vehículo, lo habrían trasladado hasta el punto de reunión donde lo entregaron a los integrantes de otra célula de la organización que se habría encargado de llevar al niño hasta Paraguay.

A partir de los indicios sumados en el expediente en las últimas horas, se presume que los acusados armaron el almuerzo en la casa de Catalina, la abuela de Loan, para secuestrar al niño y, supuestamente, entregarlo a otro grupo que se habría encargado de sacarlo del país.

Esta presunción sobre la preparación del momento en el que se llevarían a Loan es la que reconstruyeron los investigadores luego de siete días de intensa búsqueda y de escuchar a más de 50 testigos.

Todo coincidió con el contenido de un llamado anónimo recibido el viernes a las 19.30 en una de las líneas habilitadas por la Policía Federal para recopilar datos que permitieran localizar al niño desaparecido.

Dicha comunicación indicaba que el almuerzo en la casa de la abuela de Loan se pergeñó para ganar la confianza de la familia, aprovechar una distracción de ellos y secuestrarlo.

No pasó inadvertido para los investigadores judiciales que, el mensaje anónimo realizado desde un teléfono de la ciudad de Buenos Aires, aportara los mismos datos que se analizaban en el comité de crisis, a más de 900 kilómetros desde donde surgió la pista.

En esta hipótesis, que debe ser probada, comenzaron a trabajar los fiscales Guillermo Barry y Juan Carlos Castillo, después de las tres reconstrucciones del momento en que desapareció Loan, el 13 de junio pasado a las 14.20, en un segmento de 600 metros entre un árbol de naranjas y la casa de su abuela Catalina.

Esto fue en un campo situado a cinco kilómetros de la localidad de 9 de Julio, el Departamento San Roque, de Corrientes.

Al finalizar las tres reconstrucciones, los investigadores llegaron a la conclusión de que el rastro de Loan se perdía en ese camino y que nunca se adentró en el monte.

También se determinó que el botín de fútbol cinco del niño hallado en el barro, a tres kilómetros del supuesto lugar de ingreso en el campo, habría sido “plantado”, supuestamente por el comisario Walter Maciel, para desviar la pesquisa.

Es imposible que un niño, de cinco años, recorriera semejante distancia.

El botín lo pusieron en ese lugar para hacernos creer que se había perdido en el monte”, dijo uno de los responsables de la investigación, al referirse a la supuesta participación que se le adjudicaría al comisario Maciel, detenido el viernes a la noche.

Detenidos en la mira
Con respecto a los otros dos detenidos, María Victoria Caillava, quien se desempeñaba como directora de Producción de la Municipalidad de 9 de Julio (ayer desvinculada del municipio) y de su esposo, quedaron comprometidos con la investigación por la desaparición de Loan debido a que los binomios conformados por los guías y perros rastreadores hallaron huellas de olor del niño en la camioneta Ford Ranger blanca y en el Ford Ka rojo que pertenecen al matrimonio.

“Al seguir el rastro de Loan, los perros se posaron sobre los asientos traseros de ambos vehículos y no se movieron”, dijo uno de los investigadores. Además, entre el respaldo del asiento trasero y la luneta y el baúl, se hallaron restos de sangre que será analizada para determinar si son del niño desaparecido.

El matrimonio formado por la funcionaria municipal y su esposo llegaron a la casa de la abuela del niño en la camioneta blanca y en ese vehículo se lo habrían llevado. Después habrían pasado a Loan al Ford Ka rojo. Caillava y su esposo no conocían a Loan hasta el 13 de junio. El matrimonio no puede explicar cómo llegó la huella de olor del niño al Ford Ka.

Además, otro indicio que comprometería a la funcionaria y a su esposo fue que, el 13 de junio a las 14.50, cuando Caillava y su esposo regresaban a 9 de Julio porque el hombre quería mirar un partido de fútbol, recibieron un llamado de una de las tías de Loan en el que le dijo que el niño no aparecía, entonces Caillava, aparentemente sin que se lo preguntaran, aclaró: “Mirá que mi marido se crió en la ciudad y él siempre cierra las puertas de la camioneta”.

Entre otros peritajes, los funcionarios judiciales deberán determinar si fue cierto que el vehículo fue lavado la madrugada posterior a la desaparición de Loan y que el comisario Maciel estaba al tanto de esa maniobra destinada a borrar pruebas.

Los investigadores del Ministerio Público convocaron a los efectivos de la Policía Federal para hacer los barridos de las antenas de telefonía celular desde 9 de Julio hasta la ciudad de Corrientes y Resistencia. Se trata del recorrido que hizo el matrimonio acusado en las horas posteriores a la desaparición de Loan.

Mientras tanto, en el campo de más de 12.000 hectáreas donde se hicieron rastrillajes durante ocho días en búsqueda de Loan, fueron retirados los bomberos y el personal de Defensa Civil. La zona comenzó a ser patrullada por 500 efectivos de la fuerza de seguridad correntina, la Policía Federal, Gendarmería y Prefectura.

Ahora buscan pruebas que puedan demostrar la responsabilidad de los seis detenidos, con una banda dedicada a la trata de personas que se llevó a Loan y lo sacó del país.

En las próximas horas, el equipo de fiscales del Ministerio Público de Corrientes se abocará a la preparación de la audiencia de imputación contra la exdirectora de Producción de la Municipalidad de 9 de Julio, su esposo y el comisario Maciel.

Con respecto a Antonio Bernardino Benítez, Mónica Carmen Millapi y Daniel “Fierrito” Ramírez, los tres primeros sospechosos detenidos, seguirán presos acusados de presunto abandono de persona al dejar librado a su suerte a Loan.

“Esas pruebas fueron puestas por alguien más”

El misionero Raúl Fagúndez, quien se sumó el lunes pasado a la búsqueda de Loan Peña, confirmó este viernes que culminó por directivas del fiscal, al menos para la gran parte de los rescatistas presentes, el rastrillaje en la zona del paraje El Algarrobal, cerca de la localidad correntina de 9 de Julio en busca del menor.

Además, luego de tantos días de trabajo de campo, Fagúndez dio su parecer de lo hallado como huellas y la zapatilla de Loan.

“A mi parecer, esas pruebas fueron plantadas, esa zapatilla fue puesta por alguien más. Esos rastros que se encontraron fueron plantados también para desviar un poquito y concentrar en otro lado la búsqueda. Porque, es mi punto de vista, un chico deshidratado, con sueño, con hambre, no va a caminar tan lejos”, apuntó Fagúndez que durante la jornada de ayer regresó a Misiones.

Las sospechas de Fagúndez
“Es muy raro todo obviamente. Tenía fe de encontrarlo, pero lamentablemente no se dio. Y bueno, hoy tenemos que decir que no está acá y a mí parecer esas pruebas fueron plantadas. Esa zapatilla fue puesta por alguien más. Esos rastros que se encontraron fueron plantados también para desviar un poquito y concentrar en otro lado la búsqueda. Porque, cuento mi punto de vista, un chico deshidratado, con sueño, con hambre, no va a caminar tan lejos”, fueron las contundentes palabras del misionero.

Y agregó más de lo que pasó con lo hallado en su parecer. “Un niño no va a caminar tan lejos de donde se encontró la zapatilla y el rastro. Yo tuve diálogo con una mujer, porque en el rastrillaje llegamos a la casa de la hermana del tío que está detenido; y bueno, es evidentemente que hay algo más”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?