¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

El frío y la tensión, los protagonistas en un nuevo día de acampe de docentes y policías en la Uruguay

Docentes y policías cortaron parte de la avenida posadeña en una nueva jornada de reclamos de recomposición salarial. Con pedidos, quema de gomas y cantos, ambos sectores expusieron sus pedidos
sábado 18 de mayo de 2024 | 20:39hs.

A escasos metros, por un lado un grupo de docentes y por el otro policías retirados y penitenciarios expusieron sus reclamos por una recomposición salarial urgente. Un sábado frío de temperatura, pero candente en las calles. La avenida Uruguay es el epicentro de ambos acampes. En el caso de los docentes, las bocinas en apoyo también se hacen visibles y frente al Comando Radioeléctrico I un grupo importante de policías toman a viva voz el reclamo y son acompañados por las sirenas.

“Estamos todos hambreados” relató un docente, quien explicó que hay que “piquetear" para dar visibilidad al reclamo. “Estamos bien plantados y hay definir qué hacer en estos días en cuanto a la acción: Necesitamos presencia sostenida y presión dura con los compañeros que estén dispuestos a luchar”, agregó el vocero mientras al paso de los automóviles hay bocinas en respaldo a la medida.

Los docentes en la avenida Uruguay.

De allí a metros, un acampe mayor llevan adelante los policías retirados y penitenciarios, que también tienen apoyo de sus camaradas en actividad, que se unen en momentos fuera de su horario de tareas, algo que aclararon.
“No es verdad que tomamos en Comando, están trabajando normalmente, sólo estamos acampando acá afuera”, relataron los policías retirados.
La zona lindera al Comando se encuentra con carpas y gazebos en los que realizan algunas comidas para los allí presentes, ya que además los policías están siendo acompañados por sus familias en algunos de los casos.

“No nos alcanza para nada”
Alejandro Acevedo, ex suboficial, hoy retirado de la policía, relató cuál es el reclamo y detalló el día a día en lo económico. “Ya no nos alcanza para nada, es triste”, relató.
Y agregó que el fin de este acampe no es otro que “un aumento salarial, eso puntualmente. No buscamos derrocar a nadie sólo que nos aumenten el sueldo. Hoy el ministro dijo que los agentes de la policía tuvieron tres aumentos y con eso tenemos 420 mil pesos, que me diga entonces cuánto ganaba un policía antes entonces y si alcanza. Hoy casi a todos los ciudadanos nos viene 100 pesos de luz y ya pagando eso, hay que optar si comer o pagar más cuentas”.
En cuanto a los móviles de la policía presentes en el lugar explicó que “no tomamos los móviles tampoco, ahí están los móviles porque dieron autorización de los jefes, que hayan testigos porque no es cierto que los robamos… estamos abiertos al diálogo, pero nadie nos llama”.

Acevedo también compartió que la dura situación que vive es porque ya “el día 5 vivo de fiado porque todo viene muchísimo, la luz 120 mil pesos, el agua 27 mil pesos y mi hija estudia en la facultad privada y tengo derecho que lo haga con 30 años de trabajo, pero pago todo y ya vivo fiado y sumado a la tarjeta de crédito”.
Asimismo, ante la consulta de qué significa ser un policía en los tiempos que corren, describió como “de tristeza profunda” y añadió que: “Ser policía siempre fue orgullo para mi y el pañuelo que tengo es gracias a la policía, pero hoy me da lástima. Esto no es una rebelión, no queremos desestabilizar la democracia. El motivo por el que estamos acá es lo salarial, no hay otra cosa”, enfatizó.

Aguadan por el diálogo

A su tiempo, el policía retirado Ramón Amarilla, uno de los referentes de la protesta y vocero tomó el megáfono para hablar con sus pares y señaló: “No nos vamos a ir de acá hasta resolver esto y que el gobierno abra el diálogo. Agotamos las instancias administrativas a través de notas que nunca fueron contestadas y la necesidad nos tiene a todos reunidos. Algo que también les está sucediendo a los docentes y al personal de salud”.

Palavecino y Amarilla piden que haya diálogo. Fotos: Natalia Guerrero


Luego, Germán Palavecino, suboficial y vocero, fue contundente ante el posible delito de sedición: “Nuestros actos no son sediciones, son genuinos reclamos que deben ser atendidos”.
Esta contestación se da luego de que esta tarde el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, tras la reunión del Comité de Crisis manifestó que fue hecha una denuncia penal por los delitos "robo y hurto calificado, sedición e incitación a la violencia e interrupción de comunicaciones y transportes, entre otros delitos".

Recordó Pérez que "el juez Penal ordenó la restitución de los bienes del estado y el despeje de este sector, donde está protestando este pequeño sector de retirados y policías activos", e indicó que "entre los bienes afectados se encuentran móviles policiales, inmueble, autobomba". También apuntó que evaluarán "los daños que causaron la protesta, para ser cobrados a quienes participaron activamente".

¿Que opinión tenés sobre esta nota?